Guia práctica para hacer compras en internet


El primer mapa del «correo basura» refleja los vínculos entre las empresas


«Spamdemic», el primer mapa de correo basura publicado en Internet, muestra quiénes y cuántos configuran este negocio de mensajes no solicitados. Así, desvela cómo la información pasa de mano en mano, intensificando esta práctica tan molesta para los usuarios que ven cómo su buzón se convierte en un vertedero.





Marta Villalba, Madrid. -Cuanto más se intenta controlar el envío de mensajes no solicitados o correo basura (conocido como «spam»), más aumenta, dicen los últimos estudios. Los «e-mail» basura invaden nuestro correo electrónico, convirtiéndose en una plaga muy difícil de extinguir. Los «spammers», eslabones de una misma y extensa cadena responsable de esta práctica, encuentran direcciones de correo electrónico en servidores, páginas web, weblogs, grupos de noticias o foros de discusión. Estas direcciones corren como la pólvora entre estas empresas, se las intercambian, como muestra «Spamdemic», el primer mapa del «spam» publicado en Internet por la organización Clueless Mailers (www.cluelessmailers.org) cuyo responsable es el activista anti-spam Bob West.

El minucioso e intrincado mapa desvela las relaciones entre las empresas, cómo comparten información y cómo venden a compañías de márketing datos de direcciones y clientes. Bob West, augura un aumento cuantioso del «spam» en los próximos años. West comprobó cómo a su buzón de correo electrónico le llegaban mensajes no deseados cuando él no había dado su dirección a ninguna de las empresas incluidas en el mapa. El «Spamdemic», refleja que cuando una dirección llega a un «spammer» todos los demás de la cadena, antes o después, la tendrán. «El único modo de solventarlo es airear el problema a los cuatro vientos y quejarse enérgicamente del abuso», puntualiza.

Congestión del tráfico

Cuando llega un correo basura el coste es mayor para quien lo recibe que para quien lo envía. El internauta tiene que pagar un servicio -la línea telefónica para conectarse- para recibir el «spam», mientras que el emisor envía de una sola vez centenares de miles de mensajes, casi sin costo. Como consecuencia, congestiona el tráfico de los proveedores de Internet. Los ISP pierden mucho tiempo en procesar el «spam» y esto ralentiza inexorablemente la conexión de los internautas. Una solución para solventar el problema es el uso de filtros. Pero los ISP los descartan porque la criba retarda aún más el procesamiento y, por tanto, la conexión. A los proveedores de Internet, ante esto, no les quedan muchas salidas; o dejan que los usuarios tengan una conexión más lenta, o pagan por más ancho de banda, inversión que luego pagarán los internautas con un aumento de las tarifas.

Pero lo que más molesta es el tiempo que se nos escapa cuando entramos en el vertedero de nuestro buzón. A menos que el título sea obvio, el usuario siempre pierde tiempo en abrir el correo y leer una parte de él para darse cuenta de que es un «spam», sin contar el tiempo que también habría que perder para que den de baja de la lista su dirección de correo electrónico. Además, muchos mensajes tienen instrucciones para que el receptor los reenvíe a una o varias personas.

El «spam» es el máximo exponente del abuso al consumidor, se atrae al cliente con ofertas engañosas o directamente falsas, de productos o servicios que suelen ser ficticios tipo «hágase rico rápido», «obtenga un móvil gratis», etcétera. Suelen apuntar a personas que, por no estar correctamente informadas de este tipo deprácticas, pueden caer en los trucos que se les presenta.

Pero además suele ser ilegal. Juega con la disparidad de los diferentes marcos legales de protección al consumidor que existen en los países y la dificultad para ubicar a quien los envía, convirtiéndose así en la mejor vía para promocionar productos o servicios ilegales o rechazables, como cadenas de dinero, acceso a pornografía, difusión de pornografía infantil y otros. Por otra parte, las prácticas habituales de recolección y tráfico de direcciones se basan en el engaño a los clientes y en falsas promociones para conseguir direcciones de usuarios.

«Can Spam»

El Comité de Comercio del Senado de Estados Unidos ha aprobado una resolución, conocida popularmente como «Can Spam» (enlatar el correo basura), que propone multar a los «spammers» con diez dólares por cada correo ilegal y solicita que en los mensajes se incluya la opción de borrarse de la lista de destinatarios. Pero esta iniciativa (hasta ahora la más importante) que en breve deberá pasar por el Congreso para su aprobación, tampoco solucionaría el problema pues los mensajes basura, como es propio de Internet, rebasan las fronteras. «El problema es tecnológico -opina Ken Scheneider, director de tecnología de Brightmail (empresa californiana que lucha contra el «spam»)- y, por tanto, sólo la tecnología puede solucionarlo». Existen filtros y programas especiales para mitigar esta lacra pero acabar con los «spammers» es, dice el vicepresidente de Gartner Joyce Graff, «como pisotear cucarachas en la cocina. Puedes deshacerte de algunas, pero siempre salen más».

Una primera solución: resignarse y borrar con paciencia los mensajes. A la vuelta de las vacaciones puede encontrar un mensaje de su proveedor anunciando que su buzón está por encima del límite de su tamaño y hasta que no lo limpie no le llegarán más correos. La segunda: quejarse.

Reproducido de ABC.

pdfprintpmail