Archivado en ADSL, Cable

¡Qué bien! ¡100 Megas


Leíamos el otro día en nuestra web este titular: El Gobierno se compromete con Bruselas a dotar a España de hasta 100 Mbps. Y además nos preguntábamos en el antetítulo ¿Será verdad?




Durante cinco años en esta Asociación hemos venido publicando un estudio comparativo, el último hace dos meses, de las diversas conexiones de ADSL en el ámbito de la Unión Europea... Y durante cinco años hemos comprobado que España está a la cola en lo que se refiere al coste de esas conexiones, y tampoco en las características técnicas de las mismas podemos presumirde grandes cifras.

Hace ya 16 años, por Orden firmada por el entonces Ministro de Fomento Rafael Arias-Salgado, se establecieron las características que debían tener las conexiones de ADSL. ¡Qué lejos queda aquella conexión de 2 Mbps/300 Kbps! Aquella orden, ya derogada, fijaba además los valores mínimos que habían de ofrecerse en los accesos.

Por enésima vez un Gobierno pretende lanzar la tecnología de acceso a internet; por enésima vez se anuncian velocidades de acceso que ahora nos parecen increíbles. Por enésimavez ¿se quedará todo en papel mojado?

Hace algo más de un año podíamos leer cosas como estas: El Gobierno obligará a los operadores a ofrecer banda ancha de 30 megas al 98% de la población antes de 2020 (10 de marzo de 2011)

Las nuevas viviendas deberán tener instalada red de fibra óptica(11 de marzo de 2011).

Pero también esto otro:El Gobierno admite que la banda ancha universal tardará aún un año en llegar (14 de enero de 2011).

¿Cómo puede ser que un Gobierno, cualquier Gobierno, apueste por algo que sabe no se va a poder cumplir? ¿Cómo puede nadie, después de estos años de experiencia, creerse nada de lo que digan los políticos independientemente del color que tengan sus ideas?

Con poca diferencia de fechas hemos visto dos noticias:

Vecinos de Riudecols cortan la N-420 para reclamar acceso a Internet (26 de marco de 2012).

Buelles quiere teléfono fijo (22 de abril de 2012).

Riudecols es un municipio tarraconense de casi
1.300 habitantes; Buelles es un barrio del Concejo asturiano de Peñamellera Baja con 110 habitantes, de los más de 1.300 con que cuenta todo el municipio.

Desde las operadoras puede alegarse que el número de potenciales usuarios afectados no es significativo pero aquellos que en esos núcleos, y tantos otros repartidos por la geografía española, ven como sus negocios no pueden progresar porque carecen de una red de telecomunicaciones capaz y asequible se preguntan con toda razón para que valen las normas. En el caso del municipio catalán la solución del problema pasa por la adaptación de la centralita; para los asturianos es más serio ya que ni siquiera llegan hasta allí los cables y están supeditados al famoso y escaso TRAC, y en estas condiciones ningún proveedor de telefonía les va a facilitar un ancho de banda medianamente digno; no digamos ya poder contratar 10 Mbps, que es el ancho de banda que puede considerarse casi estándar actualmente.

Estamos hartos de leer que muchos clientes no reciben ni siquiera la mitad del ancho de banda contratado; yo mismo he podido comprobar como en algunas ocasiones en mi domicilio me llegaban 56 Kbps de los 6 Mbps que pago cada mes a mi proveedor y no he tenido posibilidad alguna de reclamar al mismo una indemnización por ese fallo en el servicio.

Antes de comprometerse a dotar a la red de un acceso de ?hasta 100 Mbps? hay que lograr que todos los usuarios de telefonía convencional, ese sufrido par de cobre, tengan acceso a servicios de banda ancha en unas condiciones aceptables. Antes de empeñar dinero público en facilitar a empresas privadas que puedan ganar más dinero aun hay que obligar a las mismas a cumplir las condiciones de los contratos firmados con sus clientes. Es
imprescindible recuperar unos mínimos de calidad en el servicio de banda ancha; así mismo es necesario que la tecnología ADSL llegue a todos los clientes del territorio nacional.

No pretendo que todos puedan disfrutar de esos 100 Mbps que ahora prometen, eso sí: sin fecha; porque una cosa es que dicho compromiso esté en el Programa de estabilidad español para 2012-2015 y otra cosa es que sepamos cuándo será una realidad ese compromiso.

Como en su día decíamos es necesario que los gobernantes bajen al nivel del común de los mortales, que se olviden de frases y promesas grandilocuentes, que miren de verdad la realidad del país que ¿gobiernan? y vean la realidad que vivimos y sufrimos diariamente.

Angel Matilla es miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Internautas

pdfprintpmail