Elecciones UE 2019, NO al articulo 13



   Noticias - 21/Diciembre/00

LOGO

  
El BBVA y la censura de las comunicaciones electrónicas

Mientras el Senado aprueba por unanimidad una resolución instando al Gobierno a que tome las medidas necesarias para que el correo electrónico e Internet se consideren como instrumentos de comunicación e información de los trabajadores con sus representantes sindicales y viceversa, y para que se facilite el acceso a los trabajadores y sus representantes sindicales al mismo, en el seno de la empresa, una buena parte de la sociedad representada por las más importantes asociaciones de internautas, lleva una campaña por la intimidad en las telecomunicaciones electrónicas en el trabajo, y el derecho de los trabajadores y sus representantes a comunicarse por medios electrónicos.

Algunas empresas del sector bancario al mismo tiempo que se aprovechan de la buena acogida de la sociedad hacia las nuevas tecnologías, obtienen una buena parte del negocio mediante el aprovechamiento de las mismas a través de la banca electrónica. Al mismo tiempo que algunas entidades del sector regulan, mediante acuerdos con los sindicatos, la utilización democrática del correo electrónico por los trabajadores y sus representantes sindicales, otras imponen normas unilateralmente, que constriñen y penalizan el uso del mismo por todos los que no sean ellas mismas.

Este es el caso de BBVA, las comunicaciones que Comisiones Obreras dirige a sus afiliados y a los trabajadores en general son sistemáticamente interceptadas y devueltas por el filtro que la empresa pone a todo lo proveniente del servidor del sindicato. Así mismo, de forma unilateral, ha publicado recientemente una norma por la que el uso del correo puede ser sancionado en cualquier momento. Mientras durante más de un año BBVA ha instado al destierro del papel y el teléfono en beneficio de las comunicaciones electrónicas, en numerosos comunicados a la plantilla, condena los derechos de información y comunicación de los trabajadores con sus representantes sindicales a seguir utilizando los medios que considera obsoletos para su negocio.

Resulta socialmente inasumible que medios tecnológicos que deben servir para el desarrollo de las personas y de la sociedad sean usados exclusivamente para usos comerciales. Por ello el próximo 11 de enero se celebra el juicio por el conflicto colectivo que Comisiones Obreras interpusimos en su día contra BBVA en defensa de derechos tan elementales como el de informar a nuestros afiliados y a la plantilla en general. Entendemos que bienes tan preciados como la escritura, la imprenta y ahora el uso de la red, han de ser patrimonio de la humanidad. Llamamos a todos aquellos que hacen posible con sus ahorros que empresas como BBVA puedan disputar a la sociedad el libre uso de las telecomunicaciones, a que envíen el siguiente texto u otro de contenido similar al banco (atencion.clientes@grupobbva.com) con copia a la sección sindical de CCOO (bbvaccoo@comfia.net). (Os rogamos que sólo se envíe un sólo correo por cuenta para evitar que el banco argumente que hacemos mailbombing).

“Señores de BBVA:

Como ciudadanos que con nuestros ahorros estamos haciendo posible que sean una de las empresas más importantes del país, exigimos que de inmediato dejen de considerar la red patrimonio empresarial y al igual que otras empresas del sector acuerden con los sindicatos el uso democrático de internet y el correo electrónico en armonía con lo propuesto recientemente por unanimidad por los senadores del país y lo que están defendiendo las asociaciones de internautas. Les urgimos a que desde hoy mismo cesen los filtros que ponen a la representación sindical y sean consecuentes con ustedes mismos, permitiendo que los trabajadores y sus representantes se puedan comunicar como les piden que haga la plantilla con la clientela; a través del correo electrónico.

Entendemos que impedir la comunicación de los trabajadores y sus representantes por los medios que las nuevas tecnologías ponen a su alcance, es un atentado a los derechos más fundamentales que tenemos como personas y que ninguna empresa que lo haga es merecedora de la confianza de estas, por lo que quedamos a la espera de su inmediata rectificación.

Les saludamos atentamente.”

 CAMPAÑA CONTRA LA CENSURA DEL BBVA