Archivado en Noticias, Sin Canon

Las discográficas están que trinan con Internet.


Las discográficas se han topado de bruces con Internet. Falta saber si se recuperan del impacto y adoptan posiciones a la altura de lo que este medio de comunicación significa o van a instalarse en el siglo pasado.





Entre los internautas españoles no hay duda alguna sobre lo que tiene que hacer la industria discográfica. Un texto de Silicom reproducido ampliamente por la Red hacía esta recomendación a las discográficas ...”Señores, reconviertan sus empleos. Es cierto que ya no necesitaremos distribuidores, pero si que necesitaremos empresas de telecomunicaciones, fabricantes de servidores, routers, módems ADSL y CD-R. Esta batalla está perdida antes de empezar. La historia nos demuestra que los métodos más eficaces y menos onerosos de distribución se imponen sobre los sistemas obsoletos e ineficientes”.

Con este estado de opinión en la red, las multinacionales dedicadas al negocio de la música libran en España una nueva batalla contra la difusión de sus productos por Internet. La aparición la semana pasada en la red de www.puretunes.com ha colocado en primer término la lucha contra un servicio que vende en formato digital -Mp3 o Windows Media- y en régimen de tarifa plana un amplío catálogo de canciones.

Al igual que la reiteradamente demandada Weblisten.com que desde hace cinco años se ha fortificado en la Red con más de 150.000 suscriptores, mantienen que la legalidad vigente permite su actividad.Cualquiera de los usuarios registrados en Weblisten o los que se hayan suscrito a Puretunes pueden descargar a su ordenador las canciones que desee en un lapso de tiempo muy concreto mediante la compra de unos bonos, cuyo precio varía en función del tiempo contratado.

Este panorama ha sido objeto de una noticia nada menos que en Los Angeles Times y que ha hecho poner a las discográficas el grito en el cielo, está siendo tratado por el equipo de abogados de la SGAE. El Confidencial.com trata de aclarar lo que esta sucediendo...” Según las cuentas de la SGAE, con quien Puretunes.com tiene firmada una licencia de descarga y streaming (escucha) de música a través de Internet, lo que cobran por suscripción a menos de 4 euros, les costaría 96, dado que tendrían que pagar por canción descargada a 16 céntimos de euro cada una. Técnicamente, es posible que un internauta con ADSL, con un poco de pericia pueda descargarse 600 canciones en 8 horas. Lo dicho: un auténtico suicidio comercial inviable desde todos los puntos de vista”...

La polémica esta servida y sus resultados son imprevisibles, la caída de Napster.com fue el final del principio y Silicom hace otras cuentas muy distintas a las que auspicia la Sgae...”Hemos de suponer que un CD cuesta lo que nos cobran (unos 18 euros). Ese mismo CD recogido por Internet cuesta: 0.50 euros de derechos de autor (que es lo que dicen cobrar por un disco actualmente) 0.35 euros del soporte (incluso se puede encontrar más barato, sin mencionar guardarlos en MP3) 0.35 euros de gastos varios (grabadora, ADSL, imprimir carátula, etc.) 0.60 euros de beneficio del vendedor (que no tendría más gastos que un servidor Web) En total 1.8 euros Por tanto el nuevo sistema de distribución solo cuesta la décima parte del antiguo. Es de una lógica aplastante que este nuevo sistema de distribución se acabará imponiendo, pese a quien pese.

Asociación de Internautas

pdfprintpmail