error al insertar registro: Field 'timeunix' doesn't have a default value

Asociación de Internautas

Logo 1

No disparen al mensajero por revelar verdades incómodas

No disparen al mensajero por revelar verdades incómodas


Reproducimos a continuación la traducción del artículo de opinión escrito por el propio Julian Assange y publicado en el diario The Australian ACTUALIZADA.- Gran éxito de convocatoria #FreWikileaks

Wikileaks se merece protección, no amenazas y ataques.

En 1958 un joven Rupert Murdoch, por entonces propietario y editor del Adelaide's The News, escribió: "En la carrera entre secretismo y verdad, parece inevitable que la verdad siempre vencerá."

Sus observaciones quizás reflejen la revelación de su padre Keith Murdoch de que las tropas australianas estaban siendo sacrificadas innecesariamente por los mandos británicos incompetentes en las orillas de Gallipoli. Los británicos trataron de cerrarle la boca pero Keith Murdoch no permanecería en silencio y sus esfuerzos llevarían a la finalización de la desastrosa campaña de Gallipoli.

Casi un siglo después, Wikileaks está también publicando sin miedo hechos que deber salir a la luz pública.

Yo me crié en una población rural de Queensland donde la gente decía lo que pensaba con franqueza. Desconfiaban del gran gobierno como algo que podía corromperse si no se le vigilaba meticulosamente. Los días oscuros de la corrupción del gobierno de Queensland antes de la comisión de investigación Fitzgerald (N.T: comisión que se creó en Queensland, Australia, tras destapar la prensa casos de corrupción policial de alto nivel) son el testimonio de lo que sucede cuando los políticos amordazan a los medios para que no cuenten la verdad.

Estas cosas han permanecido conmigo. Wikileaks fue creado alrededor de estos valores capitales. La idea, concebida en Australia, era usar las tecnologías de Internet de maneras novedosas para informar de la verdad.

Wikileaks acuñó un nuevo tipo de periodismo: el periodismo científico. Trabajamos con otros medios de comunicación para llevar las noticias a la gente, pero también para demostrar que son verdad. El periodismo científico te permite leer una noticia y hacer clic después para ver el documento original en el que se basa. De esa manera puedes juzgar por ti mismo: ¿Es cierta la historia? ¿La contó el periodista con precisión?

Las sociedades democráticas necesitan medios fuertes y Wikileaks es parte de esos medios. Los medios ayudan a que el gobierno se mantenga honesto. Wikileaks ha revelado algunas verdades incómodas sobre las guerras iraquíes y afganas, y han despiezado historias sobre corrupción empresarial.

La gente ha dicho que yo estoy contra la guerra: que conste, no lo estoy. Alguna veces las naciones deben ir a la guerra, simplemente las guerras se producen. Pero no hay nada más equivocado que un gobierno que mienta a su gente sobre esas guerras, y luego pida a esos mismos ciudadanos que pongan sus vidas e impuestos en línea con esas mentiras. Si una guerra está justificada, dí la verdad y la gente decidirá si la apoya.

Si has leído algo sobre los archivos de las guerras iraquíes y afganas, cualquiera de los cables de la embajada de E.E.U.U. o cualquiera de las historias sobre las que Wikileaks ha informado, considera cuán importante es que todos los medios sean capaces de informar libremente de estos asuntos.

Wikileaks no es el único que publica los cables de la embajada de los E.E.U.U. Otros medios de comunicación, incluídos el británico The Guardian, el New York Times, El País en España y Der Spiegel en Alemania han publicado esos mismos cables.

Sin embargo es a Wikileaks, como coordinador de todos estos grupos, al que le han caído los más virulentos ataques y acusaciones del gobierno de los E.E.U.U. y sus acólitos. He sido acusado de traición; incluso aunque soy australiano, no ciudadano americano. Ha habido docenas de invocaciones graves en los Estados Unidos para que fuerzas americanas especiales me liquiden. Sarah Palin dice que yo debería "ser perseguido y cazado como Osama bin Laden", un proyecto de ley republicano se presenta al Senado de los Estados Unidos buscando declararme "una amenaza transnacional" y que se deshagan de mí en consecuencia. Un asesor de la oficina del Primer Ministro Canadiense ha solicitado en la televisión nacional que se me asesine. Un bloguero americano ha pedido que mi hijo de 20 años, aquí en Australia, sea raptado y se le haga daño simplemente para que puedan cazarme.

Y los australianos deberían observar sin orgullo el vergonzoso apelar a estos sentimientos por parte de Julia Gillard y su gobierno. Los poderes del gobierno australiano parecen estar a completa disposición de los Estados Unidos sobre si cancelan o no mi pasaporte, o para espiar o acosar a los que apoyan a Wikileaks. El Ministro de Justicia australiano está haciendo todo lo que puede para ayudar a una investigación de los E.E.U.U. dirigida claramente a incriminar a ciudadanos australianos y deportarlos a los Estados Unidos.

