Estate informado al momento. Siguenos en Telegram



   Noticias - 14/Noviembre/00

LOGO

  
El Gobierno quiere aplicar el sistema de subasta para conceder dominios .es

La licitación pública afectará a direcciones "de especial interés económico"

Arantxa Corella, N. Sanmartín Fenollera. Madrid.

El artículo 45 del proyecto de Ley de Acompañamiento que se debate estos días en el Congreso introduce una importante novedad respecto a la concesión de dominios de Internet bajo .es. La medida prevé, entre otros aspectos, fijar el precio de determinados dominios a través de un sistema de subasta y elevar las tasas de asignación y de mantenimiento del resto.

Si ya era caro el registro de un dominio .es, en comparación con lo que cuesta registrar una dirección de Internet en otros países o bajo los dominios internacionales (.com, .org y .net), con la intención del Gobierno de asignar una serie de dominios en función de lo alcanzado en licitación pública, se pueden encarecer aún más los precios. La medida se encuentra recogida en el artículo 45 de la ley de Acompañamiento, que prevé modificar la Ley General de Telecomunicaciones encomendando a la entidad pública empresarial Red.es la gestión de los dominios .es.

Los expertos del sector afirman, en primer lugar, que el sistema de licitación pública no ayudará a detener el éxodo de dominios españoles a los dominios .com,.net. y org. y que las tasas que pretende introducir el Gobierno para el resto de los dominios ( 18.000 pesetas el primer año, y 12.000 los restantes) son demasiado elevadas. "Ahora que parecía que se relajaban las normas con la posibilidad, incluso, de que a partir del próximo mes de enero las personas físicas pudieran solicitar los dominios, el establecimiento de estas tasas no ayudará a que ese éxodo se frene", asegura Víctor Mulas, abogado del bufete Cremades. Mulas considera que la introducción de la asignación por subasta -que cambia el criterio que hasta ahora ha regido la obtención de los dominios en el mundo (primer llegado, primer servido) - encarecerá los precios aún más y provocará "un mayor éxodo a los dominios internacionales".

La misma opinión mantiene José Luis de San Pío, abogado de Garrigues & Andersen, quien va aún más allá al afirmar que la subasta de los dominios "presenta dudas incluso desde el punto de vista de su legalidad". San Pío considera que la introducción de esta medida en la ley mediante enmienda ha impedido a los sectores interesados pronunciarse sobre su contenido. "Entiendo que debería aplazarse la innovación hasta que el legislador pueda recabar esas opiniones".

Incluso sin entrar a valorar si la subasta de determinados dominios de Internet es o no es un sistema justo, lo que sí se ha despertado es un profundo desencanto en el sector. Luis Bello, de la Asociación de Internautas, por ejemplo, asegura que el precepto provocará una gran inseguridad jurídica para los usuarios de la Red.

Según Bello, el motivo es que la ley reserva la asignación por subasta a aquellos nombres "de especial interés económico o demanda", un concepto cuya interpretación dependerá enteramente del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que tendrá que decidir qué dominios encierran ese especial interés.

Pablo Pacual, del bufete Anguiano, coincide en esta interpretación al afirmar que el proyecto se basa en "conceptos jurídicos indeterminados" y parece perseguir como objetivo "la obtención de ingresos para las arcas públicas".

El portavoz del PSOE en la Comisión de Ciencia y tecnología, Alfredo Pérez Rubalcaba, rechaza que se aplique un sistema de subasta "cuando existe una legislación de patentes y marcas lo suficientemente eficaz como para resolver las asignaciones de los nombres".

Otro aspecto que critican los expertos se refiere al diseño del sistema de tasas que la ley contempla. Según Raúl Rubio, abogado del despacho Écija & Asociados, el sistema supone "romper con una tradición internacional derivada de las prácticas de la propia ICANN (organismo encargado de la asignación y gestión de los dominios .com, .net y .org), estableciendo criterios de mercado para fijar el precio de adquisición en lugar de criterios de coste de mantenimiento del servicio".

 

REPRODUCIDO DE CINCO DIAS