Mesa redonda: Privacidad y gestion de los datos en el mundo digitalt


Archivado en Noticias, Mundo Internauta, operadoras

reclamaciones de telecomunicaciones......sin morir en el intento

Reclamaciones. Reclamar es más fácil, barato y útil de lo que parece


Es habitual que los usuarios de servicios de telecomunicaciones crean que reclamar ante las compañías es lento, inútil, difícil y caro. Este mensaje servirá para demostrar que gran parte de dichas creencias no son ciertas, o no lo son nada más que en parte, y que reclamar es útil, fácil y más barato de lo que creen la mayoría de los usuarios.




Eso sí, en la era en la que todo va a la velocidad de la luz (por lo de fibra óptica, je, je, je), la verdad es que se puede decir que el proceso de reclamar no es excesivamente rápido, pero por lo demás, todas las creencias serán desmentidas en párrafos sucesivos.

            Para reclamar son necesarias varias cosas, si se quiere tener éxito:

            1.- Ganas de reclamar y paciencia para hacerlo
            2.- Conocimientos legales y técnicos
            3.- Ciertas herramientas tecnológicas

           Las ganas y la paciencia es lo único que nos puede costar empezar el proceso y, dependiendo de cada cual, la paciencia se nos puede llegar a agotar si el proceso se vuelve lento por la complejidad que pueda darse en la reclamación.

            Pero hasta ahí llega el coste, pues el resto de los elementos de la reclamación son gratuitos o de muy bajo coste.

            Los conocimientos se pueden extraer, gratuitamente, de este mismo blog y con poco esfuerzo (el de leerse los mensajes que se necesiten) y por tanto se pueden considerar gratuitos.

            De este blog se puede extraer el conocimiento de muchos derechos de los que goza el usuario, así como una gran cantidad de formularios de aplicación directa y sin ningún coste, sin ni siquiera tener la obligación de reconocerle el mérito al autor, quien cede toda la información recopilada de forma altruista, es decir sin pedir nada a cambio.

            El usuario debería leerse con especial atención el mensaje ?Reclamaciones. Proceso legal para presentar reclamaciones?, pues en él se describe con exactitud todo el procedimiento a seguir para que una reclamación tenga éxito.

            Por ahora vamos bien, pues sabemos que el único coste que tenemos será el echarle algo de ganas y tener algo de paciencia.

            Claro está que para quien sea de naturaleza más remolona y que tenga poca paciencia, eso podrá ser un cierto coste, aunque asumible, dadas las ventajas que conlleva el hacer respetar los derechos que uno tiene.

            Por tanto, y como se ha descrito, las 2 primeras cosas que hay que tener para reclamar (ganas y conocimientos), nos salen casi gratis, y queda por ver cuánto será el  gasto en los elementos técnicos y herramientas tecnológicas que emplearemos en gestionar la reclamación.

            Se debe tener en cuenta que una vez se hayan conseguido las ganas de reclamar, los conocimientos y la paciencia, deberemos plantear, de forma práctica, la reclamación.

            Y para presentar de forma práctica la reclamación y, por tanto, en un soporte de entre los siguientes:

            1.- Por carta postal
            2.- Por correo electrónico
            3.- Mediante formulario web
            4.- De forma telefónica

            Hay muchas personas que creen que la mejor forma de reclamar es por escrito mediante un burofax, pues éste constituye una prueba legal ante terceros (por estar certificado el proceso de entrega por un funcionario de correos), pero el precio de dicho envío está entre 16 y 30 ?, dependiendo el precio del número de páginas y de los servicios adicionales que se contraten, siendo un precio desorbitado para plantear una reclamación.

            Los partidarios de reclamar mediante burofax lo son por pensar que dicho método es más fiable que mandar una carta, lo cual puede ser cierto, pero el envío de una carta es mucho más barato.

            Pero una mejor forma de reclamar es por correo electrónico, pues combina el que queda constancia por escrito de la misma y, dado que prácticamente todo el mundo tiene correo electrónico, la reclamación no tiene coste.

            Igualmente, la realización de la reclamación mediante formulario web deja constancia de la reclamación presentada y asigna un número de forma automática a la misma por el sistema, siendo también gratuito.