La Primera Ministra Gillard y la Secretaria de Estado americana Hillary Clinton no han tenido una sola palabra crítica para los otros medios de comunicación. Esto es así porque The Guardian, The New York Times y Der Spiegel son grandes y antiguos, mientras que Wikileaks es aún joven y pequeño.

Somos los desamparados. El gobierno de Gillard trata de matar al mensajero porque no quiere que la verdad salga a la luz, incluida información sobre sus propios tratos diplomáticos y políticos.

¿Ha habido alguna respuesta del gobierno australiano a las numerosas y públicas amenazas violentas contra mí o contra otro personal de Wikileaks? Uno podría haber pensado que un primer ministro australiano estaría defendiendo a sus ciudadanos contra tales cosas, pero sólo ha habido reclamaciones completamente insustanciales de ilegalidad. A la Primera Ministra y especialmente el Ministro de Justicia se les supone que deben llevar a cabo sus deberes con dignidad y por encima de la crispación. Tengan la seguridad, ambos tratan de salvar sus propios pellejos. No lo harán.

Cada vez que Wikileaks publica la verdad sobre abusos cometidos por las agencias estadounidenses, los políticos australianos entonan un canto probablemente falso junto al Departamento de Estado: "¡Arriesgas sus vidas! ¡Seguridad Nacional! ¡Pones en peligro a las tropas!" A continuación dicen que no hay nada importante en lo que publica Wikileaks. Ambas cosas no pueden ser. Entonces, ¿cuál es?

No lo es ninguna. Wikileaks tiene una historia de publicaciones de cuatro años. Durante ese tiempo hemos cambiado de gobiernos por completo, pero ni una sola persona, que nadie sepa, ha sido dañada. Pero los E.E.U.U., con la connivencia del gobierno australiano, ha matado a miles sólo en los últimos pocos meses.

El Secretario de Estado de E.E.U.U. Robert Gates admitió en una carta al congreso estadounidense que ninguna fuente o método de inteligencia sensibles habían sido comprometidos por la revelación de los archivos de la guerra afgana. El Pentagono declaró que no había evidencias de que los informes de Wikileaks hubieran conducido a que nadie fuese herido en Afganistán. La OTAN en Kabul dijo a la CNN que no podía encontrar una sola persona que necesitara protección. El Departamento de Defensa dijo lo mismo. Ninguna tropa ni fuente australianas habían sido heridas por nada de lo que habíamos publicado.

Pero nuestras publicaciones son cualquier cosa menos algo sin importancia. Los cables diplomáticos estadounidenses revelan algunos hechos alarmantes:

* E.E.U.U. pidió a sus diplomáticos robar material humano e información personal de funcionarios de Naciones Unidas y grupos de derechos humanos, incluyendo ADN, huellas digitales, escáneres del iris, números de tarjetas de crédito, claves de Internet y fotos de identificación, violando los tratados internacionales.

* El rey Abdullah de Arabia Saudí pidió a Estados Unidos que atacara Irán.

* La comisión británica de investigación sobre Iraq fue amañada para proteger "intereses de los E.E.U.U."

* Suecia es un miembro encubierto de la OTAN y la compartición de inteligencia con E.E.U.U. se mantiene fuera del Parlamento.

* E.E.U.U. está siendo implacable para conseguir que otros países se lleven a detenidos liberados de la Bahía de Guantánamo. Barack Obama aceptó reunirse con le presidente esloveno sólo si Eslovenia aceptaba prisioneros. A nuestro vecino del Pacífico, Kiribati, se le ofrecieron millones de dólares para que aceptara detenidos.

En su histórico juicio del caso de los Papeles del Pentágono, la Corte Suprema de Estados Unidos declaró "sólo una prensa libre y sin restricciones puede revelar los engaños del gobierno de forma efectiva". El tornado alrededor de Wikileaks refuerza la necesidad de defender el derecho de todos los medios a revelar la verdad.

Julian Assange es editor jefe de Wikileaks


Artículo original de Julian Assange en "The Australian"



Después de los acontecimientos presenciados en contra de Julian Assange, la organización Wikileaks y los cables que la misma ha dado a conocer, desde la página web http://freewikileaks.eu convocan una manifestación este Sábado 11 de Diciembre a las 18 horas en diversas ciudades.

ACTUALIZADA.- Gran éxito de convocatoria #FreWikileaks


También desde http://www.avaaz.org/es/wikileaks_petition/?twi se recogen firmas para poner fin de manera inmediata al asalto contra Wikileaks y otras organizaciones colaboradoras