Archivado en Noticias, Gobierno y Leyes

Duras críticas de los ayuntamientos a la presión estatal sobre redes públicas


Al cierre de SenseFils, en Barcelona, se suman las multas a Atarfe (Granada) y a la localidad de Ponte Areas (Pontevedra)




Àlex Barnet - La VanguardiaBARCELONA

La presión de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) sobre las redes municipales que ofrecen conexión gratuita a internet está creando una gran polémica. Los municipios afectados estiman que, contrariamente a lo que se argumenta desde la CMT, ellos dan un servicio público que no entra en competencia con las operadoras comerciales.

Hace unos días, el Ayuntamiento de Barcelona decidió, ante las repetidas amenazas de la CMT, cerrar su servicio SenseFils BCN, una red inalámbrica wi-fi que ofrecía conexión a unas sesenta webs oficiales y que se había convertido en un emblema de este movimiento.

Según datos de Localret, organismo que agrupa a la gran mayoría de municipios catalanes, en Catalunya existen otros ochenta proyectos de redes municipales que pueden tener graves problemas si, desde la Administración, se siguen aplicando los mismos criterios sancionadores.
La localidad granadina de Atarfe y la pontevedresa de Ponte Areas han sido ya sancionadas por la CMT con multas de 5.200 y 9.200 euros, respectivamente. En Atarfe, un municipio pionero en España en la introducción de servicios digitales, valoran la multa casi como un éxito y señalan que no van a abandonar. "Vamos a recurrir la multa, y seguro que ganamos, pero de entrada los 5.200 euros son una victoria moral, porque al principio se dijo que podían sancionarnos con medio millón de euros o más.Una locura", explica a este diario Antonio Rojo, concejal de Fomento y Nuevas Tecnologías de Atarfe.

"Mantendremos el servicio y vamos a luchar por lo que es un derecho básico de los ciudadanos. Internet es como la enseñanza y hay que garantizar un servicio mínimo y público para todo el mundo. Es muy fácil entender porque no competimos con la oferta comercial. Nuestra red tiene un ancho de banda relativamente bajo y está dirigida a todo el mundo. El gran ancho de banda queda para las operadoras comerciales y para quien pueda y quiera pagar los 40 euros mensuales que cuesta esta conexión", añade Rojo.

No existe un censo de las redes de iniciativa municipal que existen en España, pero se estima que pueden ser algunos cientos. Muchos de estos proyectos han surgido en zonas con una inexistente o deficiente oferta de conexión a internet, ya que el mercado actual, concentrado en las conexiones de cable y el ADSL, da toda la prioridad a las zonas urbanas, que son más rentables económicamente, y se olvida de núcleos más alejados y con menor densidad de población. En Catalunya, por ejemplo, existen, según datos de Localret, 400 municipios que padecen esta deficiente situación. "En este contexto, muchas redes municipales lo que hacen es dar un servicio que las operadoras comerciales no dan", explica Jordi Pericàs, director general de Localret.

Redes públicas, la rebelión de los municipios

Para firmar la carta a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT)





pdfprintpmail