error al insertar registro: Field 'timeunix' doesn't have a default value
La competencia en el fijo es cosa de dos

Asociación de Internautas

Logo 1

La competencia en el fijo es cosa de dos


Todas las operadoras alternativas a Telefónica han replanteado sus estrategias para centrarlas en los mercados empresariales

Hay un viraje en la estrategia de las operadoras", explica Félix Alvarez de Miranda, presidente de ASTEL (la Asociación de Telecomunicaciones en la que están integradas todas las operadoras alternativas a Telefónica). Y añade: "La telefonía fija es un negocio que aún es rentable pero que dejará de serlo muy pronto, antes de un año y medio. Así, no es extraño que todos se estén concentrando en el mercado empresarial con el acceso directo".

De la misma opinión es José Ramón Caso, presidente de la consultora de telecomunicaciones Lenzi: "El tráfico de voz no es la batalla". Y remacha: "Los operadores dominantes son difícilmente batibles y el mercado es muy poco rentable, con una tendencia clara a la caída de los márgenes".

Y lo mismo piensa Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas: "Lo que vemos es que la competencia no funciona. Menos Retevisión, que ha dado un poquito la cara, los demás han sido una decepción, porque en el mercado residencial no están dando la batalla".

La situación está clara. Retevisión, Uni2, BTTel y Jazztel están centrando su estrategia en los servicios de voz y datos para empresas. Y sólo las dos primeras mantienen alguna aspiración de ser un jugador importante en el negocio de la telefonía fija. Airtel también se ha echado atrás de su anunciada decisión de ofrecer a sus clientes este servicio.

Los motivos también están claros. Competir por la telefonía fija supone apostar por un mercado muy maduro y que requiere grandísimas inversiones a largo plazo. Además, los altos precios de interconexión en España, unido a las bajadas de tarifas, está provocando un estrechamiento de los márgenes. Algo que está, literalmente, barriendo toda competencia.

Así las cosas, resulta mucho más sensato apuntar al mercado empresarial de voz y datos, un área aún relativamente inmadura, que crece en Europa a un ritmo anual del 19% y en España más lentamente, al 12%.

Decisión consciente

Los primeros en verlo claro fueron los responsables de BTTel, filial de British Telecom. Como explica su director general, Luis Alvarez Satorre, "hace dos años se tomó la decisión consciente de centrarse en lo que sabemos hacer, en los servicios de datos para el mercado empresarial".

Consciente o no, la decisión tomada suponía hacer de la necesidad virtud. BT, aliada entonces de Telefónica, renunció en su día a entrar en Retevisión. Y luego perdió en su gran apuesta por el móvil: Airtel acabó, después de espectaculares vaivenes accionariales, en manos de su principal competidor en el Reino Unido, Vodafone.

Así que BTTel prefirió quedarse con una presencia testimonial en el mercado residencial "-sólo 15.000 clientes que nos lo han solicitado"- explica Luis Alvarez. Y a cambio se ha centrado en ofrecer servicios para las empresas. En este segmento cuentan ya con una cuota de mercado del 7% y, tras crecer un 55% el año pasado, su facturación ha alcanzado los 24.000 millones de pesetas.

Otro gran competidor extranjero, que apostó con fuerza por el mercado español, fue France Télécom. Para ello cuenta con un 69% del capital de Uni2. Ya en 1996, su entonces delegado en España, Patrick Teixido, aseguraba: "Nuestro objetivo clave es ser un operador global en España". Y añadía: "Nos gustaría ser mucho más competidores de Telefónica en América del Sur".

Sin embargo, casi cinco años después y tras realizar fuertes inversiones -la cifra total es una incógnita pero sin duda supera los 100.000 millones de pesetas-, su situación no es boyante.

Uni2 intentó hacerse con Retevisión y no lo lograron. Pretendió después hacerse con la tercera licencia de telefonía móvil y la perdió a manos de Amena. Trató de hacerse con la cuarta y la perdió por un estrecho margen frente a Xfera. La adjudicación, realizada por Rafael Arias Salgado y aprobada 48 horas antes de las últimas elecciones generales, fue tan polémica que Uni2 llevó el caso a los tribunales, sin mayor éxito.

Finalmente, la decisión del Ministerio de Ciencia y Tecnología de otorgar dos nuevas licencias de móvil parecía abrir la puerta a que por fin Uni2 pudiera cumplir su objetivo de ser operador global.

Sin embargo, tras los continuos retrasos de la tecnología UMTS (ver NUEVA ECONOMÍA del 22 de octubre y del 12 de diciembre de 2000), y el fuerte endeudamiento de las operadoras, la situación del mercado de las telecomunicaciones dio un vuelco completo. Así, la concesión de las dos nuevas licencias ha quedado aplazada sine die. Y, nuevamente, Uni2 se queda fuera.

Otra opción, la compra de Xfera, también parece alejarse: el alto endeudamiento de FT no da para muchas alegrías. Y el accionariado de Xfera, donde está presente su rival Vivendi, tampoco ayuda.

