error al insertar registro: Field 'timeunix' doesn't have a default value

Asociación de Internautas

Logo 1

José Antonio Royo Pueyo :


CARGO: DIRECTOR GENERAL DE ARAGON DE CABLE
LUGAR DE NACIMIENTO: BUJARALOZ (ZARAGOZA)
EDAD: 43 AÑOS
PROFESION: INGENIERO DE TELECOMUNICACIONES.
TRAYECTORIA: HA DESARROLLADO GRAN PARTE DE SU CARRERA EN ERZ, DONDE HA DESEMPEÑADO, ENTRE OTROS, EL CARGO DE DIRECTOR DE GAS ARAGON.


--¿Qué resultados obtuvo Aragón de Cable en el 2001?

--En este momento, es preferible hablar de resultados operativos que económicos. En el 2001 cerramos con unas pérdidas de más de 1.000 millones de pesetas, lo cual tiene todo el sentido en una empresa que está realizando ingentes inversiones y que la incorporación de los clientes se produce en principio lenta. En los primeros años, el saldo neto de la cuenta de resultados es negativo. Empezamos a facturar al primer cliente en octubre de 1999 y hemos terminado el 2001 en unos 14.600. La gente a la que le podemos ofrecer el servicio depende del ritmo al que desplegamos la red. Ahí estamos tropezando con alguna dificultad. El despliegue es más lento de lo que se preveía, pero conseguimos una mayor aceptación comercial. Ofrecemos servicio de teléfono, televisión y acceso a Internet de banda ancha y el número de servicios contratado es más alto del previsto. En abril haremos casi la mitad de clientes que en todo el 2001, con casi 5.000, por lo que el 2002 está siendo muy positivo. Contamos cerrar el año con un resultado operativo positivo.

--¿Cuándo prevén obtener beneficios?

--En el 2005, nos queda un duro trecho porque las inversiones acumuladas se sitúan en unos 16.000 millones e invertimos a razón de 5.000 millones por año.

--¿A qué dificultades se refiere cuando explica que la red se despliega más lentamente?

--El contrato de la concesión fijaba un plazo para desplegar la red en Zaragoza de cuatro años y, sin embargo, el ritmo impide cumplir el plazo. A nosotros nos encantaría pero hay que compaginarlo con las exigencias municipales. La ciudad tiene su propia vida y el encargado de armonizarlo es el ayuntamiento, que tiene sus propios criterios sobre cuál es el ritmo al que se debe trabajar.

--¿Y les cuesta más dinero?

--Sí. La forma en que se hace está encareciendo la obra. En Zaragoza se está haciendo una ciudad diferente de cualquier otra. Tiene unas exigencias municipales más estrictas en cuanto a la forma de hacerlo.

--¿Cuántos clientes tiene Able?

-- Unos 18.500 entre Zaragoza y Huesca.

--¿Están cumpliendo su objetivo?

--Tenemos un número de clientes que, si bien no responde al plan original, sí a los planes que se hicieron al inicio de la actividad. Y los estamos consiguiendo a base de tener más éxito comercial sobre un mercado objetivo más pequeño.

--¿Qué previsiones tienen para este año?

--Cerraremos con 32.000 clientes, que significa crecer en un año 18.000 clientes. En el 2003, cerraremos con 45.000 y el siguiente, con 58.000 y así por encima de los 75.000 en el 2006. Es un año de gran intensidad. El negocio del cable se está jugando su reconocimiento y le toca ahora demostrar que es un negocio capaz de implantarse y sostenerse en el sentido de que estamos compitiendo con un operador que está presente en toda España, Telefónica. Este año va a ser desafiante.

--¿Les ha hecho mucho daño la introducción de Telefónica en el ADSL?

