El incendio del 'pirulí' provoca el incremento de la audiencia


El incendio del pirulí (centro de transmisiones de Torrespaña), que el pasado miércoles tuvo a los madrileños tres horas sin televisión, provocó "alteraciones inéditas" en los hábitos televisivos de los espectadores de esta comunidad como el desplazamiento masivo de las audiencias a la oferta no convencional que agrupa a las televisiones por cable, locales y digitales.





Entre las conclusiones del informe distribuido ayer por el Gabinete de Estudios de la Comunicación Audiovisual (GECA), figura también que el apagón provocó la reducción del consumo televisivo a mínimos históricos; se duplicó el uso del vídeo doméstico; y Telecinco fue la cadena más perjudicada por el cortocircuito del pirulí, ya que fue quien más retraso sufrió en la recuperación de las emisiones.

El cortocircuito, que comenzó en torno a las 14:30 del pasado miércoles, dejó a más de cinco millones de espectadores madrileños sin señal en las principales cadenas de radio y televisión durante un intervalo aproximado de más de tres horas. Una vez extinguido el incendio, Telemadrid, Antena 3 y TVE1 fueron los primeros canales en restablecer sus emisiones, entre las 17:00 y las 17:10 horas. Media hora después, recuperaron la señal Telecinco y TVE2.

Telecinco, que padeció la interrupción de sus emisiones antes de las dos de la tarde según Sofres, resultó la cadena más perjudicada por el incidente

Durante el apagón, que obligó a los telespectadores a prescindir de las cadenas nacionales, la audiencia se volcó en la oferta no convencional que agrupa a las televisiones por cable, locales y digitales. Así, señala GECA, el conglomerado de 'Otras', cosechó, en ese lapso de tiempo, su máximo histórico, con un 26,7 por ciento de cuota de pantalla.

El público se entregó de manera mayoritaria a la oferta local, para resarcir la falta de información. El descenso histórico del consumo televisivo condicionó la duplicación del uso del vídeo en el ámbito madrileño. Más de cien mil espectadores (111.000) utilizaron este aparato, casi el doble que en la jornada anterior (56.000).

El suceso provocó una caída histórica en los niveles de consumo televisivo de la audiencia madrileña en la sobremesa (15,00 a 18,00 horas); cada espectador de Madrid invirtió una media de 21,3 minutos en ver la televisión, 16,7 menos que el consumo medio en esta banda horaria durante este verano (38 minutos). Telecinco, que padeció la interrupción de sus emisiones antes de las dos de la tarde según TN Sofres, resultó la cadena más perjudicada por el incidente.

Necesidad de una segunda torre comunicaciones

El Gobierno de la Comunidad de Madrid cree que "ha llegado el momento" de que la capital cuente con una segunda torre de comunicaciones, según dijo ayer el presidente madrileño, Alberto Ruiz-Gallardón, que indicó que Retevisión inició hace más de dos años los estudios previos para llevar adelante ese proyecto.

En su comparecencia ante la prensa tras la reunión semanal de su Gobierno, Ruiz-Gallardón afirmó, respecto al incendio registrado ayer en Torrespaña, que el hecho de que un "incidente menor" impidiera las emisiones de televisiones y emisoras de radio en Madrid durante tres horas "nos lleva a la conclusión de que existe una carencia importante en cuanto al sistema de redistribución de la señal".

Manifestó que esa carencia se subsanaría con la existencia de una segunda torre de comunicaciones de carácter "redundante" como existe en otros espacios europeos, necesaria además, añadió, "a la vista del volumen de señales y el número de operadores" que atiende Torrespaña.

Estudios técnicos para decidir la ubicación

Respecto a su ubicación, el presidente autonómico reveló que los estudios iniciados por Retevisión "hace dos o tres años" indicaban entonces que la nueva torre podría construirse al norte de la ciudad de Madrid, entre otros motivos por estar en una cota más alta y representar una distancia suficiente a la torre actual.

Sin embargo, declaró que sería "poco responsable" pronunciarse ahora sobre este extremo y señaló que la "propuesta política" que definirá el punto exacto en el que construir la futura segunda torre de comunicaciones de Madrid deberá esperar a conocer el área que definan como óptima los estudios técnicos de Retevisión.

Por otra parte, Ruiz-Gallardón anunció que la Consejería de Economía e Innovación Tecnológica de la Comunidad Autónoma de Madrid ha abierto un expediente para investigar el incendio de ayer desde sus competencias, que no incluyen el ámbito de las telecomunicaciones, sobre el que dijo que deberá pronunciarse la Administración General del Estado.


pdfprintpmail