Noticias - 12/Enero/00

LOGO

  
Liikanen pide la apertura de la telefonía local para facilitar el desarrollo de Internet

El comisario europeo considera que una mayor competencia abarataría los precios

David Readman. Madrid.

El comisario europeo de Empresas y Sociedad de la Información, Erkki Liikanen, realizó ayer una defensa de la liberalización de la telefonía local antes de finales de año para facilitar el abaratamiento de precios en Internet. La misma petición la hicieron los empresarios reunidos ayer en Madrid en la cumbre europea sobre Internet. El ministro español de Industria, Josep Piqué, y el de Fomento, Rafael Arias-Salgado, mantuvieron sus diferencias dialécticas con el comisario europeo dentro del mismo foro, organizado por el Parlamento y la Comisión de la UE.

Lo que en un principio se preveía como un debate y una exposición a cargo de los principales empresarios europeos de Internet, acabó convirtiéndose en un cruce de recriminaciones entre políticos. Mientras que el comisario europeo de la Sociedad de la Información, Erkki Liikanen, pedía a los socios europeos la bajada de precios para Internet, el ministro Piqué criticaba a los Gobiernos que obstaculizan “la concentración empresarial” y ponía una serie de deberes al comisario europeo.

Detrás de las palabras de Piqué se halla la postura mantenida por el Gobierno alemán en la OPA lanzada por Vodafone sobre Mannesmann. Pero el ministro de Industria fue más allá al criticar los 700 millones de euros presupuestados por la Unión Europea para incentivar la tecnología en los próximos cinco años. “Merece una reflexión”, opinó Piqué, para a continuación reconocer que en España “gastamos poco y mal en inversión, desarrollo e innovación”.

Piqué pidió, además, al comisario europeo Liikanen la elaboración de “un estudio sistemático y periódico del desarrollo de la sociedad de la información en Europa”, frente a lo que tildó como de “informes puntuales” en alusión a los últimos trabajos de la Comisión Europea.

No fue ésta la única discrepancia surgida entre los políticos dentro de la cumbre sobre Europa en la economía de Internet celebrada ayer en Madrid.

Mientras que el comisario Liikanen propuso como objetivo la liberalización del bucle local de abonado antes de finales de año, el ministro español de Fomento se oponía a dicha medida. Arias-Salgado, que cifró en 3,6 millones el número actual de internautas españoles, logró arrancar los únicos murmullos y risas producidos en la sala de prensa al afirmar que “se ha introducido en España un precio asequible para el acceso a Internet”.

Más comedido estuvo en su discurso de inauguración el presidente del Gobierno, José María Aznar, quien abogó por fijar grandes objetivos en los próximos 10 años. Entre ellos, Aznar citó la mayor difusión de las nuevas tecnologías. El presidente reconoció la existencia de “excesivas barreras nacionales y demasiados marcos” que frenan la expansión de la Red en Europa.

Tras su intervención, el comisario Liikanen lanzó un mensaje claro a las empresas europeas al decirles que es el momento de “abrazar las tecnologías digitales o morir”.

Usuarios descontentos

Entre las conclusiones a las que llegaron el centenar de empresarios reunidos durante todo el día destacan la elaboración de un marco normativo europeo, la apertura de la telefonía local o la creación de un mercado bursátil tipo Nasdaq en el continente.

Mientras los reunidos alcanzaban estas conclusiones, los responsables de las asociaciones de usuarios de Internet en España, tanto de la AI como de la AUI, expresaban su descontento por no haber sido invitados al acto.

Quienes sí pudieron expresar su opinión fueron los miles de internautas que han visitado la web del congreso en la dirección www.europeansummit.com. Sus opiniones figurarán en los escritos finales de este foro europeo sobre Internet.

REPRODUCIDO DE CINCO DIAS