            Pero el método preferido por la gran mayoría de los usuarios de telecomunicaciones es la vía telefónica, dado que lo encuentran más interactivo, pues pueden hablar con una persona (aunque cada vez meten las compañías más máquinas en su lugar) y por la inmediatez del proceso.

            Pero no se dan cuenta de que, si el usuario no es un poco avispado, este método es el menos fiable, pues los servicios de atención al cliente suelen liarles a la hora de atenderles (aprovechándose del desconocimiento de los usuarios sobre sus derechos) y, al final, el usuario no sabe defenderse de esas estrategias.

            Para que quede constancia de lo dicho y así facilitar el proceso posterior de reclamación, el usuario debería grabar todas las llamadas que mantenga con el servicio de atención al cliente de su compañía, siguiendo los pasos que puede encontrar en el mensaje ?Reclamaciones. Presentación vía telefónica?, haciendo uso de un programa de grabación de llamadas.

         Dado que existen aplicaciones de grabación de llamadas de carácter gratuito, el coste del programa será 0 ?, y dado que el Smartphone que utilice el usuario no se compra expresamente para reclamar, ni mucho menos, por muy caro que sea el Smartphone utilizado, la repercusión del coste del terminal sobre la reclamación será también cero euros, pues ya se disponía de él para otros usos.

            Una vez recogidos los conocimientos legales, las ganas, la paciencia, los medios técnicos que se deseen usar para presentar la reclamación, se presentará la misma, siguiendo todo el proceso administrativo y legal descrito más arriba en este mismo escrito (en el mensaje sobre el proceso legal para reclamar)

            Pero puede surgirle al usuario 2 dudas, ¿y si me rechazan la reclamación?, ¿tendré que gastarme dinero a partir de entonces?

            Y la respuesta es simple. NO.

           Si el usuario dispone de un certificado digital para poder realizar operaciones en páginas web oficiales, tal como puede ser el certificado de la FNMT (Fábrica Nacional de Moneda y Timbre), el usuario podrá presentar las reclamaciones necesarias ante los organismos oficiales correspondientes, según la queja que tenga sobre su compañía
 
           1.- La sede virtual de la Agencia Española de Protección de datos, si se vulneró un derecho sobre los mismos
            2.- La sede virtual de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, en el caso de cuestiones de telecomunicaciones
            3.- La sede virtual de la Dirección General de Seguros, en el caso de discrepancias sobre seguros de terminales
            4.- La sede virtual del Banco de España, en el caso de discrepancias sobre financiación de terminales

            Y para presentar las reclamaciones citadas sin necesidad de gastarse un ?, ni de mandar cartas, ni de acudir presencialmente a presentaras, lo único que necesita el usuario es que le concedan un certificado de usuario de la FNMT, proceso que puede verse en este enlace https://www.sede.fnmt.gob.es/certificados/persona-fisica/obtener-certificado-software, que básicamente es tan sencillo como seguir los siguientes pasos:

            A.- Configurar el ordenador del usuario para poder obtener el certificado
            B.- Solicitar por medio del ordenador un certificado
            C.- Acudir a una oficina determinada (Seguridad social, hacienda) a identificarse físicamente con el DNI en vigor
            D.- Descargarse al día siguiente del paso ?C? el certificado en el ordenador
            E.- Guardar en lugar seguro una copia del certificado.

         Una vez obtenido el certificado digital, el usuario no tendrá más que hacer (de forma gratuita) que emplear su conexión de internet para conectar con alguna (o varias, según sea el problema) de las entidades señaladas anteriormente, y dejar constancia por escrito de la queja sobre al compañía, pudiendo adjuntar la documentación en formato electrónico (Word, PDF, Excel?..) que estime conveniente.

En el caso de no disponer de documentos en formato electrónico (por ejemplo, se dispone sólo de la factura en papel), bastará con escanear dicho documento y pasarlo a formato PDF, para podrlo enviar correctamente como documento adjunto, en el caso de ser necesario

            Como se ha podido comprobar, reclamar para defender nuestros derechos de los abusos que puedan cometer las compañías telefónicas es mucho más barato, útil y sencillo de lo que pudiera parecer, si se dispone de ciertos medios, conocimientos y motivaciones para hacerlo

Reproducido del blog Reclamaciones de Telecomunicaciones......sin morir en el intento .


pdfprintpmail