Noticias - 05/Febrero/00

LOGO

  
El PSOE promete una tarifa mensual de Internet entre 1.000 y 3.000 pesetas.

CIU sugiere crear un ministerio tecnologico

EL PAÍS, Madrid

Dos millones de internautas constituyen un colectivo importante a la hora de pedir el voto. Así lo demuestra el alud de ofertas políticas que han comenzado a recibir. Si Aznar y Arias-Salgado hablaron el martes de generalizar el acceso a Internet, aunque sin fijar precio ni plazos, el PSOE ha replicado con una propuesta de tarifa plana: 3.000 pesetas/mes de día y 1.000 por la noche.

Se sabe que las elecciones locales suelen ser un buen momento para conseguir de los partidos políticos algunas obras y arreglos ciudadanos que difícilmente se lograrían de otro modo. Ahora se va a comprobar hasta qué punto las elecciones generales van a convertirse en una oportunidad aún mejor para que los internautas, un colectivo con mayoría de gente joven y de nivel educativo medio o superior, saquen algo en limpio.

Así, el programa del Partido Socialista para las elecciones del 12 de marzo incluye el establecimiento de una tarifa plana para el uso de Internet "en ningún caso superior a las 3.000 pesetas mensuales para la tarifa diurna y a las 1.000 pesetas en tarifa nocturna". Este compromiso concreto sucede a la alusión a una tarifa plana "asequible" formulada por el presidente del Gobierno y candidato del PP, José María Aznar, en el foro Mundo Internet, celebrado esta semana en Madrid.

Izquierda Unida va más lejos: su representante en ese foro, Luis Miguel Sánchez, propuso acceso gratuito a Internet, subvencionado a través de los Presupuestos Generales del Estado. En ese mismo foro, Santiago Miralles, de Convergencia Democrática de Cataluña, puso el énfasis en la necesidad de planes estratégicos sobre las nuevas tecnologías y sugirió la creación de un órgano coordinador, de la relevancia de un ministerio.

Para el PP, la credibilidad de sus propuestas tropieza con la realidad de lo sucedido con la apuesta vendida el año pasado desde el Ministerio de Fomento, dirigido por Rafael Arias-Salgado: una tarifa plana de 4.000 pesetas mensuales, vinculada a la puesta en servicio de la tecnología ADSL , fruto de una negociación entre el Ministerio de Fomento y Telefónica. Pero si este anuncio se hizo el 28 de marzo de 1999, los internautas quedaron defraudados cuando TeleLine, un proveedor de Internet vinculado a Telefónica, anunció en octubre una tarifa plana de 9.300 pesetas mensuales en la modalidad básica, más las cuotas de alta y de instalación del equipo.

Telefónica ha dado de alta a unos 2.000 usuarios de ADSL en España, y hay 7.000 en lista de espera, según datos que se han manejado en Mundo Internet. Esta cifra provoca un comentario jocoso por parte del dirigente socialista Jesús Caldera: "Hay menos usuarios con acceso a ADSL que personas con derecho a disfrutar de opciones sobre acciones en Telefónica".

"Lo que ha ocurrido en España es que el Gobierno ha protegido los intereses de Telefónica para que no pierda el dominio sobre las llamadas locales", argumenta Caldera, quien pasa revista al fracaso sucesivo de los intentos por organizar una competencia verdadera a Telefónica. "Los segundos operadores de cable tienen un desarrollo muy lento; la implantación de la tecnología ADSL va aún más lenta, además de ser cara; y el concurso para adjudicar el uso de la tecnología de acceso sin hilos al domicilio del abonado ha sido aplazado hasta después de las elecciones". Con todo ello "se ha detenido el desarrollo de Internet", opina.

 

REPRODUCIDO DE EL PAIS