Mesa redonda: Privacidad y gestion de los datos en el mundo digitalt



   Noticias - 02/Diciembre/00

LOGO

  
Dominios a la española

SPAIN is different.

Siempre nos ha acomplejado el fantasma de ser los más atrasados de Europa, de que vivimos en un país de chirigota y pandereta, donde son siempre los otros (los alemanes, los ingleses, los nórdicos) los que impulsan los avances tecnológicos a los que con retraso nos apuntamos años después chapuceramente. Así que nunca más ser el farolillo rojo de Europa, aquí está el Ministerio de la Birulés para pisar fuerte en la Comunidad Europea. Olé. Venga, seamos los primeros en conceder licencias UMTS, sacándolas a concurso. Luego vendrá el arrancarse los pelos al ver a nuestros vecinos europeos sacándolas a subasta y multiplicando casi por 100 la recaudación. ¿Fue un error? ¿Fue una operación calculada para no gravar en exceso a las operadoras, de manera que no repercutan en el consumidor los precios exorbitantes pagados por las licencias? Hasta hace bien poco la administración de los dominios .es ha estado en manos de RedIris, que no destacó por la eficacia de su gestión. Y como el nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología es eficiente como ninguno, nada como tomar el timón y lanzar los precios de los dominios españoles como los más caros del mundo. Sí, sí, del mundo, es que hay que ser los primeros. Hay que pagar 18.000 pesetas al año, cuatro veces más de lo que cuesta un dominio comercial .com. No es de extrañar que los usuarios españoles, tanto empresas como particulares, decidan registrar sus páginas con dominios .com, .net o .org, en lugar del castizo .es. Y no para ahí la cosa, con dominios de especial interés económico o fuerte demanda (sólo el Ministerio sabe lo que eso significa), se utilizará un sistema de licitación pública, de manera que el precio final puede llegar desde 18.000 pesetas a infinito.

Una vez más, los internautas españoles serán los más perjudicados con este paquete de medidas que el Gobierno piensa adoptar, con la creación de la entidad Red.es. Su finalidad aparente es gestionar los dominios patrios, aunque solapadamente más parece presa del afán recaudatario que sacude a los ministros en temas tecnológicos. A tenor de las enérgicas protestas de la Asociación de Internautas, PP y PSOE han introducido enmiendas al proyecto original, aunque el resultado final no parece diferenciarse mucho del primero. Precios astronómicos, modelo de subasta para los dominios más jugosos, financiación de Red.es con el dinero recaudado, lentitud en el proceso de registro, en definitiva, éxodo masivo a EEUU para registrar dominios .com, mucho más económicos y rápidos. ¡Olé! Bonita estocada, señora Birulés.

Gonzalo Álvarez Marañón es doctor ingeniero de Telecomunicaciones del CSIC. Edita la web www.iec.csic.es/criptonomicon

REPRODUCIDO DE ARIADNA