Noticias - 23/Enero/01

LOGO

  
José Ramón E.M.: 'Ante la cuestión de la intimidad de las comunicaciones electrónicas, esperamos que las instituciones tomen cartas en el asunto'

La decisión del Gobierno británico de permitir la intervención del correo electrónico de los trabajadores por parte de las empresas así como el despido de un de ellos fue sólo la punta del iceberg. A partir de aquí, las reacciones se han ido sucediendo como un río de pólvora. En nuestro país Kriptópolis inició la primera Campaña por la Intimidad de las Comunicaciones Electrónicas el pasado noviembre. Directamente relacionado con tal cuestión en diciembre, la Comisión Especial sobre redes informáticas del Senado, estableció que el ordenador personal y el domicilio electrónico son inviolables, y que ninguna entrada o registro podrán hacerse sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.

Los partidos políticos de la oposición no podían quedarse atrás e igualmente plantearon ante el Senado una serie de iniciativas parlamentarias en pro de la mencionada intimidad electrónica. Pero la última de las cuestiones que ha contribuido a echar más leña al fuego y a avivar esta polémica ha sido el conflicto colectivo presentado por COMFIA-CC OO contra el BBVA por impedir a través de filtros en los servidores de correo el uso del mail como medio de comunicación entre sindicato y trabajadores.

La polémica está servida y de las conclusiones derivadas, todos tenemos mucho que ganar o perder. José Ramón, vicepresidente de la Asociación de Internautas, uno de los grupos que desde el principio ha apoyado la citada campaña iniciada por Kriptópolis, nos habla de todas estas cuestiones.

¿Qué normativas preservan en estos momentos la intimidad de las comunicaciones electrónicas en nuestro país?

Tanto nuestra Constitución en su artículo 18, el Código Penal, como el Estatuto de los Trabajadores defienden el derecho a la intimidad de las personas. El artículo 197 del Código Penal protege la intimidad de los trabajadores, estableciendo penas de hasta cuatro años de cárcel para aquéllos que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otros, sin su consentimiento, se apoderen de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepten sus telecomunicaciones o utilicen artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido, la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación.

La polémica despertó en Reino Unido pero ya ha tenido eco en España a través de entidades como el BBVA. ¿Cómo se encuentra el caso en este momento tras la denuncia de COMFIA-CCOO?

En la vista oral que se celebro el día 11 de enero en la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, el BBVA alegó que sólo está obligado a disponer de locales de reunión y de tablones de anuncios para garantizar el ejercicio del derecho de información a los trabajadores, y que no era necesario el e-mail y que además (no sé si se sonrojó aquí el abogado) el uso del correo electrónico por parte del sindicato les bloqueaba el servidor de Internet. CC OO se ratificó en sus demandas. En estos momentos está a falta de la decisión del juez.

¿Por qué la banca parece estar siendo el sector más afectado?

Tal vez porque es extraño que la banca, que es la que dice estar apostando más por las nuevas tecnologías y que está en los consejos de administración de todas las empresas punto.com, sea precisamente la que está restringiendo a sus empleados el uso de dichas tecnologías.

¿Podemos hablar de casos similares en nuestro país en este u otros sectores?

No ha sido el único caso que se ha dado en España. Desde el inicio de la Campaña por la Intimidad han saltado a la palestra otros casos similares. El primer fruto de la campaña ha sido precisamente el debate social que está generando.

Con respecto a la moción aprobada por el Senado el pasado mes de diciembre ¿en qué punto se encuentra?

Pues tanto senadores, como internautas y sindicatos hemos solicitado al Gobierno que tome cartas en el asunto para regular estos aspectos y que ello se plasme en algo concreto, ya sea en una modificación del Estatuto de los Trabajadores o en una norma legal específica. El balón se encuentra ahora en el tejado del Gobierno.

¿Cómo están reaccionando particulares y entidades de todo tipo ante la campaña lanzada por Kriptópolis y que la propia Asociación de Internautas ha apoyado?

Las manifestaciones son de apoyo total. Sólo hay que ver los comentarios de muchas entidades y particulares que nos han remitido y que están disponibles en la web de la campaña, http://social.internautas.org/adhesiones/.

¿En qué consisten las herramientas de cifrado y quién puede utilizarlas?

Las herramientas de cifrado son programas para garantizar la privacidad de las comunicaciones mediante el cifrado del mensaje. Estas herramientas son más normales de lo que pueda parecer, ya que por ejemplo, al entrar en Internet en un servidor seguro de un banco, para hacer una transferencia, ver los saldos, etc. ya estamos utilizando (nuestro navegador y el servidor) un sistema de cifrado para que nuestros datos no puedan ser conocidos por personas ajenas al mismo. Es además una herramienta básica en el desarrollo del comercio electrónico, sin la cual no podría existir. Cualquier persona o entidad puede utilizarlas para garantizar la privacidad de su información.

¿Hasta qué punto es sencillo y no necesita de autorización por parte de los departamentos informáticos de las empresas la instalación de un programa de encriptación?

Realmente es sencilla la instalación de dichas herramientas, no lo es tanto para mucha gente su uso, ya que lo consideran algo difícil incluso de entender, pero afortunadamente cada vez más se están simplificando mucho su uso. Cualquier empresa debería, y con más imperiosas razones, tener instaladas estas herramientas ya que también garantizan la privacidad de sus comunicaciones. Actualmente ya ha salido en Internet un servicio por el cual no es necesario instalar dichas herramientas, sino que el propio servidor de correo se encarga de suplir esas herramientas.

Tras la Campaña por la Intimidad de las Comunicaciones Electrónicas, la denuncia de COMFIA y las reacción social que esto está provocando, ¿qué medidas son de esperar que se tomen por parte de las instituciones?

Esperamos que las instituciones tomen cartas en el asunto y que entre todas las partes concluyan los acuerdos necesarios para la protección de los derechos de todos los ciudadanos.

REPRODUCIDO DE ENCARTELYMAS