Quedate en casa




   Noticias - 18/Marzo/00

LOGO

  
Rebajar los costes de integrarse en la red.

La presidencia portuguesa quiere que los Quince adopten en la cumbre el programae-Europe para extender el acceso y uso de Internet a todos los rincones de Europa. El ambicioso programa diseñado por la Comisión Europea pretende que en el plazo de dos a tres años la UE alcance a EE.UU., donde un 40% de los hogares y un 60% de la población tienen acceso a la red frente al 12% de los hogares y 20% de la población en Europa.

La iniciativa se marca como reto glogalizar el uso de Internet en todos los sectores económicos, educativos, sociales, sanitarios, institucionales e incluso en los transportes. Aspecto clave para la formación de las nuevas generaciones y para el desarrollo del comercio electrónico en la Unión Europea.

"Hace pocos años no saber leer era ser analfabeto, ahora si no conoces o no tienes acceso a Internet estás descolgado de la que ya es el principal medio de transmisión de información." Lo dice un miembro del Gabinete de Romano Prodi, presidente de la Comisión Europea, para justificar por qué entre los objetivos está el de que "todos los jóvenes, incluidos los de las zonas más desfavorecidas, tengan acceso a Internet antes del 2002". Y se pretende también que todos los alumnos de la UE dispongan de "formación digital" antes del 2004.

e-Europe parte de la constatación de que en Europa el acceso a la red es caro, poco seguro, lento en el comercio electrónico y que no se realizan todos los esfuerzos para que los jovenes aprendan a dominar Internet.

Para avanzar en su uso, Bruselas pide a los Quince un esfuerzo para que los ope-radores históricos ofrezcan acceso "desglosado" al bucle local y reduzcan las tarifas de las líneas telefónicas.

Bruselas quiere también acelerar la implantación del comercio electrónico en la UE para la compraventa de bienes y servicios, que ahora alcanza ya los 17.000 millones de euros y se prevé que en el 2003 esta cifra supere los 340.000 millones de euros.

REPRODUCIDO DE LA VANGUARDIA