Archivado en Gobierno y Leyes

ÁNGELES GONZÁLEZ-SINDE. MINISTRA DE CULTURA

La hemos descubierto. Tiene que dimitir


Días atras desde esta pàgina advertíamos a la opinión publica de la irregularidad del nombramiento de la Ministra de Cultura en la persona de Angeles González Sinde y tras un documentado informe que ha tenido amplia repercusión mediática y nadie ha cuestionado, concluíamos pidiendo su recusación por entender que su nombramiento contradice las prescripciones de la Ley 5/2006, de 10 de abril, de regulación de los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los Altos Cargos de la Administración General del Estado.




Dicha Ley sustituye a la anterior, Ley 12/1995, de 11 de mayo, de Incompatibilidades y es el reflejo normativo de una de las promesas de Zapatero en la campaña electoral de 2004. La elaboración de un código ético de buenas practicas en la Administración del Estado que empezaría como, no por los miembros del Gobierno. Con dicha Ley, se pretende desplegar esa filosofía de claridad y transparencia en todo el ámbito Estatal de forma que se prevengan los “conflictos de intereses”. Tal es así que la exposición de motivos dice “No se trata, pues, de una mera reproducción de las normas de incompatibilidades tal y como se han concebido hasta ahora, sino de constituir un nuevo régimen jurídico regulador de la actuación de los altos cargos en el que, perfeccionando el anterior de incompatibilidades, se introducen nuevas exigencias y cautelas que garanticen que no se van a producir situaciones que pongan en riesgo la objetividad, imparcialidad e independencia del alto cargo”.

En síntesis deducíamos su incompatibilidad de los hechos siguientes: Su actividad empresarial en la industria del cine: figura como administradora de diversas empresas.

Recientemente el periodista digital añadia a las ya conocidas otras, como Novafilme Invest, Continental y Tornasol, ésta última una de las más potentes y que en los tres últimos años ha recibido más de diez millones de euros en subvenciones.

Las subvenciones percibidas por su filmografía: Basta con consultar la página del Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) para comprobar que las películas en las que ha participado, han recibido en los tres últimos años casi dos millones y medio de euros en ayudas.

Su pertenencia Instituciones vinculadas al cine y la gestión de derechos de autor. Tales como la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España (AACCE). También ha sido presidenta de ALMA (sindicato de Autores Literarios de Medios Audiovisuales). Su padre, José María González-Sinde, fue fundador tanto de AACCE como de ALMA. Tanto el hermano de Ángeles González-Sinde como su tío pertenecen en la actualidad a AACCE, y se la vincula también a DAMA (entidad de gestión de Derechos de Autor de Medios Audiovisuales).

Aparte de su endogámica vinculación con la industria cinematográfica, muy respetable por cierto. Sus declaraciones contra la cultura libre, la igualdad de condiciones en el acceso al conocimiento, contra la banda ancha, su desconocimiento de la realidad de Internet y la sociedad de la información, dan de ella a pesar de su edad una imagen antigua y de confrontación con la juventud.

El reciente nombramiento de Ignasi Guardans al frente del Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), un personaje equiparado en El Parlamento Europeo a los eurodiputados Británicos Malcolm Harbour y Syed Kamall, ambos del Partido conservador por sus conocidas posiciones contra las libertades civiles en Europa, no hace mas que avalar su intención de pretender imponer una gobernanza interesada en Internet.

Es cierto, que desde su nombramiento esta suavizando el lenguaje y ofrece un llamamiento al dialogo con todos los sectores implicados. Ayer lo intenta de nuevo en una entrevista “ad hoc", publicada en ELPAÍS.com para mejorar su imagen.

Pero sus ataduras son tan profundas que afloran desde lo mas profundo de su inconsciente y le traicionan cuando menos lo espera. Por eso cuando se le pregunta. ¿Dada su procedencia, unos creerán que solo se va a dedicar al cine, y otros dirán : “A ver si se nota que viene del cine? Contesta con candidez “Casi me preocupa más lo segundo. La expectativa del sector del que vienes es tan grande que luego puedes decepcionar. Lo que hay que hacer es aprobar la orden ministerial que desarrolla la ley de cine y ponerse a trabajar. Hay muchas áreas en las que se puede trabajar mucho, por ejemplo en toda la difusión y promoción exterior”.

Es decir lo que le preocupa no es el derecho universal a la cultura, lo que de verdad le preocupa es no defraudar al sector de la industria cinematográfica, al que reconoce representar “La expectativa del sector del que vienes es tan grande” y desvela su proyecto para no decepcionarlos. “Lo que hay que hacer es aprobar la orden ministerial que desarrolla la ley de cine”.

Señora Ministra. Vd no puede firmar esa Orden, por si hubiera alguna duda acaba de reconocer expresamente sus vínculos con la industria cinematográfica. Le recordamos de nuevo el articulo 7.1 "quienes desempeñen un alto cargo vienen obligados a inhibirse del conocimiento de los asuntos en cuyo despacho hubieran intervenido o que interesen a empresas o sociedades en cuya dirección, asesoramiento o administración hubieran tenido alguna parte ellos, su cónyuge o persona con quien conviva en análoga relación de afectividad, o familiar dentro del segundo grado y en los dos años anteriores a su toma de posesión como cargo público". ¿Verdad que parece redactado expresamente para usted?. ¿Para que queremos una Ministra que no puede firmar Ordenes Ministeriales? No dudamos de su honestidad personal, pero el Estado de Derecho es más grande que todo eso que Vd. representa. Reconozca que la hemos pillado, su propio presagio se ha cumplido “Soy una impostora, cuando me descubran iré al paro”. De un ejemplo de dignidad y dimita.

Asociación de Internautas

pdfprintpmail