Cuestionario sobre plataformas de movilidad


Archivado en Noticias, Acceso

La CMT obliga a Telefónica a rebajas de hasta el 63% para competir en Internet


Telefónica deberá retocar drásticamente a la baja sus precios si quiere competir en el creciente negocio de Internet a alta velocidad. A cambio de permitir que la compañía ofrezca servicios al usuario final, el regulador le obligará a alquilar sus redes a los rivales con descuentos del cuarenta y siete al sesenta y tres por ciento.




Telefónica deberá mejorar sus precios de forma sustancial a los nuevos operadores si la compañía sigue adelante con sus ambiciones en el negocio del ADSL. Esta tecnología, que permite el acceso a Internet a alta velocidad, se ha convertido en uno de los frentes más polémicos en el sector, por las grandes pretensiones de Telefónica, que quiere hacer de ella la puerta de entrada hacia todo tipo de servicios multimedia. A pesar de que la batalla se ha convertido en un laberinto técnico, la raíz del enfrentamiento es simple.

Telefónica, que ya ofrece ADSL a través de sus filiales Terra y Telefónica Data, quiere ofrecer también el servicio de forma masiva a través de Telefónica de España. El interés de esta compañía en el mercado minorista es el origen de la disputa, ya que Telefónica podría convertirse en juez y parte, entienden los rivales. ¿Por qué? Porque Telefónica, además de querer ser minorista, es al mismo tiempo mayorista, alquilando redes a sus propios competidores para que éstos a su vez revendan el servicio ADSL al usuario final.

Para evitar que esta doble situación provoque un estrangulamiento del mercado, la CMT, organismo presidido por José María Vázquez Quintana, decidió establecer un esquema de precios para regular a Telefónica. Los precios, que se hicieron públicos ayer, suponen un recorte al poder de maniobra de Telefónica de España. Para cada una de las tres modalidades de ADSL para el mercado minorista que la operadora baraja, y que están pendientes de la aprobación del Gobierno (ver cuadro), la CMT fija lo que llama coeficientes. Estos coeficientes se traducen en la práctica en la diferencia que debe haber entre precios minoristas y mayoristas, y por lo tanto, en los márgenes que conseguirán los nuevos operadores.

Por ejemplo, si Telefónica fija como precio minorista 39,06 euros (seis mil quinientas pesetas) al mes por una línea ADSL (la actual oferta Estándar), del lado mayorista tendría que ofrecer esa conexión un cuarenta y siete por ciento por debajo. Es decir, a 20,70 euros, frente a los veinticuatro euros actuales. Ese cuarenta y siete por ciento va a parar a los nuevos operadores.

Otra regla es que este tipo de porcentajes es fijo para cada modalidad de ADSL. Si Telefónica baja el precio de la oferta Estándar, también deberá bajar el precio mayorista, de manera que los nuevos operadores siempre conserven el cuarenta y siete por ciento de margen. Por otro lado, los márgenes crecen a medida que las ofertas son más caras y completas.

En la siguiente modalidad (Class), a 74,98 euros, los nuevos operadores conseguirán un margen del cincuenta y tres por ciento, ya que Telefónica les dará el servicio mayorista a 35,23 euros. Ahora cobra 55,17 euros. En la oferta más cara (Premium), a 150,57 euros, los nuevos operadores consiguen su mayor margen, el sesenta y tres por ciento, ya que podrán alquilar líneas a 55,7 euros, frente a los 113,4 euros actuales.

La CMT se ajusta así a las peticiones de los nuevos operadores en materia de precios, según fuentes de Astel, la Asociación de Operadoras de Telecomunicaciones, que reúne a la mayor parte de los competidores de Telefónica. En sus alegaciones ante la CMT, Astel solicitaba márgenes de entre el cuarenta por ciento y el cincuenta por ciento para que los nuevos operadores pudieran competir con Telefónica, que recurrirá legalmente la medida de la CMT.

Reproducido de Expansion Directo

pdfprintpmail