--Es importante que se implante una demanda de servicios de banda ancha, que se vaya estableciendo un hábito de acceso a Internet que ofrece más posibilidades que el convencional. Todo lo que sea fomentar la banda ancha, nos viene bien. Nos viene bien que lo fomente Telefónica y les viene bien que lo fomentemos nosotros. No hemos notado una variación sustancial en la forma que está respondiendo el mercado a nuestra oferta. Antes de que Telefónica lo ofreciera de forma masiva, teníamos unos porcentajes de éxito comercial y ese ratio no ha variado, se está incrementando y no tenemos bajas de nuestro servicio para darse de alta en Telefónica. Las capacidades del cable al ofrecer banda ancha son superiores a las del ADSL.

--¿El ADSL está haciendo menos rentable el cable?

--No. Tenemos un precio mucho más competitivo. Tampoco Telefónica tiene una oferta que sea más competitiva que la nuestra.

--¿Por qué fracasó el acuerdo con el Gobierno de Aragón para extender la banda ancha?

--Nunca estuvo previsto un acuerdo entre el Gobierno de Aragón y Able. A Able se le pidió ayuda para elaborar un estudio que analizara determinadas posibilidades y el estudio se presentó. Exigía unas inversiones en constituir una red troncal, pero nunca estuvo previsto que acometiera Able y que, entiendo, el Gobierno de Aragón iba a acometer con otras entidades. Nosotros éramos la parte final del proyecto porque la red de distribución en los municipios la debíamos construir nosotros. El plan era adelantar las inversiones que tenemos a doce o trece años a los próximos tres o cuatro. Ese era el último paso de algo que exigía una inversión bastante importante y que nunca estuvo prevista que hiciera Able. Luego se ha firmado un acuerdo con Telefónica.

--¿Cómo ha quedado la participación de las empresas aragonesas tras la integración en Auna?

--Able es 100% de Auna y la fórmula societaria que se ha seguido es que a cada uno de los accionistas de Able se la han cambiado sus acciones por acciones en Auna. Desde el punto de vista societario, la participación de las empresas está en Auna. Desde el de gestión, existe un consejo de administración integrado exactamente por las mismas personas que lo integraban antes.

--¿Qué ha aportado Auna a Able?

--Volumen y un proyecto más amplio, más enriquecedor y diversificado. Nos ha permitido acceder a cosas que sería difícil pensar en ellas si no perteneces a un grupo más amplio. Cuando negocias con proveedores de contenidos y hablas de 15.000 usuarios, ni siquiera vienen. Nosotros nunca pasaremos de unos 100.000 clientes, así que nos ha dado volumen. También nos ha permitido estar en el único proyecto alternativo de las telecomunicaciones, con Amena, Retevisión, EresMas y cinco operadores de cable, que representan más de la mitad del mercado potencial español.

--Able acaba de aprobar una ampliación de capital de 3 millones de euros, ¿con qué objeto?

--Lo único que estamos haciendo es reconvertir algunas de las aportaciones que tenían forma de primas a otra forma de capital social. Lo que se producen son ampliaciones importantes de capital en Auna que vienen a financiar el proyecto.

--Able preveía invertir 33.200 millones de pesetas hasta el 2015 y crear 1.400 empleos, ¿cómo están las cifras a día de hoy?

--Las inversiones superan los 15.000 millones de pesetas. Llegaremos a los 30.000 millones de pesetas para el 2006. La plantilla propia se mueve por encima de las 100 personas, pero tenemos subcontratadas la práctica totalidad de las actividades.

--¿Cuándo llegarán a Teruel?

--Al desplegarse la red más lentamente, esta circunstancia hace que no se haya alcanzado el nivel de despliegue global en que estaba planificado el inicio tanto en Teruel como en otras poblaciones. Resulta imposible adelantar el inicio de despliegue por las muy altas inversiones unitarias que exigen, tanto por su alejamiento de nuestras redes como por su pequeño tamaño. Este hecho es especialmente crítico habida cuenta del momento que atraviesa el sector de las telecomunicaciones. Es necesario esperar a que se den las circunstancias previstas antes de poder iniciar el despliegue, de forma que el impacto de las altas inversiones para atender un número muy reducido de clientes pueda enmarcarse adecuadamente en el volumen de actividad global de Able.

El Periodico de Aragón