Y sin el móvil, la telefonía fija sola no es buen negocio, algo que obliga a replantear toda la estrategia de la empresa. Así, a día de hoy, la filial de la empresa francesa asegura contar con más de un millón de clientes. Y el 70% de sus ingresos vinieron de la telefonía indirecta. Pero lo cierto es que Uni2 no ha logrado ocupar el lugar al que aspiraba. Hasta el punto de que se ha llegado a dudar de su continuidad en el mercado español, tras tantos palos seguidos.

Algo que descarta María Victoria Hernández, presidenta de Uni2 tras relevar a finales del año pasado a Eugenio Galdón: "Estamos aquí para quedarnos. Se ha invertido mucho ya y no te puedes permitir perderlo. Y para France Télécom España es uno de los países estratégicos; no nos podemos permitir no estar en el quinto mercado europeo".

Los ingresos delante

Desde su llegada al cargo, en noviembre del año pasado, la compañía está embarcada en una fuerte reestructuración para acercarse a umbrales de rentabilidad. Algo que pasa por apostar fuertemente por el mercado empresarial y especialmente por los segmentos más rentables como los servicios de datos. Como explica su presidenta, María Victoria Hernández, "vamos a una estrategia en la que los ingresos tienen que ir por delante de los gastos". Algo que no casa con seguir realizando fuertes inversiones por un mercado residencial que se muestra esquivo.

Por su parte, Jazztel, una vez superada la etapa de Antonio Cantón, también apuesta casi exclusivamente por el mercado empresarial. Sus guiños a los consumidores respondían sólo a un intento de crear imagen de marca, captar clientes, generar algo de tráfico e ingresos que mostrar a los analistas. Pero toda la apuesta de futuro pasa por ofrecer acceso directo a empresas y profesionales de alto consumo telefónico.

Sólo Retevisión tiene una situación aceptable para competir por el mercado masivo y residencial. Según los cálculos de la propia operadora, a finales del año 2000 contaban ya con una cuota en torno al 11% del mercado de telefonía fija. Y este primer trimestre ha gestionado ya más de 5.000 millones de minutos. Aproximadamente un 60% de los 102.000 millones de pesetas ingresados por Retevisión el año pasado vienen de este concepto.

Como señala Félix Alvarez de Miranda, "la capilaridad de su red le permite que la mayor parte de sus interconexiones con Telefónica sean locales, lo que unido a su volumen de tráfico, puede hacer que le salgan los números".

Y es que, al ser la telefonía fija un negocio de márgenes estrechos, que además se están reduciendo, sólo en grandes volúmenes puede tener sentido. Algo que requiere fuertes sumas de dinero durante muchos años. Así, Retevisión invertirá este año 100.000 millones, una cifra igual a sus ingresos del 2000. Claro que la misma Retevisión ha anunciado ya que centrará sus mejores esfuerzos en atacar los mercados empresariales.

Las pequeñas operadoras, a punto de desaparecer

Las operadoras españolas alternativas a Telefónica han optado por dirigir sus esfuerzos al mercado empresarial, especialmente para prestar servicios avanzados de voz y datos. No sólo porque es la parte más rentable del pastel y la que más crece. Además es la que tiene menor riesgo.

Algo que es muy necesario hoy en día. Corren tiempos difíciles, y muchas de las operadoras más pequeñas han desaparecido ya o podrían hacerlo en los próximos meses. Tanto es así que las consultoras especializadas en telecomunicaciones han encontrado un nuevo filón: asesorar a estas pequeñas operadoras en dificultades que buscan cambiar su modelo de negocio.

El problema es que ahora la financiación se ha desvanecido. Y el negocio fácil de la interconexión va camino de ser ruinoso. Así que muchas de ellas no llegarán a consolidarse nunca.

Como señala la presidenta de Uni2, María Victoria Hernández: "Todas las semanas están desapareciendo jugadores del mercado. Estamos teniendo un riesgo importante, tanto para los consumidores como para la empresa. Las autoridades regulatorias de este país van a tener que reaccionar ante el escenario que se está produciendo".

Y es que el estrechamiento de los márgenes tiene también una causa administrativa. En España las tasas de interconexión son de las más caras de Europa: entre un 30 y un 50% superiores a las de Reino Unido o Francia, según European Interconnect Atlas.

A la vez, el Gobierno ha permitido a Telefónica aumentar progresivamente su cuota de abono, unos ingresos que sólo ella recibe, hasta las 2.100 pesetas. Esto, y la discrecionalidad otorgada a la operadora dominante para ofrecer descuentos, ha creado una situación perversa.

Así, Telefónica ofrece ya a sus clientes, dentro del plan Bonociudad, precios inferiores a las tarifas de interconexión que cobra a sus competidores. Y sus ingresos en telefonía fija, lejos de caer, han crecido.

Los beneficios de Telefónica de España antes de gastos financieros, impuestos y amortizaciones (ebidta), aumentaron un 6,4% este primer trimestre. Y sus ingresos superaron los 430.000 millones de pesetas.

Reproducido de El Mundo