Noticias - 09/Marzo/00

LOGO

  
Promesas para navegantes

Internet se ha convertido en uno de los ejes de la campaña electoral

JOSE LUIS DE VICENTE

MADRID.

Hace cuatro años eran unos doscientos mil, en su mayoría pertenecientes a la comunidad científica o académica. Hoy son más de tres millones y se encuentran en todo los ámbitos de la sociedad. Las elecciones del próximo domingo pasarán a la historia como los comicios en los que los políticos descubrieron que ya no pueden ignorar a los usuarios de la Red. Junto con mujeres y jubilados, los internautas se han convertido en uno de los grupos más perseguidos por los candidatos a lo largo de la campaña; no en vano, representan casi el diez por ciento del electorado.Convencer a los internautas de que su interés era genuino no ha sido fácil.

El desconocimiento del funcionamiento de Internet que los dirigentes han mostrado durante la última legislatura y la poca recepción de que han gozado las peticiones de sus usuarios, en especial en lo que se refiere a la tarifa plana, han provocado que toda aproximación de los partidos a la Red de redes sea contemplada por los navegantes con un recelo extremo.

Conscientes de que la única manera de vencer este escepticismo era demostrar un desbordado entusiasmo por las nuevas tecnologías de la información, los políticos han emitido toda clase de "declaraciones de amor" por la Red (Joaquín Almunia: 'Yo uso el correo muchísimo. Navego todos los días') e incluso han abrazado su lenguaje. En la propaganda electoral enviada a los jóvenes por el candidato socialista a la Junta de Andalucía, Chaves no tiene el menor reparo en dirigirse a ellos como "amig@s". Pero sobre todo, los partidos han trasladado la parafernalia electoral al ciberespacio y han desarrollado una estruendosa campaña digital en paralelo a las caravanas que han recorrido el país durante las últimas dos semanas. Retransmisiones a través de la Red de mítines, como el celebrado por el PP en Valencia el día 7, banners en los sitios web más populares pidiendo el voto para las diferentes opciones, candidatos animando a los electores a que envíen preguntas a sus direcciones de correo personales. . .cualquier cosa con tal de captar el interés de un electorado que por su perfil social mayoritario (urbano y menor de treinta años de edad) es especialmente proclive a la abstención.

La estrella de la campaña en la Red han sido indudablemente los chats. La atractiva posibilidad de celebrar encuentros entre votantes y candidatos con la aséptica distancia que permite el ciberespacio ha seducido a casi todas las formaciones políticas. Figuras como Felipe González, Almunia, Frutos, Trías y Anasagasti, entre otros, se han sometido al bombardeo de preguntas de los participantes en estos eventos y han valorado muy positivamente el papel a jugar por una tecnología que facilita el siempre difícil acercamiento entre ciudadanos y dirigentes.No todos, sin embargo, se han mostrado tan entusiasmados con los resultados.

El desarrollo del chat con Joaquín Almunia organizado por un diario nacional fue posteriormente criticado en varios foros de discusión de la Red por algunos de sus participantes, que opinaban que, amparándose en la imposibilidad de contestar a las cientos de preguntas recibidas, el candidato socialista había escogido responder solamente a las más cómodas. El partido de Aznar no sale mejor parado. El presidente ha sido el único de los candidatos de relieve que no ha comparecido ante los internautas. Además, se ha puesto en duda la transparencia de los "Foros 2000" de su sitio web, unos paneles en los que se invita a los visitantes de la página a comentar los diferentes puntos del programa Popular y ofrecer sus sugerencias. Usuarios de El Foro del Navegante afirmaron en el día de ayer que sus mensajes "respetuosos" en petición de la tarifa plana son sistemáticamente borrados por el moderador del PP.

La Red no celebra las elecciones "Me da igual". El desinterés que el presidente de la Asociación de Internautas mostraba ante el resultado de los comicios en la entrevista que concedió a EL MUNDO hace una semana resulta perfectamente representativo de la actitud mayoritaria entre los miembros de la comunidad de Internet en nuestro país. Mucho más preocupados por las grandes fusiones empresariales y por los cambios en el panorama mediático, los navegantes más veteranos y los profesionales de la Red (programadores, administradores de sistemas, webmasters) no disimulan su distancia ante una clase política que no les inspira credibilidad y en la que no se sienten representados.

Es especialmente indicativo que los webs que más atención han prestado a las elecciones hayan sido los portales, en su mayoría propiedad de grupos de comunicación y compañías de telefonía, mientras que en los foros creados y mantenidos por los mismos internautas el debate haya sido prácticamente inexistente. Hay, además, otras razones que explican la poca confianza que inspiran los dirigentes en la Red. Un usuario de Barrapunto, una página dedicada al software libre frecuentada por profesores universitarios, programadores y expertos en tecnología, investigó por medio de una utilidad llamada Netcraft bajo qué software corren los servidores en los que se hospedan las páginas oficiales de los principales grupos políticos. A pesar de que el programa para servidores más extendido en la Red es Apache, una aplicación para sistemas Unix y PCs bajo Linux, todos los partidos excepto CiU han entrado en Internet utilizando productos de Microsoft.

Parece que a los políticos les queda todavía mucho que aprender sobre cómo se hacen amigos en el ciberespacio.

REPRODUCIDO DE EL MUNDO