Archivado en operadoras, ADSL

El fin de la década prodigiosa

Sólo diez años navegando por Internet sin mirar al reloj


La tarifa plana en España cumple una década rodeada de polémica por las declaraciones del consejero delegado de telefónica sobre su 'insostenibilidad'. este tipo de contrato no sólo ha sido una reivindicación permanente de los internautas; sobre ella se está desarrollando la sociedad de la información




ANGEL JIMÉNEZ DE LUIS / ARIADNA / EL MUNDO Los internautas del siglo pasado no navegábamos por la red, surfeábamos. Siempre pendientes del reloj y los chirridos del módem, cada pocas horas teníamos que desconectar y esperar a la siguiente ola; parar para dejar respirar la línea telefónica fija por si alguien necesitaba llamar o, simplemente, para evitar un ataque al corazón a final de mes. El acceso se pagaba por tiempo de conexión, como una llamada de teléfono, y el precio variaba según la hora del día a la que se abría el navegador.

Pero, de repente, España entró en el siglo XXI. En 1999 el Gobierno aprobó la tarifa plana y comenzó a popularizar el acceso a través de ADSL. Por 5.000 pesetas al mes los pocos afortunados que disponían de la nueva tecnología podían olvidarse de elegir entre hablar por teléfono o ver una imagen cargarse en la pantalla. El acceso a través de módem también comenzó a regularse con horarios y tramos de precio fijo.

En noviembre de 2000 la Asociación de Internautas, que por aquel entonces contaba con 500 usuarios, se presentó en SIMO para pedir mayor flexibilidad y una tarifa plana real. Muchas de las ofertas de acceso de Telefónica estaban limitadas a ciertas horas del día o consistían en bonos de acceso.

Conseguir esta tarifa plana, sin límites y a una buena velocidad costó varios años y aún hay quien cuestiona que España lo haya logrado realmente. Los españoles pagamos de media, por el acceso ADSL, un 10% más que la Unión Europea y nuestras conexiones tienen una velocidad muchas veces inferior a las de los países de nuestro entorno y una infraestructura que todavía depende en gran medida del par de cobre.

Ahora este acceso sin límite y de banda ancha, instalado en el 45% de los hogares españoles, corre peligro de fragmentarse. En el XXIV Encuentro de las Telecomunicaciones organizadas por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander, la operadora Telefónica dejó entrever la posibilidad de un cambio en el modelo de negocio que castigue a los usuarios que más descargan. Julio Linares, su consejero delegado, considera que la situación actual del acceso a Internet en España es «insostenible», en buena parte debido al alto número de descargas directas y a través del P2P y que con el modelo actual los usuarios que menos consumen están «subvencionando» a aquellos que realizan streaming o descargan películas, series y programas con asiduidad.

Aunque Telefónica no tiene todavía ningún plan concreto ¿la propuesta es un globo sonda para abrir el debate entre las operadoras y clientes?, la idea sería crear diferentes ofertas con límites en la transferencia de datos. Un modelo similar al que se usa hoy en día en las conexiones móviles.

Debido a las limitaciones de la red de telefonía móvil, las tarifas de banda ancha siempre han estado limitadas en teléfonos móviles y modems 3G. Normalmente, el usuario paga por una cuota de datos. Una vez superado ese límite la operadora cobraba por cada MB o GB de información adicional. Ahora se ha popularizado una variante que consiste en reducir la velocidad de acceso una vez superado el límite. De esta forma se evita que los usuarios utilicen las tarifas para aplicaciones de alto consumo de datos como descargas P2P o streaming de vídeo.

El impacto de este modelo podría ser elevado, sobre todo ahora que cada vez más usuarios utilizan Internet como fuente de contenido multimedia. El tráfico de vídeos ha crecido de forma significativa en los últimos años por el efecto de páginas web como Youtube o Vimeo y nuevos estándares, como HTML 5, presagian un futuro de elevado consumo de datos.

Por lo pronto, otras operadoras se han pronunciado sobre la idea con variedad de opiniones. En el mismo foro, Orange ha defendido el modelo de tarifa plana en las conexiones fijas; Vodafone y Yoigo, en cambio, creen que la idea es factible. Las organizaciones de consumidores, OCU y Facua, no han tardado en reaccionar y piden que se mantenga la actual tarifa plana ilimitada. Si no se hace, el sueño de un acceso a Internet sin límite en España habrá durado poco más de una década.

MÁS INFORMACIÓN EN 'MERCADOS'

Módem
En algunos países, como EEUU, el acceso mediante módem fue siempre gratuito ¿ coste de una llamada local¿. En España, había que estar pendientes de la factura, aunque a finales de 90 se popularizaron los bonos y los horarios de facturación reducida.

ADSL
Su llegada supuso el inicio de las primeras auténticas conexiones de tarifa plana. Hoy es la modalidad de conexión de banda ancha más extendida en nuestro país, y la velocidad de acceso ha crecido de forma exponencial en los últimos cinco años.

Fibra
El próximo gran salto en el acceso a la red llegará con la fibra óptica, capaz de ofrecer servicios de conexión de hasta 100 Mbps. Por ahora, su despliegue es limitado en España. En otros países, como Japón o Corea, es la forma de acceso más utilizada.

Red 3G
Las limitaciones de las redes de telefonía han obligado a las operadoras a poner límites a las tarifas planas en movilidad. Pasada una cierta cantidad de datos, la velocidad de conexión disminuye o se cobra un extra por cada MB descargado.

pdfprintpmail