Estate informado al momento. Siguenos en Telegram



   Noticias - 24/Octubre/99

LOGO

  

Una red de fibra óptica unirá las doscientas principales ciudades del mundo en el 2001

ÀLEX BARNET

BARCELONA. - The Global Crossing Network aspira a ser la mayor y más potente red mundial de fibra óptica instalada hasta la fecha. Ya está parcialmente en funcionamiento, crecerá mucho el próximo año y en el 2001 alcanzará su forma adulta, conectando a más de doscientas ciudades de una treintena de países de Europa, América y Asia, a lo largo de 200.000 kilómetros.

El proyecto se ha gestado en los tres últimos años con la instalación de varios tendidos regionales de fibra óptica y ahora está convergiendo en una gran red mundial que la compañía propietaria, Global Crossing, acaba de presentar en Londres como la “primera autopista mundial de la información”. Su longitud y capacidad parecen avalar la etiqueta.

The Global Crossing Network, que se anticipa al proyecto Oxygen que está recogiendo fondos para tender 168.000 kilómetros de cable a lo largo de 75 países, confirma el gran crecimiento en la demanda de ancho de banda en las telecomunicaciones. Según los cálculos de Global Crossing, el consumo de tráfico de información se dobla cada seis meses.

“Hay espacio para todos los proyectos que están en marcha en este campo. Y lo hay porque la demanda de ancho de banda tiene un crecimiento enorme. Nuestra experiencia nos dice que el consumo se duplica cada seis meses, ya que el uso de Internet y el envío de datos, de imágenes y de voz se ha disparado y seguirá disparándose durante muchos años. Los negocios, la educación, el ocio y la investigación científica del próximo siglo necesitan más ancho de banda”, explicó a este diario David Lee, presidente de Global Crossing.

Las redes regionales de las que surge la configuración final de esta red son dos, esencialmente. Uno es la actualización del Atlantic Crossing 1, un tendido entre EE.UU. y el Reino Unido que tenía dos años de antigüedad y cuya capacidad ahora ha sido multiplicada por cuatro. Otro es la Pan European Crossing, que se pondrá en marcha en unos días y enlaza una veintena de ciudades del Reino Unido, Bélgica, Francia, Holanda, y Alemania, y que en su expansión, hasta el 2001, llegará a Dinamarca, Italia, Francia y a tres ciudades españolas: Barcelona, Madrid y Bilbao.

En Asia, la compañía ha emprendido dos proyectos, uno enlazando las ciudades japonesas más importantes y otro vinculando los principales centros económicos de la región y que pasa por Singapur, Malasia, Hong Kong, Filipinas, China, Corea y Japón. En este último, la firma cuenta con Microsoft y Softbank como colaboradores directos.

Dos tendidos del cable Pacific Crossing ya conectan América del Norte y Asia a través del Océano Pacífico. Y en Latinoamérica, los 18.000 kilómetros de la South American Crossing unirán Chile, Perú, Colombia, Panamá, Brasil y Argentina. En Estados Unidos, la reciente compra de Frontier Corporation, pendiente sólo del visto bueno de las autoridades norteamericanas, ha añadido a la red un trazado ya operativo de 32.000 kilómetros que atraviesa el país de costa a costa.

En el 2001, The Global Crossing Network enlazará a los 200 principales centros económicos del mundo con un tendido de última tecnología, basado en el protocolo IP, el que utiliza Internet, y en la tecnología WDM (Multiplexación en Longitud de Onda), que ha multiplicado la capacidad de la fibra óptica y que puede ser actualizado a medida que este sistema es mejorado.

De entrada, la red de Global Crossing tendrá en la mayoría de los tramos una capacidad de 160 Gigabytes por segundo. Esto quiere decir, por ejemplo, que podría asumir las llamadas simultáneas de toda la población de la ciudad de Barcelona a los Estados Unidos. En algunos tramos, como en el caso de la Atlantic Crossing 2, otro trazado entre el Reino Unido y EE.UU., la capacidad será de 2,5 Terabytes por segundo, pudiendo canalizar el equivalente a 25,5 millones de llamadas simultáneas.

Una de las piezas neurálgicas de la red es su centro mundial de control, un equipamiento ultramoderno que acaba de ser inaugurado en Londres y que ha costado 35 millones de libras. Su misión es velar 24 horas al día por el funcionamiento de una red que utilizarán clientes como France Telecom, Sprint, Deutsche Telecom, AT&T, MCI Worldcom o British Telecom.

El nuevo tendido abaratará el precio de la telefonía y de los servicios de Internet

¿Cuál es el impacto de tendidos como The Global Crossing Network para el consumidor final? Para David Lee, máximo responsable mundial de Global Crossing, una red como la de su empresa, además de ofrecer conectividad y ancho de banda, debería influir en la bajada de los precios de las telecomunicaciones.

“Nosotros -señala David Lee- no damos servicios directos a las empresas o los usuarios privados, por lo que no establecemos los precios que ellos pagan. Ahora bien, sabiendo que el uso de una red como Global Crossing supone un descenso muy importante en los costes de nuestros clientes, que son las operadoras de teléfonos y las empresas de servicios de Internet, esto debería traducirse en una rebaja muy importante de los precios de las telecomunicaciones.”

A su juicio, “en los próximos cinco años, los precios deberían bajar espectacularmente, y especialmente en sitios como Europa, donde las tarifas actuales son muy altas”.

Algunos de los datos que utiliza la compañía Global Crossing apoyan esta visión que sostiene Lee. Si se toma como base lo que cuesta una llamada telefónica de ámbito nacional en Estados Unidos, el coste en Europa es muy superior en la mayoría de los países. En Bélgica, una llamada es 4,8 veces más cara que la misma llamada realizada en Estados Unidos. En Italia, lo es 10,3 veces. En Francia, 3,4 veces. En Irlanda, 5,8 veces. Mientras que en España, la llamada telefónica es 7,5 veces más cara que en Estados Unidos.

 

REPRODUCIDO DE LA VANGUARDIA