Archivado en Noticias, Acceso

Las tarifas de ADSL de España y Portugal son las más caras de la UE


Los líderes europeos analizarán en la próxima Cumbre de Sevilla, a finales de la próxima semana, un proyecto que tratará de fomentar la expansión de la banda ancha de Internet a precios competitivos para acelerar el paso en la ansiada sociedad de la información. España, uno de los países de la UE con menor penetración de Internet y menor desarrollo del comercio electrónico, registra también, en consecuencia, un escaso uso de la banda ancha al tiempo que impone los precios más elevados para las conexiones de alta velocidad de ADSL.





GABRIELA CAÑAS | Bruselas

Los líderes europeos analizarán en la próxima Cumbre de Sevilla, a finales de la próxima semana, un proyecto que tratará de fomentar la expansión de la banda ancha de Internet a precios competitivos para acelerar el paso en la ansiada sociedad de la información. España, uno de los países de la UE con menor penetración de Internet y menor desarrollo del comercio electrónico, registra también, en consecuencia, un escaso uso de la banda ancha al tiempo que impone los precios más elevados para las conexiones de alta velocidad de ADSL.

Los quince países de la Unión Europea han hecho un gran esfuerzo por incorporarse a la sociedad de la información desde que sus líderes se comprometieran a ello hace dos años. La penetración de Internet se ha duplicado. Casi todas las escuelas y empresas disponen de conexión y los precios han descendido. Pero siguen por detrás de Estados Unidos. El responsable de Sociedad de la Información, Erkki Liikanen, ha respondido a los requerimientos de la Cumbre de Barcelona de marzo pasado, con el programa e-Europa 2005 que, una vez aprobado en Sevilla, sustituirá al de hace dos años.

Su objetivo es lograr en tres años que las administraciones y los sistemas educativos y sanitarios dispongan de servicios públicos en línea y que las empresas usen masivamente las telecomunicaciones. Para ello, deberán disponer de 'un acceso masivo de banda ancha a precio competitivo' y una infraestructura de información asegurada con sistemas que garanticen la confidencialidad de los datos. Al margen de lo que disponga cada estado, la UE propone elevar a partir de este mismo año las subvenciones públicas a programas de redes transeuropeas hasta en un 30% del coste total. Hoy, el techo de la subvención está en un 10%. Bruselas cuenta con un paquete financiero de casi 7.000 millones de euros para el cuatrienio 2002-2006 para la alta tecnología en zonas deprimidas. Gran parte de ese dinero podría ir a proyectos de banda ancha.

Pero hay más dinero disponible. En el VI Programa Marco de Investigación se destinarán 3.625 millones de euros para cofinanciar proyectos que estimulen el comercio electrónico. La informática y las telecomunicaciones movilizan anualmente 2.000 millones de euros y dan trabajo a dos millones de empleados en la UE, donde todavía existe un déficit de especialistas para cubrir 1,6 millones de puestos de trabajo. Todavía no hay datos oficiales sobre la penetración de la ADSL, pero se cree que ronda el 6% frente al 10% estadounidense. En cuanto a las tarifas las de España superan más del doble de las de Finlandia, Suecia, Francia, Holanda, Alemania y Bélgica. A falta de datos de Irlanda y Grecia, España es, tras Portugal, el país de la UE donde más caro cuesta la línea ADSL.

El otro sistema de banda ancha por cable registra una gran expansión, pero España ocupa los puestos de cola. Sólo un 4% de los hogares con internet lo hacen por cable. En el lado positivo se puede señalar que España no está mal situada en cuando a los servicios básicos disponibles en red y el intercambio electrónico de datos sanitarios.

Reproducido de EL País

pdfprintpmail