Archivado en Opinion, Mundo Internauta

Entrevista a mujer ejecutiva y activista. Ofelia Tejerina


Ofelia es una mujer ejecutiva y activista, un referente en Internet y asuntos legales en nuevas tecnologías  para la sociedad civil e instituciones. Con un doctorado, esta realizando otro, es presidenta de la AI Asociación de Internautas.  Ha demostrado ser una eficaz y ejemplar  ejecutiva con vocación por un activismo justo y equilibrado, aplicando, con conocimiento profundo, propuestas de soluciones que han de tenerse muy en cuenta por ciudadanos y legisladores.

Por su espectacular curriculo y experiencia, me he atrevido a separar, destacar su curriculo en las dos vertientes que da ejemplo y por ello se ha convertido en un referente, como mujer ejecutiva por un lado y como mujer activista por otro.
Mujer ejecutiva





Valentín Rico  - Colectivos de compras -  Abogada, Máster en Derecho Informático, Doctora en Derecho Constitucional por la UCM, y doctoranda en la U. Pontificia Comillas. Premio CONFILEGAL 2018 en la categoría «LegalTech»;

Miembro del Comité Científico de la revista TELOS, de la Fundación Telefónica;Profesora Asociada en U. Rey Juan Carlos I y en el Instituto de Empresa; Profesora de posgrado en U. Comillas – ICADE, U. San Pablo CEU, U. Nebrija y Colegio de Abogados de Madrid.
Mujer activista

«Presidenta de la Asociación de Internautas; Patrona de la Fundación España Digital;Autora del libro «Seguridad del Estado y Privacidad»; Colaboradora habitual de entidades públicas y privadas cuyo objetivo es la concienciación sobre el buen uso de las tecnologías, como Pantallas Amigas».

1º ¿En qué piensas tú que están discriminadas las mujeres dentro de las empresas en general?

Creo que todavía tenemos muchos prejuicios “de imagen”, a veces inconsciente. Las generaciones que ocupan puestos directivos aún viven con la imagen de esa gran empresa dominada por una mesa de juntas llena de corbatas, eso no nos llama la atención. Sin embargo, la fotografía de una reunión formada únicamente por Consejeras Delegadas, sí que nos chirriaría de alguna manera.

Pensaríamos que están ahí por algún programa de ayuda a la mujer, preparando actuaciones de responsabilidad social corporativa para combatir la brecha de género, o peor aún, hablando de trapitos. En ese sentido creo que aún somos un poco trogloditas.

2º Y en la vida familiar ¿qué discriminaciones sufren?

Depende. No se puede negar que sigue habiendo muchos señores que confunden su rol respecto a la mujer, pero en ese contexto creo que se ha avanzado mucho más.

Aunque aún sigue habiendo quien lleva la bandera de macho Alpha y defendiendo la vieja creencia de que el “hombre blandengue” hace la compra y atiende a los niños, creo que las parejas cada vez se organizan más en función de sus horarios laborales, de lo que se les da mejor, o de las necesidades de la familia, y no tanto con tópicos machistas.

3º Por favor, dinos qué dificultades has tenido tú como mujer a nivel laboral, cuáles han sido tus mayores frenos o problemas en tu vida profesional por ser mujer. ¿Nos puedes poner algún ejemplo?

Es cierto que cuando empecé a moverme en el mundo de la ciberseguridad apenas había mujeres dedicándose a estudiar el impacto de la legislación sobre ese entorno, pero me considero afortunada. Por ejemplo, por mis compañeros de la Asociación de Internautas, me enorgullece decir que siempre me han dado mi sitio, que me han tratado con el mismo respeto y con el mismo sentido del humor que se trataban entre ellos.

En general ha sido así a lo largo de toda mi vida profesional, y aunque alguna vez me han dicho eso de “estás ahí por ser mujer”, suelo marcar los límites del respeto con mucha claridad y educación, o ironía si hace falta.

4º ¿Qué opinas que habría que hacer a nivel de las propias empresas, y a nivel de los legisladores para revertir la situación?

