Mesa redonda: Privacidad y gestion de los datos en el mundo digitalt



   Noticias - 07/Octubre/99

LOGO

  
Economía expedienta otra vez a Telefónica por actuar contra la competencia

Retevisión denunció los Planes Claros en 1998

JUAN MANUEL ZAFRA, Madrid
El Servicio de Defensa de la Competencia, dependiente del Ministerio de Economía, ha enviado al Tribunal de la Competencia un expediente en el que propone que se declare a Telefónica responsable de incurrir en varias "conductas prohibidas" con el objetivo de anular la concurrencia en el mercado y desarrollar los Planes Claros de descuento con "la finalidad de reforzar su posición de dominio". El tribunal tendrá que decidir si multa o no a Telefónica.

La actuación del Servicio de Defensa de la Competencia responde a una denuncia presentada por Retevisión en abril de 1998, sólo unas semanas después de que el segundo operador de telefonía comenzara a prestar servicios y coincidiendo con el lanzamiento de una campaña de planes de descuentos por parte de Telefónica, conocidos como Planes Claros.

De acuerdo con la denuncia, los Planes Claros, que todavía se aplican a las llamadas de larga distancia nacional e internacional, respondían a una estrategia diseñada por Telefónica para obstaculizar e impedir la entrada del nuevo operador de telecomunicaciones mediante una campaña de publicidad supuestamente engañosa en la que Telefónica habría invertido más dinero que en ninguna otra anterior.

El Servicio de la Competencia inició sus actuaciones el 22 de abril de 1998 con un registro en las oficinas de Telefónica y una investigación en la agencia de publicidad encargada de dirigir la campaña. Siete días después, el servicio incoó expediente sancionador y el 2 de septiembre de ese año formuló pliego de concreción de cargos por "prácticas restrictivas de la competencia".

Tras varios meses, lo remitió al Tribunal de la Competencia para que, tras analizar el expediente, decida si impone o no sanciones a la empresa que preside Juan Villalonga.

El informe enviado al tribunal propone que se declare "la existencia de conductas prohibidas" por parte de Telefónica consistentes en la infracción de los artículos 6 y 7 de la Ley de Defensa de la Competencia (LDC), se inste al operador a abstenerse de llevar a cabo este tipo de actuaciones en el futuro y se imponga una sanción económica.

En Economía preocupa, además, la confusión que pueden causar iniciativas comerciales que atentan contra la competencia y la transparencia entre los consumidores, ya que van en detrimento de la rebaja generalizada de los precios de la telefonía que persigue la liberalización del sector.

Fuentes conocedoras de la investigación aseguran que la multa podría ser más alta que las anteriormente impuestas por el tribunal a Telefónica por 580, 760 y 20 millones de pesetas en tres resoluciones consecutivas, todas impuestas en 1998. De confirmarse, la sanción podría llevar aparejada la suspensión de los Planes Claros, que actualmente tienen suscritos 11 millones de usuarios, según Telefónica.

Planes modificados

Un portavoz oficial de Telefónica reconoció ayer que la operadora está al tanto de las investigaciones para determinar si "el tribunal impone sanciones", aunque señaló que el expediente se refiere a los primeros planes de descuento, "que han sufrido distintas modificaciones; la última, el pasado junio".

En la actualidad, Telefónica ofrece la posibilidad de suscribirse a cinco planes de descuentos para llamadas provinciales, interprovinciales e internacionales, con rebajas que alcanzan hasta un 55% respecto a las tarifas oficiales. Inicialmente, los descuentos se aplicaban sólo a 10 destinos prefijados por el usuario, pero ahora se benefician de ella quienes se apunten en el 1004 en todas sus llamadas.

Los planes se conocen como Provincial (llamadas provinciales con rebajas de hasta el 35%, según horarios), Cinco Estrellas (en llamadas provinciales con descuentos de hasta el 55% para mayores de 60 años), Comunidad (para llamadas entre provincias limítrofes, hasta un 41,5%), En Casa (interprovinciales, 30% para cualquier abonado) y Hello (internacionales, hasta un 33% menos).

