Cuestionario sobre plataformas de movilidad


Archivado en Noticias, Sin Canon

La crisis de los discos vírgenes


Los CD para datos, de los que en el 2002 se vendieron 100 millones de unidades en España, pasarán a costar un 20% más en septiembre, según los planes de los fabricantes. Los internautas advierten que con la tasa se penaliza a quien no piratea música.





ÀLEX BARNET - La Vanguardia.es .- A partir del 1 de septiembre, comprar un CD o un DVD virgen para archivar cualquier contenido será más caro a causa del canon acordado recientemente por Asimelec, una asociación que agrupa a la mayoría de los fabricantes de soportes, y la SGAE y otras entidades que gestionan los derechos de autor.

La tasa, similar a la que ya se aplica en soportes tradicionales como el casete o la cinta de vídeo, es importante en términos económicos. Significa que un soporte como el CD para datos en el que pueden grabarse todo tipo de contenidos –del que el año pasado se vendieron en España 100 millones de unidades y que cuesta unos 60 céntimos de euro la unidad– aumentará su precio en más de un 20 por ciento.

La medida ha recibido las primeras críticas por parte de la Asociación de Internautas y de la Asociación de Ingenieros de Informática, quienes, además del factor económico, señalan que el canon es arbitrario, ya que repercutirá sobre discos que se utilizan exclusivamente para grabar material propio. Por ejemplo, para hacer copias de seguridad del ordenador. Ambas asociaciones también destacan contradicciones en la función del canon. En su opinión, la medida bendice la posibilidad de hacer copias para uso privado de cualquier música o película –algo permitido y estipulado por la ley–, mientras que, paralelamente, muchos CD de música y todos los DVD con películas llegan al mercado con sistemas de protección que impiden la realización de estas copias. En este marco, interpretan que el canon tiene su origen inconfesado en el creciente miedo a la piratería comercial, aunque tampoco aporta, en su opinión, una solución clara a esta compleja polémica.

“El canon es absurdo. Por un lado nos dicen que paguemos más por el soporte virgen con el argumento de que podemos hacer nuestras copias privadas, y luego te impiden hacer estas copias porque los sistemas están protegidos. Esto es ilógico. O permites hacer copias o quitas el canon”, explica a este diario el abogado Pedro Tur, miembro de la Asociación de Internautas.

Y añade: “La raíz del tema es que alguien piensa, equivocadamente, que esto es una buena medida contra la piratería. Se equivoca. Los usuarios normales no se dedican a ‘crackear’ medidas de protección; quienes saben hacerlo y se dedican a ello son las mafias que comercian con discos y películas, pero ése es un delito que hay que controlar de otra forma. No haciendo, como ahora, que pague el consumidor final porque siempre es el que está más a mano”.

El reciente acuerdo para el canon ponía fin a un contencioso judicial entre la Sociedad General de Autores de España y los fabricantes de soportes que ha durado unos 20 meses. Según el mismo, y sin tener en cuenta el IVA, un disco CD virgen para datos costará 13 céntimos de euro más que antes. Y los DVD para grabar, 0,70 euros más.

Tras desvelarse los términos del acuerdo, la Asociación de Ingenieros de Informática ha hecho publico un comunicado en que califica de “injusto” el canon sobre discos compactos vírgenes, ya que “empresas y estudiantes utilizan este producto para almacenar información propia”.

En este contexto, la nota se pregunta asimismo si en el futuro se creará un canon para el papel blanco, “porque puede servir para fotocopiar libros”.

La Asociación de Internautas, por su parte, es partidaria de retirar el canon o, en su caso, los sistemas de protección. Y ha anunciado, además, que impulsará una campaña masiva de denuncias ante los organismos competentes de defensa del consumidor.


pdfprintpmail