Mientras sigan existiendo prejuicios en las altas esferas los avances serán lentos. El cambio empieza por revertir la mentalidad de quienes toman las decisiones desde el poder.

Y si todos los candidatos al poder fueran mujeres, me haría sentir lo mismo. En las empresas o el poder legislativo pasa lo mismo, me preocupa el resultado de su trabajo en esas condiciones.

No abogo por una igualdad de cuota, abogo por el hecho de que veamos tan natural que haya una o dos mujeres en el poder, como si hubiese solo uno o dos hombres.

Pero esto no pasa, y así el sesgo de muchas decisiones aún es marcadamente viril. Solucionarlo requiere tiempo, desde luego, pero este tiempo tiene que estar desde ya muy bien aprovechado, especialmente en materia de concienciación, porque grano no hace granero, pero bien sabido es cómo ayuda.

6º ¿Que consejos les darías a las chicas jóvenes para que en su madurez se haya podido cambiar la situación?

Lo primero que les diría es que tener personalidad no es un defecto, es necesario. Eso es lo más importante, lo que a mí más me ha ayudado.

A partir de ahí, les diría que defiendan desde el respeto sus convicciones, que traten a los hombres como quieren ser tratadas ellas mismas, que se olviden todo tipo de inseguridades que les pueda generar el simple hecho de ser mujer, que un troglodita en el camino no es el fin y que hay alternativas para seguir, que aún hay hombres incapaces de educar o dominar sus instintos y deben alejarse de ellos, que tienen derechos y tienen dónde acudir para defenderlos, que busquen la empatía como base de relaciones sociales sanas, y que la sororidad las hace más fuertes.

7º Parece ser que los estudios, sorprendentemente, dicen que los jóvenes no han olvidado actitudes machistas con sus parejas, si no que perpetúan el aberrante sentido de propiedad de sus novias o parejas. Lo que han heredado de sus abuelos, y la democracia no ha sabido cambiar lo suficiente. ¿Qué piensas que está ocurriendo para que pase esto, y como se puede cambiar?

Es cierto. El mito de ese amor mal llamado “romántico”, que defiende consignas como lo de “lucha por tu hombre” o lo de “eres solo mía”, sigue estando alimentado por la música, el cine, las novelas, y contenidos virales de Internet.

Se están normalizando conductas que en mi adolescencia estaban ya casi erradicadas entre los jóvenes, sobre todo respecto al control de las relaciones o los movimientos de sus parejas, y por eso pienso que los poderes públicos no están haciendo tanto como podrían para explicar que un “a tomar viento” a tiempo puede ser muy saludable. Si las parejas hoy rompen más que antes, si se aguantan menos ¿por qué va a ser algo negativo? Cuestión muy diferente es que se rompa siempre con el debido respeto.

8º ¿Crees que tiene algo que decir las madres con la educación de sus hijos varones? ¿Están las propias madres haciendo lo suficiente? O, por el contrario, siguen haciéndole todas las cosas a sus niños que en su día tendrán una pareja…

La educación desde el principio es esencial. Por ejemplo, mientras los hombres, ya sean los jóvenes o los adultos, sigan considerando que la misma conducta para las mujeres es promiscuidad y para ellos un triunfo, seguiremos igual de mal.

La mujer seguirá en desventaja solo por eso, seguirá siendo un eslabón débil y más sensible a ser objeto de ataques, burlas, acoso y/o ciberacoso. No es solo enseñar a repartir tareas domésticas o poner cuotas en los equipos directivos de las empresas, es todo en conjunto, es un asunto más grave, y por desgracia, añadido a ese sentimiento de propiedad de la pareja del que hablábamos antes, tiene mucho peso en sus relaciones. Su mundo se mueve entre estudios, amigos y familia, así que progenitores, tutores, y la sociedad al completo, deben hacer mucho por ese sector masculino.

9º Las brechas de igualdad entre hombres y mujeres, cuando las profesionales no tienen hijos, son menores. ¿supone esto, que las mujeres no pueden tener hijos para triunfar con la situación actual?

