Archivado en Noticias, Dominios

La OMPI quiere evitar la duplicidad de nombres y registros ilegales


La OMPI elabora un código para evitar la duplicidad de nombres y registros ilegales




Las principales disputas se refieren a los nombres de dominios nacionales que representan un 27% de total de las direcciones de Internet

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) ha elaborado un código de buena conducta para la utilización de nombres de dominio nacionales en Internet con el propósito de evitar los problemas de duplicidad de nombres y de registro ilegal por parte de los llamados "ciberokupas". Los países están más de acuerdo en que la OMPI se encargue de mediar en las disputas por los nombres genéricos a través de su Centro de Arbitraje, que desde que comenzó a funcionar ha recibido 1.850 demandas procedentes de 74 países.

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) ha elaborado un código de buena conducta para la utilización de nombres de dominio nacionales en Internet con el propósito de evitar los problemas de duplicidad de nombres y de registro ilegal por parte de los llamados "ciberokupas".

En una reunión de dos días sobre cuestiones de propiedad intelectual relativas a los nombres de dominio nacionales, unos 500 expertos internacionales han redactado este código, que estará abierto a sugerencias hasta finales de abril, señaló ayer el subdirector general de la OMPI, Francis Gurry.

Gurry explicó en rueda de prensa que en la actualidad existen bastantes problemas porque hay duplicidad de nombres de dominio genéricos y nacionales.

El experto puso como ejemplo el caso de ".tv", que es el nombre de nacional de dominio de Tuvalu, el cuarto país más pequeño del mundo, y el de la corporación de televisión estadounidense, o el de ".la", utilizado por Laos y por Los Angeles.

Para intentar solucionar este tipo de problemas, la OMPI se ha ofrecido a actuar de mediador cuando la disputa se refiere a titulares, tanto gubernamentales como privados, de diferentes países.

En los casos en que las diferencias sean nacionales o locales, debería ser una instancia interna la encargada de resolverlos. En la actualidad existen 244 titulares de los 32,8 millones de nombres de dominio nacionales (ccTLD's, en sus siglas en inglés) y sólo 18 de ellos -entre ellos Guatemala, México, Venezuela y Tuvalu- han expresado su deseo de que sea la OMPI quien se encargue de mediar en este tipo de disputas.

Según Gurry las disputas seguirán aumentando debido a la popularidad de los nombres de dominio nacionales, que representan un 27 por ciento del total de las direcciones de Internet, frente al 11 por ciento de 1996.

Los países están más de acuerdo en que la OMPI se encargue de mediar en las disputas por los nombres genéricos -que suponen 57,2 millones- a través de su Centro de Arbitraje, que desde que comenzó a funcionar en diciembre de 1999 ha recibido 1.850 demandas procedentes de 74 países.

Otro problema que se ha discutido en la reunión es la posibilidad planteada por muchos países de poder utilizar la misma denominación en cualquier idioma, aunque utilicen diferente tipo de caracteres, como es el caso del japonés, coreano o chino.

Para evitar todos estos problemas, la OMPI ha elaborado el código, que recoge una serie de recomendaciones técnicas y legislativas para que las normas nacionales e internacionales se complementen y proporcionen así un marco claro para el registro de nombres de dominio.

Reproducido de Ciberestrella

pdfprintpmail