Quedate en casa



Archivado en Noticias, Mundo Internauta

Los portales universitarios incumplen la normativa sobre accesibilidad


Las universidades españolas se preparan para el nuevo curso académico con el reto de hacer más accesibles sus portales en Internet. Y es que nueve de cada diez universidades públicas no cumplen los mínimos criterios reconocidos internacionalmente de accesibilidad para discapacitados y personas de avanzada edad, según concluye un estudio de 48 universidades elaborado por la consultora Activa .





Los autores del informe, realizado del 13 al 17 de agosto, consideran que para subsanar las deficiencias detectadas es necesario que tanto los responsables de los sitios web como los propios rectores de las universidades se conciencien de la importancia que tiene para la libre circulación de contenidos la accesibilidad de los portales a través de los que estos centros universitarios se abren al colectivo internauta y a la sociedad en general.

Pero es que además existe una normativa sobre la materia que obliga a los organismos públicos, entre los que se encuentran las universidades, a cumplir con una serie de recomendaciones básicas dirigidas a promover la accesibilidad de la información que se proporciona desde sus sitios web. En este sentido, hay que recordar que la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE) establece en su disposición adicional quinta que "las Administraciones públicas adoptarán las medidas necesarias para que la información disponible en sus respectivas páginas de Internet pueda ser accesible a personas con discapacidad y de edad avanzada", contando para ello hasta el 31 de diciembre de 2005 como plazo máximo.

Asimismo, el Parlamento Europeo aprobó en abril de 2002 una resolución sobre la Comunicación de la Comisión "eEurope 2002: Accesibilidad de los sitios Web públicos y de su contenido", en la que fija los aspectos que se han de tener en cuenta a la hora de facilitar los contenidos digitales a estos colectivos.

Software automatizado

En este estudio, que pretende llamar la atención sobre una situación generalizada en una amplia mayoría de los portales universitarios, se han utilizado herramientas automatizadas de accesibilidad, especialmente aquellas que se incluyen en el programa TAW (Test de Accesibilidad Web) desarrollado por el Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (Ceapat), dependiente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

El software TAW permite comprobar el grado de cumplimiento de un sitio web con las pautas de accesibilidad WAI (Web Accesibility Iniciative) marcadas por el World Wide Web Consortium, -organismo creado en 1994 para el desarrollo de protocolos comunes que promuevan la evolución y seguridad de la World Wide Web-, para facilitar el acceso y la navegación por la Red a discapacitados y personas mayores.

Con una media de 28 errores por portada, el análisis de Activa demuestra que los portales universitarios no han alcanzado de momento el nivel de accesibilidad suficiente para cumplir la ley y, en consecuencia, facilitar el acceso a la información a estos colectivos. En los mejores puestos de la clasificación se sitúan las Universidades Pompeu Fabra y la de Santiago de Compostela, en cuyo sitio web destaca una sección especial para discapacitados, donde disminuye el número de fotografías, animaciones y elementos multimedia con el objeto de lograr mayor rapidez para la carga de las páginas. Por el contrario, las webs menos accesibles son la de la Universidad Complutense y la Rey Juan Carlos.

Es también significativo el caso del portal de la Universidad de Sevilla. Aunque éste ocupa la mejor posición del ranking, la accesibilidad en él no es la que se desearía, a pesar del uso de herramientas automáticas. A este respecto, el director general de Acctiva, Andrés Amorós, advierte de que "no basta con pasar una herramienta automática para ser accesible. Ninguna herramienta automática puede asegurar la accesibilidad de un sitio web. Es necesario un estudio manual de un consultor para garantizar el cumplimiento de la ley".

Por Barbara Yuste ABC


pdfprintpmail