Stop censura



  Noticias - 10/NOV/98

  

Más de cincuenta sociedades se preparan para competir con Telefónica

M.A.P. Madrid

Más de cincuenta compañías están en la pista de despegue para competir con Telefónica por un pastel de dos billones de pesetas. Grandes inversiones, campañas de publicidad récord y agresivas ofertas son los ingredientes de una carrera que oficialmente comienza el 1 de diciembre, cuando la Administración dé el pistoletazo de salida al libre mercado.En poco más de un año, desde que antes del verano de 1997 se destapara la caja de los truenos en el sector, con la venta del 70% de Retevisión, las empresas que quieren hacerse con el lucrativo mercado telefónico, han puesto encima de la mesa compromisos de inversión que suman más de dos billones de pesetas (12.000 millones de euros).

Esta cifra supone cuatro veces más que la inversión realizada en España en el sector en 1996, según la International Telecommunications Union. Si Endesa, Telecom Italia y Unión Fenosa comprometieron 360.000 millones de pesetas para hacer de Retevisión el segundo operador de telefonía básica, France Telecom respondió apostando 207.000 millones para conseguir la tercera licencia. Entre tanto, los adjudicatarios de las licencias para telecomunicaciones por cable (Cableuropa se ha disputado este mercado con la terna Endesa-Telecom-Fenosa) han sumado compromisos de un billón. En telefonía celular, los ambiciosos proyectos se repiten, y Retevisión Móvil invertirá otros 360.000 millones para competir con Airtel y Telefónica Móviles.

A estas compañías le siguen los operadores de nicho, o especializados, como RSLCom (12.000 millones), Esprit Telecom (3.000 millones), Colt (8.000 millones), entre otros. Todo un rosario de cifras multimillonarias a las que habrá que sumar el cerca de medio billón de pesetas con que Telefónica responderá en el cable a Cableuropa y Endesa, según las previsiones del Ministerio de Fomento, organismo que el 1 de diciembre da el pistoletazo defintivo en la carrera de la competencia. Ése es el día a partir del que, según el compromiso adquirido por el Gobierno ante las autoridades de Bruselas, el libre mercado en el sector será una realidad en España. Aunque quedarán flecos pendientes, la fecha no deja de tener su simbolismo.

A largo plazo se recordará como el punto de partida en la lucha por hacerse con un mercado que ahora mueve algo más de dos billones de pesetas, la mayor parte todavía correspondiente a las ventas de Telefónica. Con crecimientos superiores a la media europea, según Ravi Purwani, responsable de Esprit, el potencial es todavía mayor. España tiene 40 líneas telefónicas fijas por cada cien habitantes, y 15 de móviles, frente a ratios del 60% y 70%, respectivamente, en otros países.

En línea de salida de la competición, mejor o peor colocadas, ya hay más de cincuenta empresas, entre operadores de telefonía fija nacional (Retevisión, Uni2, y BT), la decena de operadoras de servicios a empresas (como RSLCom, Esprit, Colt y Equant), la treintena de empresas de cable (como CYC en Madrid y CTC en Cataluña), los cuatro o cinco grandes carrier (transportistas de tráfico telefónico por las grandes autopistas internacionales, tipo Global One y C&W), y los grupos celulares (Airtel y Retevisión Móvil). Según María José Marhuenga, de Equant, a medio plazo la cifra podría aumentar. Incluso llegar a los cien operadores con suficiente solidez empresarial, explican en Esprit, donde confían en que no se llegue a los 160 de países como Gran Bretaña. Los que hay, ya calientan motores. Este año, las telecomunicaciones batirán récords de publicidad, con 40.000 millones, casi el doble que en 1997.

REPRODUCIDO DE EXPANSION