Asociación de Internautas

Logo 1

El Gobierno evitó el debate parlamentario regulando el software espía por decreto

El Gobierno evitó el debate parlamentario regulando el software espía por decreto


El Gobierno eligió un Reglamento (Real Decreto 424/2005) para regular el funcionamiento del Sistema Integral de Intervención de Comunicaciones Electrónicas (Sitel), software que utilizan las fuerzas de seguridad para pinchar llamadas y que representa una revolución respecto al tradicional magnetófono. Sin embargo, como explicaron varios magistrados se trata de una normativa insuficiente. Los jueces y expertos consultados declararon que, al ser una aplicación informática capaz de acceder a datos personales y por lo tanto afectar a derechos fundamentales, debería estar regulada por ley orgánica.

Roberto R. Ballesteros / Gaceta.es.- Si el Ejecutivo hubiera acudido a sede parlamentaria para intentar aprobar Sitel mediante ley org√°nica se hubiera encontrado m√°s trabas. Hubiera sido necesaria una mayor√≠a parlamentaria de tres quintas partes del Congreso, con lo que la negociaci√≥n habr√≠a resultado m√°s complicada y el conocimiento de los diputados m√°s profundo. Seg√ļn algunos expertos juristas consultados, habr√≠a sido necesario abordar aspectos espinosos como el acceso a datos sensibles que los agentes facultados tienen con el software, con lo que se hubiera debatido la necesidad de contar con un √≥rgano independiente de control dedicado a velar por la correcta utilizaci√≥n del programa y sus l√≠mites.

El Gobierno, sin embargo, decidi√≥ evitar este camino jur√≠dico y acudi√≥ al reglamento. En febrero de 2008, el Tribunal Supremo afirm√≥ en una sentencia que respond√≠a a denuncia de la Asociaci√≥n de Internautas, que era insuficiente con este reglamento. Para entonces, sin embargo, el legislador ya hab√≠a aprobado la Ley 25/2007 de conservaci√≥n de datos, que incorpora gran parte del referido reglamento, d√°ndole al mismo tiempo rango de ley, lo que en principio valida la norma objeto del recurso. Sin embargo, se queda en ley ordinaria, y no org√°nica, como indica el derecho espa√Īol que requieren los asuntos relacionados con los derechos fundamentales, como es el caso.

El Tribunal Supremo sostiene en la citada sentencia que no tiene competencia para entrar en esta materia, pero que cualquier afectado pude hacerlo y recurrir al Tribunal Constitucional. De hecho, un voto particular en el referido fallo sostuvo que el apartado ocho del art√≠culo 33 de la reformada Ley General de Telecomunicaciones establece que, con car√°cter previo a la ejecuci√≥n de la orden judicial ¬ósin que lo sepa el juez¬ó, las compa√Ī√≠as telef√≥nicas tienen la obligaci√≥n de facilitar a los agentes que lo soliciten datos de tr√°fico electr√≥nico de los n√ļmeros de tel√©fono que desean interceptar.

Concretamente la identidad completa de los titulares, con sus nombres y sus n√ļmeros de documento nacional de identidad, tarjeta de residencia o pasaporte, en el caso de personas f√≠sicas o denominaci√≥n y c√≥digo de identificaci√≥n fiscal en el caso de personas jur√≠dicas. Esta informaci√≥n el Tribunal Europeo de Derechos Humanos la considera ¬ďdatos personales¬Ē y por lo tanto no pueden ser revelados sin autorizaci√≥n judicial.

Por otro lado, el hecho de que Sitel no fuera regulado hasta un a√Īo despu√©s de su puesta en funcionamiento (tres a√Īos si, siguiendo al Supremo se entiende que el reglamento es insuficiente). Esta regulaci√≥n a posteriori, adem√°s, plantea el problema, seg√ļn algunas fuentes jur√≠dicas consultadas, de qu√© ocurre con el periodo de tiempo que va desde marzo de 2004 ¬ócuando empieza a utilizarse Sitel¬ó y abril de 2005 ¬ócuando se aprueba el decreto del reglamento¬ó. M√°s de un a√Īo en el que la potente aplicaci√≥n inform√°tica estuvo siendo utilizada sin cobertura legal alguna. Tambi√©n tiene sentido preguntarse qu√© pasa con las interceptaciones realizadas hasta el 18 de octubre de 2007, cuando se aprob√≥ la Ley 25/2007 de conservaci√≥n de datos de comunicaciones electr√≥nicas, ya que en la citada sentencia del Supremo se dec√≠a que no era suficiente con el reglamento. M√°s de tres a√Īos operando sin el respaldo legal adecuado.

Sitel fue encargado por el Gobierno de Jos√© Mar√≠a Aznar a una multinacional tecnol√≥gica en el a√Īo 2001, pero no comenz√≥ a entrar en funcionamiento en periodo de pruebas hasta marzo de 2004. Sitel permite acceder a conversaciones y datos del tr√°fico de las comunicaciones electr√≥nicas, como la posici√≥n geogr√°fica de los comunicantes en el momento en que se produce la conversaci√≥n e incluso en d√≠as previos.


El Supremo deriva al Constitucional

Sitel estuvo un a√Īo -entre 2004 y 2005, cuando se hizo el primer Reglamento operando sin cobertura legal alguna. Y otros dos a√Īos m√°s bajo un paraguas jur√≠dico insuficiente (hasta la Ley General de Telecomunicaciones de 2007), seg√ļn asegura el Tribunal Supremo en su sentencia del 25 de febrero de 2008, en la que responde a un recurso de la Asociaci√≥n de Internautas contra el Real Decreto 424/2005 que aprob√≥ el primer Reglamento. En esa sentencia, el Supremo invita al que pueda sentirse afectado por una interceptaci√≥n a que recurra al Constitucional.

La opinión


ENRIQUE L√ďPEZ / EX VOCAL DEL CGPJ
"Lo que se aborda en el Reglamento tiene entidad suficiente como para que se forme a los jueces"

JOS√Č LUIS REQUERO / EX VOCAL DEL CGPJ
"No sabía de la existencia de Sitel ni de que se haya puesto en marcha plan de formación alguno"

IGNACIO ESPINOSA / PTE. TSJ LA RIOJA
"Sería necesaria una ley orgánica que establezca las limitaciones para que el juez pueda interpretarla"

JOS√Č SIERRA / JUEZ DE INSTRUCCI√ďN
"No, no conocía Sitel, sabía que esto ahora iba por la vía digital, pero no que era de este modo"

J. LUIS GLEZ. ARMENGOL / JUEZ DECANO DE MADRID
"Los jueces deberían saber que el 'software' existe y la forma en la que está configurado"

LUIS GONZ√ĀLEZ RAMOS / CATEDR√ĀTICO D. PENAL
"Debe estudiarse la constitucionalidad de esa ley, porque es ordinaria y no org√°nica"

√ĀNGEL DOLADO / DECANO DE ZARAGOZA
"Debería haber una norma con rango de ley orgánica que garantice todos los derechos fundamentales"


Saber m√°s sobre la Interceptaci√≥n de las Comunicaciones en Espa√Īa