Mesa redonda: Privacidad y gestion de los datos en el mundo digitalt


Archivado en Sin Canon, P2P

El final de «Villa Teddy»


Boadilla rescindirá el contrato de cesión del Palacio del Infante Don Luis con la SGAE. La reforma que había proyectado Bautista no respetaba los restos arqueológicos. El complejo histórico, de 6.000 metros cuadrados, tendrá un uso público relacionado con la cultura.




Marta Palacio – La Razón - MADRID.- Como si del cuento de la lechera se tratara, a Teddy Bautista se le ha roto el cántaro. El sueño faraónico del presidente de la Sociedad General de Autores y Editores de convertir el Palacio del Infante Don Luis de Boadilla en la gran sede de la SGAE tocará su fin en un plazo máximo de diez días.


Eduardo Bautista en el Ayuntamiento de Boadilla

El Ayuntamiento de Boadilla confirmó ayer a este periódico que en el próximo Pleno municipal rescindirá el contrato de cesión gratuita del edificio neoclásico a la Sociedad General de Autores. Un contrato que el ex alcalde de este municipio, Arturo González Panero (imputado en el «caso Gürtel»), firmó en 2006 con la SGAE por un periodo de 75 años, a cambio de que ésta restaurase el conjunto, proyecto en el que Bautista iba a invertir 30 millones de euros. El Consistorio, que ahora dirige Juan Siguero (PP) ha decidido truncar las aspiraciones del presidente de la SGAE precisamente por la remodelación que éste pretendía llevar a cabo en el Palacio. Fueron los técnicos de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid quienes frenaron en diciembre de 2009 el sueño de Teddy. La catalogación como «Bien de Interés Cultural» del complejo histórico hacía necesario que el proyecto de la SGAE contara con su visto bueno. Y no lo logró, ya que los técnicos hallaron cuantiosos restos arqueológicos que la Sociedad General de Autores y Editores no respetaba.

Un proyecto faraónico

Y es que el plan de restauración de Bautista pasaba por construir 9.500 metros cuadrados más de los 6.000 ya edificados, en parte sobre los restos encontrados. Bajo los Jardines Históricos del Palacio que Ventura Rodríguez levantó en 1765, bautista quería construir salas de conferencias, un auditorio, biblioteca y equipamientos educativos inviables, según Patrimonio, con la conservación de la vegetación. Las obras de la SGAE, además, hacía peligrar varios conductos del antiguo Palacio de las Torres, sobre el que se hizo el del Infante Don Luis. Teddy tenía la opción de modificar el proyecto de restauración del que en su día fuera residencia de la condesa de Chinchón, esposa de Godoy, sin embargo, en este tiempo ni Patrimonio, ni el Ayuntamiento de Boadilla han recibido comunicación alguna por parte de la SGAE en este sentido. Por ello el Consistorio decidió ayer llevar al próximo Pleno la rescisión del contrato con la Sociedad.

El futuro

El reto del Ayuntamiento, a partir de ese momento, será buscar un futuro digno y definitivo al Palacio del Infante Don Luis, la joya de Boadilla. El objetivo del Consistorio es que sea de uso público y cultural, lo que podría llevarle a ser sede de una fundación o un museo, pero por el momento no hay un candidato único.

El otro problema es el de la financiación. El Palacio necesita una profunda restauración, por lo que, ayer, desde el Consistorio no se descartó la colaboración de una entidad privad o la posibilidad de que la Comunidad invirtiera en este «Bien de Interés Cultural» a través del Uno Por Ciento Cultural: el porcentaje de las obras públicas ejecutadas que el Gobierno regional reserva para recuperar el patrimonio cultural e histórico de la región.


pdfprintpmail