UE aprueba ayudas de 400 millones para desplegar banda ancha de muy alta velocidad en España


La Comisión Europea ha aprobado unas ayudas de 400 millones de euros para el despliegue en España de redes de banda ancha de muy alta velocidad, lo que beneficiará en particular a las empresas y ciudadanos que residen o tienen su sede en zonas del país en las que en la actualidad se recibe una conexión de banda ancha con velocidades insuficientes, o que directamente no cuentan con conectividad.





Celia Valdeolmillos - MCPRO - Estas ayudas recién aprobadas constituyen la prolongación de un régimen español que ya aprobó la Comisión Europea en 2013. Con él se buscaba apoyar el despliegue de redes de próxima generación en zonas que no contasen con la cobertura suficiente. Además, se enmarcan en las directrices vigentes en la UE sobre banda ancha, aprobadas también en 2013 y que permiten la aprobación de ayudas públicas cuando haya un fallo de mercado y cuando este tipo de inversiones acareen una mejora significativa en la conectividad. Por otro lado, se unen a las aprobadas hace varios meses por el gobierno español para llevar conexiones de al menos 100 Mbps a diversas zonas blancas del territorio.

La Vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de sus políticas de competencia, Margrethe Vestager, ha destacado sobre la aprobación a estas ayudas que «los consumidores y las empresas españolas deben beneficiarse de todo el potencial que encierra el crecimiento digital, con independencia de dónde se encuentren. Esta medida abordará la brecha digital entre las zonas urbanas y rurales de España. Con esta decisión respaldamos una vez más el uso de fondos públicos para los servicios de Internet de muy alta celocidad destinados a los hogares y las empresas en zonas donde la inversión privada es insuficiente«.

Los planes de despliegue de las redes de muy alta velocidad para los que se ha aprobado esta ayuda se ejecutarán a partir del próximo año 2020, y si todo sale como está previsto, su despliegue terminará en 2022. Su objetivo es la solución, al menos en su mayor parte, de los problemas de conectividad que hay en la actualidad en España. También la mejora de la cobertura y de la velocidad de conexión disponible.

Con esta medida se busca proporcionar apoyo a la construcción y puesta en marcha de redes con las que se pueda alcanzar una velocidad de carga y descarga de 300 Mbps, velocidad que en determinadas zonas podrá ampliarse hasta 1 Gbps. Estas redes se desplegarán sobre todo en zonas en las que existen ya redes de alta velocidad de un mínimo de 30 Mbps, o en las que está previsto su despliegue en fechas próximas. Además, también cubrirá, aunque en menor medida, áreas en las que ya hay redes de alta velocidad que permitan velocidades que no superen los 100 Mbps, o está previsto instalarlas.

Las autoridades ya han realizado el inventario de las infraestructuras de red que están disponibles en la actualidad en el territorio, y también han realizado diversas consultas públicas para concretar cuáles serán las zonas objetivo de la inversión de estas ayudas. No obstante, se van a realizar otras consultas públicas adicionales, que tienen como objetivo, entre otras cosas, garantizar la limitación al mínimo de las distorsiones de la competencia.

Todas las redes que se instalen gracias a estas ayudas ofrecerán acceso de forma abierta y al por mayor a todos los operadores. Este acceso tendrá que prestarse de manera transparente y no discriminatoria. Para conseguirlo se animará a inversores privados a invertir en la prestación de servicios de Internet de alta velocidad a empresas y domicilios particulares en las zonas que estén establecidas como objetivo de la implantación de estas redes de muy alta velocidad.


banner afiliacin

pdfprintpmail