Prefiero hablar de esto en términos de tiempo disponible para trabajar. En principio depende del trabajo concreto que se desarrolle y de la capacidad del trabajador implicado, pero en términos generales, tener hijos conlleva dejar de lado parte del tiempo de trabajo. Primero, hay una cuestión biológica que determina ese tiempo de dedicación, es normal, pero después depende del reparto de tareas en la familia. No digo entre la pareja, porque muchas veces no la hay y se hacen cargo otros miembros de la familia.

Sí, las madres se ven obligadas a renunciar a parte de ese tiempo de trabajo, pero qué pasa si un hombre sufre una enfermedad, o tiene programada una cirugía, o tiene a sus padres a su cargo, o pide unas vacaciones de larga duración, o sale mucho a fumar…, llámalo “X”, también les pasa, y también es tiempo restado al trabajo, así que no comprendo que el tiempo que una mujer dedica al parto y al periodo de lactancia sea penalizado, algo que le puede pasar dos o tres veces como mucho en la vida, y que no se consideren todas esas otras circunstancias respecto de los hombres. A veces se elige y a veces no, y se debería tratar todo bajo las mismas condiciones. Pero no, las mujeres tienen un “techo” en la idea de ser madres. Ridículo.

10º El informe de las Mujeres en el trabajo de la UNESCO es vergonzoso, y como sociedad, los hombres deberíamos de recapacitar. Pero si es cierto, que hay muchas cosas que han cambiado y son un ejemplo de que se evolucionará más. Por ejemplo, hay más mujeres universitarias, y estas sacan mejores notas. Hay sectores profesionales donde empiezan a ser mayoría, y me pregunto yo, ¿no puede ser que pasemos al punto contrario y que en esas profesiones los hombres puedan llegar a ser discriminados?. Y en ese caso, ¿Cómo evitarlo?

Hace un año tuve esta conversación con un compañero que me decía que era difícil revertir las cifras. En carreras como la mía, Derecho hay muchísimas más mujeres desde hace generaciones, pero observen la composición del Tribunal Supremo o la del Tribunal Constitucional. Hay quien dice que es casualidad, pero yo no lo creo. En otras, como las llamadas carreras STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), hay menos mujeres, es un hecho que no podemos discutir.

Pero, sobre el ejemplo de la carrera de mis padres, enfermería. Cuando ellos estudiaban, en los años 70’, las cifras se inclinaban con enorme diferencia hacia profesionales mujeres, ¿era porque a los hombres no se les daba bien?, ¿por qué no les “gustaba” ser enfermeros?, ¿era casualidad? En aquella época mi padre se tuvo que enfrentar a muchos prejuicios, y más de los hombres que de sus propias compañeras, porque a los enfermeros les tildaban de “mariquitas”, o más significativo aún, de inútiles para esas tareas. Por eso muy pocos se animaban a estudiarlo. Hoy nadie se sorprende por ver un enfermero en un hospital, y creo que con las STEM pasa algo parecido, es un entorno que no logra motivar a las mujeres… y yo no me creo que esas cifras tan bajas son una mera casualidad.

11º En la última huelga general de mujeres, en favor de eliminar las brechas discriminatorias entre hombres y mujeres, fue divertido, por no decir una tomadura de pelo que se pidiese a las mujeres, que ya tienen dos trabajos, empleo y casa, que cambiasen las huelgas en Europa, haciéndola a la japonesa, trabajando más. ¿Qué hay que hacer para que no se olviden estas iniciativas, para que los medios, la sociedad mantengan su atención y sean, o puedan ser catalizadores del cambio?

La gente propone estupideces como esa burla porque consideran que las reivindicaciones de estas huelgas son tonterías, y responden con tonterías aún mayores. Pero son muy necesarias estas manifestaciones.

No siempre estoy de acuerdo con sus consignas, de hecho, considero que muchas de las cuestiones que reivindican están más que superadas, y que otras, no tienen la solución en cambiar las leyes, pero eso no les resta valor, el valor que aporta a la visibilización de problemas reales a los que todavía nos enfrentamos hoy las mujeres, que siguen latentes en nuestra sociedad en múltiples formas, que por ejemplo parten de prejuicios absurdos sobre la conducta sexual, y terminan con la violencia de género.

