El Congreso insta al Gobierno a otorgar Internet como servicio Universal


El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó hoy por unanimidad una proposición de ley del PSOE --enmendado con propuestas de CiU-- por la que se insta al Gobierno a otorgar a Internet la consideración de servicio universal, en el marco de las directivas europeas y de la reforma ya iniciada de la ley General de Telecomunicaciones, que actualmente se tramita en la comisión parlamentaria de Ciencia y Tecnología




La enmienda de CiU parcialmente aceptada recogía las propuestas básicas que defendieron los socialistas e incluía otra propuesta del BNG para sustituir la tecnología TRAC (Telefonía Rural de Acceso Celular).

Así, el texto aprobado pide al Gobierno que, en esa declaración de Internet como servicio universal, asegure el suministro de telefonía fija en los hogares, a precio asequible y con ancho de banda, capaz de soportar servicios de fax y datos hasta 33.600 bps en los ámbitos nacional e internacional, así como el suministro a los hogares de servicios de acceso de proveedores de servicios de Internet, con una calidad tasada que permita velocidades de transmisión en el entorno de 33.600 bps, en condiciones de tarifa plana a un precio asequible.

Además, quiere que garantice el suministro gratuito a las instituciones que prestan servicios públicos de educación y sanidad de un conjunto mínimo de servicios de Internet, que incluya los servicios de navegación, transferencia de ficheros y correo electrónico a un calidad tasada.

Asimismo, pretende que el Gobierno prevea, antes de la consideración de Internet como servicio universal, la paulatina sustitución del sistema TRAC (Telefonía Rural de Acceso Celular) por un sistema que pueda permitir el acceso a la red a una velocidad y calidad adecuadas y para toda la población, independientemente del territorio en donde se resida.

UN AÑO DE RETRASO

Desde el PSOE, Francisca Pleguezuelos justificó la presentación de su propuesta dado que, recordó, el Gobierno todavía no ha llevado a la práctica otra iniciativa aprobada el año pasado por el Congreso en la que se le instaba a presentar un plan detallado que concretara las obligaciones del servicio universal de telecomunicaciones y su financiación.

En este sentido, recordó que el concepto de servicio universal no sólo busca extender a todos los ciudadanos, en condiciones de igualdad, los beneficios que para su desarrollo proporcionan las Nuevas Tecnologías, sino que también constituye un elemento básico de cohesión social y territorial.

Por eso, dijo, se hace necesario revisar el contenido del servicio universal, su sistema de precios y la calidad con la que dicho servicio debe ser suministrado. "Tres años después de la publicación de la Ley General de las Telecomunicaciones, los operadores no conocen cuánto van a tener que aportar a la extensión del servicio universal y el operador dominante, Telefónica, ha paralizado en parte sus inversiones comprometidas al ver que Ministerio Ciencia y Tecnología se retrasaba algo tan básico como es la inclusión internet como servicio universal", apostilló.

ENMIENDA DE CIU

El portavoz de CiU en el debate, Jordi Jané, precisó que su enmienda pretendía recoger la filosofía fundamental de la propuesta orginal de los socialistas y enmarcarla en la actividad que al respecto ya está desarrollando el Congreso. La propuesta contó con el respaldo explícito de Coalición Canaria y BNG, y con el voto favorable de IU que, sin embargo, calificó de "redundante" la iniciativa.

Por su parte, la portavoz de Ciencia y Tecnología del PP, Ana Mato, subrayó que, desde 1996, el Gobierno del PP está adoptando las medidas necesarias, y demostrando con hechos, que quiere desarrollar la nueva Sociedad de la Información como una sociedad de "oportunidades para todos", mejorando la calidad, los servicios y los precios en este ámbito.

Como ejemplo de esta posición, recordó que en estos momentos se está tramitando la reforma de la Ley de Telecomunicaciones en este punto del servicio universal e hizo referencia al proyecto Info XXI diseñado por el Ejecutivo, con una inversión de más de 825.000 millones de pesetas. "Al final, lo importante son los hechos frente a las palabras, aunque sean palabras bonitas", apostilló.

Reproducido de Eruopapress

pdfprintpmail