Archivado en Noticias, Dominios

El ICANN no salvaguarda los derechos de los "pequeños"


EL Defensor del Internauta insta a la ICANN a que sea justa con todas las partes, y no solo con los "poderosos".




COMENTARIO SOBRE LAS NORMAS DEL ICANN PARA LA RESOLUCIÓN DE LOS CONFLICTOS DE NOMBRES DE DOMINIO

La normativa aplicable a los conflictos sobre nombres de dominios son la “Política Uniforme de Solución de Controversias en Materia de Nombres de Dominio”, aprobada el 26/08/99 y su “Reglamento”, aprobado el 24/10/99.

Estas normas regulan un procedimiento administrativo obligatorio y aplicable a cualquier disputa sobre la legitimidad del titular de un nombre de dominio para ostentar dicha titularidad, la única excepción a su obligatoriedad es el sometimiento de la disputa a los Tribunales de Justicia.

Tanto la Política como el Reglamento nacieron para resolver los problemas que ocasionaban a los titulares de marcas registradas que otra persona ostentase sin interés legítimo un nombre de dominio que coincidiese con la marca en cuestión, es decir, su fin primordial era poner coto a los conocidos como “cyberocupas”.

El procedimiento es realmente sencillo, ágil y económico, suponiendo un gran avance en la autorregulación dentro de la red.

Sin embargo, transcurrido un año y medio desde su aplicación, hay determinados aspectos que deben mejorarse de inmediato, pues empieza a ser frecuente el uso abusivo de esta normativa por grandes compañías y entidades para apropiarse indebidamente de nombres de dominio que empiezan a ser conocidos en la red y que son ostentados legítimamente por pequeños empresarios y por particulares.

La normativa del ICANN permite que cualquier titular de una marca registrada reclame que se le transfiera un nombre de dominio que más o menos coincida con su marca, pagando por el procedimiento una tasa que ronda las 250.000 pesetas.

El problema se presenta en aquellos casos en que la demanda se presenta de mala fe pretendiendo la transferencia de un nombre de dominio legítimamente registrado y utilizado por su titular. La única consecuencia que se establece en la normativa del ICANN para estos supuestos es la desestimación de la demanda y la declaración del hostigamiento al buen uso del nombre de dominio, también conocido por secuestro a la inversa del nombre de dominio. Pero no establece ningún tipo de compensación al demandado por los gastos en que ha tenido que incurrir para defenderse y por los daños y perjuicios que se le hayan ocasionado.

Así, es cada vez más frecuente que sujetos con una buena posición económica presenten demandas infundadas contra pequeños empresarios o contra particulares que a base de esfuerzo personal y de perder dinero se han hecho con un pequeño hueco en la red, los cuales muchas veces no pueden o les supone un verdadero esfuerzo afrontar los gastos de un profesional que les defienda, por lo que abandonan sin más o se defienden como pueden. De esta manera, logran hacerse con un reputado nombre de dominio ante la impotencia e indefensión del “pequeño”.

Dos ejemplos recientes de este tipo de actuación, los tenemos en los casos de “creativelabs.net” y de “denuestratierra.com”, en cuya defensa colaboró B&T Gabinete Jurídico, despacho de abogados encargado del Defensor del Internauta. En ambos supuestos, dos multinaciones extranjeras, Creative Labs y Carrefour, demandaron a dos pequeños empresarios españoles, acusándoles de estar utilizando indebidamente los mencionados nombres de dominio. En el primer caso, la resolución fue contraria a la multinacional y el segundo todavía está pendiente.

Desde aquí reclamamos al ICANN que revise y modifique su normativa, obligando al demandante a indemnizar al demandado en los supuestos en que se desestime la demanda, estableciendo, además, una fuerte multa económica en los casos en que se declare hostigamiento al buen uso del nombre de dominio, pues es la única manera de salvaguardar los derechos de los “pequeños” y poner coto a la actuación de los económicamente poderosos.

Luis Bello Uguet
Abogado de la oficina de El Defensor del Internauta

Asociación de Internautas

pdfprintpmail