12º ¿Qué piensas del movimiento feminista?

Que hace falta, y que hay muchas formas de entenderlo. Yo me identifico con todo lo que promueve igualdad entre las personas, y con el apoyo y visibilidad de todos los estén en situación de desventaja social.

En concreto, respecto a la mujer, puede decirse que reivindico el respeto a la femineidad y la libertad sexual, que defiendo la sororidad, y que rechazo todo tipo de manifestación que implique infravalorar lo que valemos por el simple hecho de ser mujeres.

13º ¿Qué piensas de la ley de género?

Creo que ha traído menos respuestas de las que se esperaban, e incluso, algunas injusticias para el género masculino que son del todo inconstitucionales. Tengo un hermano y siempre pienso qué ocurriría si se le aplicara esta ley sin escucharle y sin pruebas, solo con sospechas, y sinceramente me revolvería. Por otra parte, las cifras de mujeres gravemente perjudicadas, física o psicológicamente, y fallecidas, a manos de sus exparejas, ponen de manifiesto sin ninguna opción a duda o debate, y recalco lo de ninguna, que los poderes públicos deben intervenir y que la sociedad debe exigir esas medidas.

Hay mujeres que necesitan ser liberadas de su propia pareja, también menores en riesgo por esto, mujeres que deben ser protegidas de hombres cuyos instintos es imposible educar o reprimir, y no bastan carteles o anuncios en la tele, hay que hacer más, porque todo eso es real, y la ley es uno de los instrumentos para intentar ponerle freno, pero también se puede equivocar, así que debemos aprender y mejorarla en lo que se pueda.

14º ¿Qué provoca la violencia de género y como piensas que se podría solucionar?

Creo que no puedo responder taxativamente a esto. Por supuesto la educación y los valores de una sociedad son pilares básicos que hay que tener en cuenta. Y en ese objetivo de la educación, empezaría por tomar medidas contra quienes niegan que existe este tipo de violencia, contra quienes les ríen las gracias, contra cualquier cargo público que se utilice para emitir discursos de machirulo decimonónico, etc.

Pero también contra quienes interponen denuncias falsas, quienes impiden el trabajo de las autoridades para realizar las tareas que le son propias en esta materia, y quienes se lucran con subvenciones para promover la burda idea de que los hombres son el demonio. Y para los casos menos graves, tal vez aportaría imponer tareas socioeducativas con sesiones de realidad virtual que les haga ponerse en la piel de una mujer atemorizada. Pero en general, la mejor fórmula es seguir educando para la prevención.

5º Por último, cuéntanos de tu actividad actual y proyectos profesionales

Actualmente ejerzo como abogada, soy profesora en la universidad, trabajo en mi segundo doctorado, y presido la Asociación de Internautas. Mi proyecto más importante es organizarme bien para obtener todos los resultados que me he propuesto, pero también para poder asumir nuevos retos que realmente me motiven en el sector en el que me muevo.

Desde la Asociación de Internautas, y con el apoyo de mis compañeros, quiero seguir el ritmo habitual de activismo pro – derechos de los usuarios de la red que nos ha caracterizado durante 21 años, y si con ello contribuimos de alguna manera a mejorar el papel de la mujer en este entorno promoviendo el respeto a su trabajo, o en general, de cualquier colectivo necesitado de una dosis extra de apoyo, mejor que mejor, ahí estaremos.

Ha sido un placer entrevistarte y me alegro al ver que no estaba en un error al pensar que la Asociación de Internautas esta en buenas manos. Obviamente se aprecia tu coherencia y espero que mis hijas aprendan de tus consejos, y que todos tengamos muy en cuenta tus afirmaciones y sugerencias.

Te deseo lo mejor, y te invito a que seamos altavoz desde Noticias Mujeres, de cualquier cosa que estimes oportuno comunicar en un futuro.


pdfprintpmail