Archivado en Mundo Internauta

Universidad Politécnica de Madrid

¿Existe neutralidad en la Red?


¿Puede permitirse a los proveedores de servicios en internet que limiten, filtren o bloqueen el acceso a la red o que puedan afectar de otro modo a su funcionamiento?




La neutralidad en la red es objeto de debate en Europa y se, recientemente, se han aprobado diversas normativas que tratan de garantizarla. Por este motivo y con objeto de analizar la situación actual en España, el debate se ha trasladado a una mesa redonda con la que se ha dado inicio Ciclo de Actividades de Extensión Universitaria de la EU Informática y la EUIT de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid, correspondiente al segundo semestre del curso, en el Campus Sur de la UPM. Han participado Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas (AL), y Rubén de Diego, profesor de la EUITT y subdirector de Nuevas Tecnologías y Asuntos Económicos. El profesor Miguel Ángel Valero, director del Departamento de Ingeniería y Arquitecturas Telemáticas de la EUITT, moderó el encuentro, según informa el Centro.
Sirva para enmarcar el tema la cita del creador de la World Wide Web, Tim Berners-Lee, que sostiene que “un medio de comunicación neutral es la base de una economía de mercado limpia y competitiva, de la democracia y de la ciencia”.

La Unión Europea se ha manifestado también a favor de la neutralidad en una resolución del Parlamento Europeo sobre "La internet abierta y la neutralidad de la red en Europa" (17-11-2011), así como en un dictamen del Supervisor Europeo de Protección de Datos (SEPD), en el que destaca la idea de que la información en internet debe ser transmitida con imparcialidad, sin tener en cuenta el contenido, el destino o el origen (DOUE 08-02-2012).

Víctor Domingo, presidente de AI, firme defensor de la neutralidad en la red, analizó la situación en España, donde recordó que –partiendo de una situación de inferioridad de sus internautas en relación con el resto de Europa- aún existe una norma pendiente de aprobación en el Parlamento, pese a que en diciembre de 2010 el Senado aprobó por unanimidad una moción en la que se instaba al Gobierno a modificar de forma urgente la normativa española, a fin de garantizar el cumplimiento por parte de los proveedores de telecomunicaciones del principio de neutralidad en la red. Esta modificación aseguraría que los paquetes de datos que circulan por sus redes reciban siempre el mismo tratamiento, sin que se filtre el tráfico de forma alguna para privilegiar, limitar o impedir el acceso a determinadas páginas o servicios. Sin embargo, y en su opinión, a pesar de que dicha moción fue iniciativa del Partido Popular, no cree que vaya a haber avances en esta legislatura.

Servicio universal

Rubén de Diego, que mantiene una postura favorable a la neutralidad en la red, inició su intervención abordando la necesidad de definir el concepto de neutralidad de red, que en ocasiones se confunde por ejemplo con el del “servicio universal”. Éste es el conjunto de servicios cuya prestación se garantiza para todos los usuarios finales con independencia de su localización geográfica, con una calidad determinada y un precio asequible, derecho que sí está reconocido en las normas vigentes, pero que no siempre se consigue en la realidad.

Por otro lado, recordó que en la gestación de una red preponderante se optó por Internet frente a otras redes, como por ejemplo ATM, que si bien siendo más caras, ofrecían contratos más rigurosos de Calidad de Servicio (QoS) que los ofrecidos por Internet. En todo momento se mostró a favor de que el servicio de red se haga con un contrato de QoS claro y de que los operadores de red se limiten a transportar el tráfico de forma transparente.

Por otra parte, destaca la gran participación de público en el acto, estudiantes en su mayoría, que llenaba la Sala de Grados de la EUITT, y que propició el debate con los ponentes en temas como la compatibilidad entre neutralidad y la posibilidad de dar servicios diferenciados para priorizar servicios esenciales (como los de telemedicina o e-salud), la liberalización del mercado de las telecomunicaciones y su repercusión en la situación actual, la posibilidad de simetría entre velocidad de subida y bajada de datos y su conflicto con el modelo de negocio de los operadores o la influencia de los lobbys en la negociación de la normativa de telecomunicaciones. La intensidad del debate llevó, a propuesta de Miguel Ángel Valero, a poder continuarlo en la red, aprovechando esta posibilidad “neutral” para todos los participantes en el acto.

Se echó en falta la presencia de representantes de los principales operadores de telefonía en España, que excusaron su asistencia al no estar clara aún la postura de los nuevos responsables en el Ministerio sobre este tema. Conseguir un consenso en este tema entre todas las partes implicadas constituye un reto esencial, teniendo en cuenta las restricciones que supone el modelo de negocio, que es un modelo de mercado, según explican los organizadores.

Universidad Politécnica de Madrid


pdfprintpmail