Elecciones UE 2019, NO al articulo 13


Archivado en Noticias, Sin Canon

Canon bestial


CARMEN FERRERAS/ La arriba firmante ya ha manifestado su opinión sobre el canon que la Sociedad General de Autores, homóloga de la Agencia Tributaria patria, ha impuesto a los CD y DVD. Apenas nada nuevo que añadir al respecto. Me ratifico en lo dicho y expresado públicamente. Pero es que la Asociación de Internautas, más afectada que la arriba firmante que ha decidido no dar a la SGAE un euro más, ha salido al paso poniendo cifra a esta imposición que el gobierno ha debido mirar con tan buenos ojos, que los ha cerrado.





Se especulaba con cifras abultadas, Nunca creí que lo fueran tanto. Según la Asociación de referencia, la SGAE, "además de resarcirse por las pérdidas por piratería, obtendrá un beneficio adicional, en 2004, de 4.975.359 euros. Eso en pesetas es una cantidad astronómica para ser adicional. La Sociedad General de Autores, insaciable, parece querer controlarlo todo y el personal, sobre todo los afectados, empieza a preguntarse ¿quién controla a la SGAE?

No seré yo quien cuestione la trasparencia de sus cuentas, pero son muchas las voces que se han levantado en las últimas semanas, pidiendo auditorías, pidiendo que se hagan públicas las cuentas de esta empresa para la que todo son beneficios. No se puede pretender abarcar tanto a sabiendas de lo que dice el refrán. Y dice el refrán que "el que mucho abarca poco aprieta". Claro que, estos de Autores, aprietan las clavijas de lo lindo hasta que alguna salte y se dispare.

Los internautas españoles están cabreados con razón. No se puede permitir que a los impuestos que de por sí pesan sobre CD y DVD, haya que añadir un canon tan bestial como el que ha señalado, no sé si unilateralmente, la Sociedad de Autores, hasta el punto de que haya beneficios adicionales multimillonarios. Ni las empresas de Esther Koplowitz, ni El Corte Inglés de don Isidoro, magníficamente gestionado y siempre con ganancias, producen tanto como este impuesto añadido que tanto dinero genera a esta Sociedad. Lo que no entiendo es por qué José María Gironella, autor de "Los cipreses creen en Dios", uno de los libros, una de las novelas más leídas y vendidas, murió casi en la indigencia. ¿O es que esta Sociedad sólo tiene que ver con los autores de letra y música de tantos discos y los otros, los de los libros, pertenecen a otra que se rige por postulados distintos? Confieso que lo ignoro.

Lo que no puedo ignorar es la cifra facilitada por la Asociación de Internautas que, ya digo, para ser un beneficio adicional, no hace otra cosa que poner de manifiesto el canon bestial con el que trabaja una Sociedad, llamada de autores, ahora cuestionada por su avaricia.

Zamoreando La Opinión El Correo de Zamora


pdfprintpmail