Archivado en Noticias, Privacidad

Una comisión de la Eurocámara confirma la existencia de Echelon


Se anima a las empresas y gobiernos europeos a usar métodos de cifrado seguros - El Parlamento investiga el sistema de escuchas de EEUU Echelon




BRUSELAS.- El ponente de la comisión temporal del Parlamento Europeo sobre el sistema de escuchas Echelon, el socialista alemán Gerhard Schmid, afirmó ayer que «no hay ninguna duda acerca de la existencia de una red mundial de intercepción de datos» anglosajona. Que se denomine Echelon o tenga otro nombre no tiene importancia, explicó al precisar que esto implica que otros sistemas pueden estar funcionando.

Después de varias semanas de investigación -la comisión tiene previsto finalizar su informe en el mes de mayo y se dedicará ahora a examinar las relaciones entre Estados Unidos y el Reino Unido en el área de los servicios de información-, Gerhard Schmid animó a las empresas, gobiernos y ciudadanos europeos a utilizar sistemas de cifrado seguro.

Precisamente, la comisión se creó el año pasado para esclarecer las denuncias sobre espionaje comercial contra la UE por parte de Echelon, red creada por Estados Unidos en la que colabora el Reino Unido.

Las conclusiones preliminares de la comisión afirman que los grandes países disponen de sistemas que permiten interceptar datos a nivel internacional. Para cubrir el conjunto del planeta se requieren estaciones de escucha en tres áreas de la Tierra: a nivel del Atlántico, del Océano Indico y del Pacífico. En la Unión Europea solamente Francia y el Reino Unido disponen de territorios en estas tres áreas.

La cooperación entre varios países parece, por lo tanto, una necesidad. Para el eurodiputado Schmid, así lo han hecho EEUU, Reino Unido, Nueva Zelanda y Australia «a través las informaciones desclasificadas de la NSA» (Agencia norteamericana de Seguridad Nacional).

Al serle preguntado si existen otros sistemas, el ponente admitió no tener contestación. Pero precisó que teóricamente habría que analizar las huellas de los satélites. Y, según él, la antigua Unión Soviética podría haber tenido un sistema mundial. Lo que sí clarificó el ponente es que ni China ni Japón disponen de aliados o territorios en los lugares estratégicos para garantizar una cobertura mundial de las escuchas.

En principio, y siempre según las conclusiones provisionales, la intercepción de todas las comunicaciones no es considerada como «factible» teniendo en cuenta el importante número de redes que transmiten datos. Además, los nuevos materiales, como los cables de fibra óptica, dificultan la intercepción al implicar una pérdida de calidad, lo que requiere una conexión física con el cable.

El eurodiputado también confirmó, tras entrevistarse con responsables de los servicios secretos galos, que Francia tiene contactos con la NSA. La Agencia estadounidense ayudó incluso a sus homólogos galos a «colocar instalaciones». Pero, precisó, este tipo de cooperación se centra en cuestiones ligadas al blanqueo de dinero y al tráfico de droga.

Según Schmid, el final de la Guerra Fría trajo una reconversión de los servicios secretos mundiales, que ahora se dedican a la actividad comercial. «La guerra económica ha reemplazado a la Guerra Fría», dijo.

París pide explicaciones

París pidió ayer oficialmente a la Comisión Europea que aclare si el sistema de encriptado que utiliza es seguro. Exige incluso que informe al respecto al Consejo de Ministros de la UE.

Esta demanda se produce tras revelar el diario francés Libération que el responsable de los sistemas de encriptado de la Comisión, el británico Desmond Perkins, aseguró tener «muy buenos contactos en la Agencia de Seguridad Nacional [NSA] en Washington».

Una declaración realizada el 6 de febrero ante una comisión del Parlamento Europeo que el Ejecutivo comunitario intentó relativizar. La NSA «verifica regularmente nuestros sistemas para ver si están bien protegidos y son utilizados correctamente», afirmó Perkins.

El martes, Lodewijk Briët, superior del responsable del encriptado en Bruselas, dijo que la Comisión «no tiene relación con la NSA y nunca transmitió material para verificarlo».

Reproducido de el Mundo

pdfprintpmail