Imponen la consulta médica telefónica en Barcones, donde no funciona el teléfono


cartel pandemia barcones
Un cartel en la puerta del Ayuntamiento advierte de que "por falta de personal médico" la consulta se suspende en plena pandemia...y que ahora hay que "llamar" al centro de salud de Berlanga




Víctor F. Moreno - Diario de Soria  - La descomposición del mundo rural alcanza cotas insospechadas en el pueblecito de Barcones (Soria), una localidad distante 80 kilómetros de la capital soriana y cerca de la provincia de Guadalajara. Aunque perteneciente al partido judicial de Almazán, hoy el ‘idioma oficial’ de la pandemia es el de las Zonas Básicas de Salud, y Barcones pertenece a la demarcación de Berlanga de Duero.

En una casa despacha el médico una vez por  semana a los habitantes de la localidad, en torno a 22 almas en invierno, aunque otras ocho huyeron del virus de las grandes ciudades, como Madrid o Zaragoza y han decidido quedarse a vivir en el pueblo. Desde esta semana cuelga un cartel en la puerta del Ayuntamiento donde se podía leer: "Por falta de personal médico la consulta queda suspendida temporalmente. Si necesitan consulta médica llamen al centro de salud de Berlanga", y se especifica el número de teléfono.

Un pequeño problema. Barcones no tiene cobertura de internet y el teléfono fijo no funciona desde hace casi quince días por una avería. Ahora también se han quedado sin médico, después de que salieran de la provincia nueve facultativos a los que la Junta de Castilla y León no hizo valer una comisión de servicios para detener su marcha, y que ahora se encuentran casi todos de baja repartidos por distintos lugares de Castilla y León, "por ansiedad y estrés", en respuesta a una salida que nadie quería. Soria se ha indignado con esta marcha.

Para más inri y mientras la compañía teléfonica arregla la avería, se le entregó al alcalde un teléfono satélite para situaciones de urgencia, "pero tampoco funciona, se conoce que no pilla el satélite", explica el alcalde de la localidad, Pablo Muñoz. El regidor es el más joven del pueblo, con 32 años. Trabaja en el campo y aunque su peculiar humor castellano le lleva a bromear con la situación, no esconde que aquello es lisa y llanamente grotesco. "Está claro que el que ha puesto ese cartel ahí no sabe que tenemos el teléfono averiado".

"Así es la situación de telefonía en la España Vaciada. No te pongas malo que si no... ¿cómo va a venir la gente a los pueblos si ni siquiera tienes teléfono fijo ni internet?", apostilla

En Barcones no hay cobertura. "A la salida del pueblo puede llegar algo de señal, pero vamos...". La avería del teléfono fijo se enfoca en una caseta donde llega la señal por satélite, "pero cuando hay borrasca y viento da problemas", explica David Casado, un hijo del pueblo que lleva años en una cruzada para que la localidad no se quede sin servicios. "Han puesto un radio enlace para que ocupe una posición más elevada porque es una zona arbolada, y con las rachas de viento no hay manera", precisa. "Trabajar están trabajando", dice el alcalde, "pero no nos han dicho cuándo puede estar arreglado y, además, le hace falta que le lleven energía eléctrica, que esto tampoco estaba solucionado".

En 1940 la localidad tenía 650 habitantes. Hasta hace unos años un médico pasaba consulta dos veces por semana, luego se quedó en una y ahora se ha suprimido directamente el galeno en plena pandemia, a la espera de que la Junta de Castilla y León le encuentre un sustituto. Sanidad ha asegurado por activa y por pasiva que habrá relevo para los 9 médicos que se marcharon, pero la realidad es que la inmensa mayoría de las plazas están sin cubrir.

"Estamos hablando de gente mayor, todos por encima de los 65 años a los que hay que tomarles la tensión, vigilar su estado de salud, los achaques, las revisiones y prácticamente no salen de casa por el virus", explica Casado. "La secretaria municipal tampoco puede desarrollar su trabajo y todos los años es la misma historia. En 2017 ya se averió, en 2018 una helada también nos dejó sin el teléfono fijo". En este 2020 se han superado porque ha venido a coincidir todo.

"Hasta que no se muera alguien no lo pondrán. Entendemos que son servicios deficitarios pero ¿queremos echar definitivamente el cierre a los pueblos?", se pregunta Casado.

La operadora de telefonía no da más altas en Barcones. "Se tiene que dar uno de baja para que te la den", una especie de curiosa lista de espera. Para qué más líos.

Casado desvela que hace unos meses tuvo una lesión en el límite con Guadalajara, y que en lugar de ir a Berlanga, distante de Barcones 20 kilómetros, decidió ir a que le atendieran a la localidad guadalajareña de Atienza, "a menos de 15 kilómetros". Una vez allí le regañaron: "Para qué viene usted aquí. Usted tiene que ir a Berlanga, no aquí".

Pero donde no llega Barcones sí lo hacen las redes sociales que se han hecho eco de la peculiar situación de conectividad que vive el pueblo y de sus problemas sanitarios. La presidenta de la Asociación de Internautas, Ofelia Tejerina, ya ha lanzado un SOS:"Os pedimos ayuda para este pueblo de Soria que parece que están sin teléfono y sin internet".
Los tuiteros son contundentes: "Barcones en plena pandemia, sin teléfono fijo ni móvil... que no pase ninguna desgracia señores políticos y dirigentes". "Esto ya es flipante, suspenden la consulta en Barcones por falta de personal médico y la sustituyen por consulta telefónica. En este pueblo llevan días sin cobertura telefónica sin que nadie haga nada".

La plataforma Soria Ya también ha denunciado la situación de la localidad soriana a través de las redes sociales: "Hola Movistar, en Barcones tienen problemas con vuestros servicios. Son pocos pero también son vuestros clientes. ¿Vais a hacer algo". Yno ha pasado desapercibida para la plataforma ciudadana la obligación de tener que hacer una llamada para dirigirse al centro de salud de Berlanga: "En Barcones llevan días sin servicio telefónico. Salud suspende la consulta médica, imaginamos que por reorganización al tener 9 médicos menos, teniendo que llamar a Berlanga para recibir consulta. Sin médico y sin poder llamarle por teléfono".


pdfprintpmail