Archivado en Noticias, Cable

Retecal le cobra "Películas X" que nunca solicitó


Las facturas de la televisión por cable le están creando más de un dolor de cabeza a un matrimonio ponferradino con dos hijos de corta edad. Dolores de cabeza y quién sabe si 100.000 pesetas menos en su cuenta corriente para pagar la compra de decenas de películas clasificadas X a través de su decodificador de la señal que no han encargado en ningún momento.





El matrimonio, que se han negado a pagar lo que no ha comprado, ha contratado los servicios de un bufete de abogados para buscar una solución al desaguisado, ante la falta de respuesta a sus reclamaciones en Retecal _que niega que la línea pueda estar intervenida_ y en previsión de que les corten la línea y les demanden por devolver las facturas.

Madrugar para ver cine X, o llegar a visionar pornografía durante ocho horas en el mismo día, es un hábito que no tiene este matrimonio, que ha visto como desde mediados de febrero la empresa le cargaba en su factura televisión y teléfono bajo el eufemístico nombre de «evento especial», medio centenar de películas X. El matrimonio ha recibido ya las facturas de febrero y marzo y la confirmación por parte de Retecal de que en el periodo de abril a junio también se le facturarán importantes cantidades por la compra de películas pornográficas, lo que podría elevar a 100.000 pesetas el coste de una afición de otra persona.

Porque los abogados de Canedo & Asociados que se encargan del caso, están convencidos de que alguién ha intervenido el cable o compra las películas X a través del descodificador de sus clientes. En Retecal han asegurado al bufete que las películas han sido compradas por el matrimonio y no hay ningún error posible, pero los abogados del matrimonio insisten en que la empresa no ha avisado a su servicio técnico para verificar la posibilidad de que la línea esté «saboteada» por alguien a quién su afición a las películas pornográficas le está saliendo gratis.

El matrimonio puede demostrar con testigos que ninguno de los dos ha podido encargar las películas. Y sus hijos son demasiado pequeños, tres y seis años, como saber hacerlo. Algunas de las películas, según aparecen en las facturas se encargaron antes de las ocho de la mañana, cuando el marido ya se encuentra en su puesto laboral, un poco más tarde, cuando la esposa se apresura a llevar a los niños al colegio y está a punto de dejar su domicilio, e incluso en días en los que la familia entera se encontraba fuera de casa.

De momento, Canedo y Asociados, que conoce un caso similar de otro matrimonio de edad avanzada, ya ha enviado un requerimiento formal a Retecal para solucione el problema y facturen a sus clientes sólo el coste de las llamadas de teléfono y la cuota de la televisión.

http://www.diarioleon.com/hoy/bierzo.html#bier4


pdfprintpmail