El informe del Servicio de la Competencia señala que Telefónica ha incurrido en las siguientes irregularidades:

Bloqueo de la competencia. Telefónica ha infringido el artículo 6 de la Ley de Defensa de la Competencia por concebir y desarrollar los Planes Claros con la finalidad de bloquear la contratación de servicios y obstaculizar el asentamiento del segundo operador en el mercado.

Refuerzo de la posición de dominio. Con sus planes de descuento, Telefónica pretendía reforzar su posición de dominio, según el servicio.

Uso de datos de clientes. Aunque la denuncia no hacía referencia a este aspecto, el servicio entiende que el operador dominante ha utilizado información sobre el consumo histórico de sus clientes para concebir una estrategia anticompetitiva. Telefónica se vale, según el servicio, de su condición de antiguo monopolio y de propietario de la red básica para acceder a esos datos y diseñar campañas de captación de clientes a la medida.

Publicidad engañosa. Telefónica "ha falseado deliberadamente la competencia", según el expediente, al desarrollar una campaña de publicidad engañosa, puesto que los Planes Claros no se comercializaban de forma suficientemente transparente.

De hecho, se trató del primer plan de precios que la operadora lanzaba sin la autorización preceptiva del Ministerio de Fomento, que finalmente los aprobó en noviembre de 1998. No obstante, los planes se lanzaron al mercado tras realizar la operadora las modificaciones exigidas por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones en febrero de 1998.

La denuncia de Retevisión se enmarca, además, en la pugna que mantuvo con el operador dominante al inicio de su actividad, ya que Telefónica se negó a facilitar la interconexión de redes para que se pudieran hacer llamadas de fijo a móvil con el 050 o acceder al servicio internacional con el 07.

 

La operadora suma este año tres multas por un total de 1.360 millones

J.M.Z, Madrid
Telefónica ha sido sancionada en tres ocasiones a lo largo de este año, el primero con competencia plena en el sector de la telefonía en España. Las tres sanciones han sido impuestas por el Tribunal de Defensa de la Competencia por "abuso de posición dominante en el mercado" y suman un total de 1.360 millones de pesetas (8,17 millones de euros).

Dos de ellas concluían procesos abiertos a instancias de empresas competidoras del operador dominante, la británica BT y la española Airtel. Al tándem de reclamantes ante el tribunal se ha sumado ahora Retevisión, al que Telefónica acusó de beneficiarse de una regulación asimétrica para que pudiera despegar.

El Tribunal sancionó a Telefónica con 580 millones de pesetas en febrero pasado, porque aplicaba a la filial española de BT, una de las grandes compañías mundiales del sector, tarifas telefónicas distintas a las de otras competidoras, lo que constituía un abuso de posición dominante.

Además, según la resolución, Telefónica ofrecía condiciones y precios más ventajosos a clientes a quienes ya se había dirigido BT. La denuncia de BT se refería a hechos ocurridos en 1996.

Sólo un mes después, Defensa de la Competencia imponía una multa de 760 millones de pesetas porque Telefónica había dificultado la entrada y el asentamiento de Airtel (participada en un 17,1% por BT) en el mercado. Airtel, que entró en servicio a final de 1995, denunció los hechos en enero de 1996.

El pasado agosto, el tribunal impuso una tercera multa de 20 millones de pesetas por el mismo motivo, "abuso de posición de dominio", a instancias de una denuncia de un antiguo proveedor, Servicios Telemáticos Inteligentes, porque Telefónica había modificado unilateralmente su relación contractual.

Además, Telefónica, que denunció al Gobierno en Bruselas porque no atendía sus reclamaciones sobre tarifas, se ha enfrentado en repetidas ocasiones a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones. La última resolución del regulador obligó al operador a retirar unos planes especiales de precios para clientes seleccionados en el País Vasco.

 

REPRODUCIDO DE EL PAIS