Estate informado al momento. Siguenos en Telegram


Archivado en Noticias, Gobierno y Leyes

Slamming: Moroso por teléfono


Juan Fernández Ariza figura desde el 30 de septiembre en un listado de morosos por no haber pagado las facturas a una compañía telefónica que nunca contrató. La situación parece ridícula, pero es real, tanto como los recibos que le llegan todos los meses, desde mayo, de la compañía Uni2, a la que sólo pidió información sin compromiso. Juan lleva seis meses pagando a Telefónica por sus llamadas y devolviendo los recibos que le expide Uni2 por las mismas llamadas y por un acceso de banda ancha a Internet que no tiene. Y eso le ha convertido en moroso.





TEXTO: EDURNE ELÍO. Diario de Navarra

La historia de Juan, un electricista de Burlada de 42 años, empezó en mayo. Ese mes le llamó una comercial de Uni2 para invitarle a ser cliente de la compañía. «Me ofreció tarifas muy bajas y llamadas metropolitanas gratis. Yo le indiqué que me mandase la información para analizarla y le di mis datos personales. Me pidió también el número de cuenta y yo se lo facilité porque me dijo que era sólo para agilizar los trámites en caso de me decidiese a cambiar a Uni2. Me aseguró que no me comprometía a nada y que recibiría un contrato en casa con todas las condiciones que debería firmar para pasar a Uni2».

Pero a casa de Juan no llegó ningún contrato sino la primera factura de Uni2 por una tarifa plana ADSL 24 horas ciudad, que no tiene, y llamadas a móviles. Las metropolitanas eran gratis. En total, 30,6 euros. «No lo podía creer. Yo no había contratado nada, nunca firmé ningún documento. Así que fui al banco a devolver el recibo. Tengo que estar pendiente de la cartilla para que no me pasen facturas».

En julio, en agosto y en septiembre le volvieron a pasar por cuenta 32,45 euros, 36,46 euros y 45,90 euros, respectivamente. Devolvió todas. Y comenzó a recibir cartas reclamándole el pago y advirtiéndole de que si no lo hacía, sería incluido en un fichero de morosos. La mujer de Juan, Arantxa Santesteban Cordesa, de 44 años, trabajadora del centro de salud de Villava, llamó a Uni2 dos veces y las dos sin éxito. «Primero una operadora, luego me ponían música, me pasaban con otra, me volvían a hacer esperar, y todo para decirme que era cliente y no había pagado. Era un despropósito», relata Arantxa.

Mientras tanto, el matrimonio seguía recibiendo puntualmente las facturas de Telefónica con las llamadas realizadas. «Querían cobrarnos los dos las mismas llamadas», cuenta Juan.

El matrimonio acudió a la Asociación de Consumidores Irache para preguntar qué podían hacer. «Te sientes fatal por haber sido un pardillo, por haber dado el número de cuenta. Te sientes impotente porque nadie te hace caso. Te sientes engañado y timado», dice Juan.

Susana Arizkun remitió desde Irache la queja de sus clientes. En unos días, recibió una carta de Uni2 en la que la compañía reconocía que dio de alta a Juan Fernández Ariza «sin su consentimiento», que «cancela el servicio con Uni2» y que se ha dado la orden de anular todas las facturas.

La carta de Uni2 estaba fechada el 28 de septiembre y Juan y Arantxa pensaron que ese día terminaban sus problemas. Pero una semana después llegó a su casa una carta de Asnef-Equifax, una empresa de servicios de información sobre solvencia y crédito. Les comunicaba que habían sido incluidos, con fecha 30 de septiembre, en su listado de morosos por no haber saldado sus deudas con Uni2.

«Ahora es cuando ya no entendemos nada de nada. No sabemos si en octubre nos volverá a facturar Uni2, si nos volverán a reclamar unas deudas que en realidad no debemos, si nos han borrado de verdad de Uni2... Sólo queremos que esto no le pase a nadie más porque es una experiencia horrorosa, llamas a la compañía telefónica para reclamar y no eres nadie».

Este periódico llamó a la compañía Uni2 para que le explicase sus procedimientos para dar de alta a clientes. Una empleada del servicio de atención al cliente explicó que para dar un alta completa, es decir, para que todas las llamadas sean facturadas por defecto por Uni2 (preasignación), solicitan un contrato firmado o un consentimiento verbal, que debe ser grabado y poder ser verificado. «Si no se cumple este requisito, el cliente no puede ser preasignado a Uni2», aseguró.

Por su parte, Telefónica acusa a otras operadoras de «prácticas fraudulentas». Ya ha denunciado ante la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones «miles de casos de clientes cambiados de compañía sin haber dado su consentimiento». Muchas denuncias están dirigidas contra Uni2.

Más información sobre Slamming en España. https://www.internautas.org/search.php?query=Slamming&topic=9&author=&days=0&type=stories


pdfprintpmail