No habrá Fibra Óptica en Lleida


La ausencia de clientes congela el proyecto de extender la red de fibra óptica en Lleida

Sólo tendrán acceso los vecinos del centro mientras quedan fuera los barrios y las Rondas





La falta de abonados ha paralizado el proyecto de cablear toda la ciudad de Lleida. A mitad del próximo mes de diciembre finalizarán las obras de la segunda fase del cable y las otras dos, que el Ayuntamiento tenía previstas para que el servicio de telecomunicaciones por cable llegase a todos los rincones de la ciudad, quedará en suspense. Las empresas de telecomunicaciones han decidido, de momento, congelar las inversiones para extender toda la red de fibra óptica por Lleida. De momento, sólo tendrán acceso los vecinos del centro, mientras que quedarán fuera la zona de Ronda y los barrios.

En 1999, el Ayuntamiento de Lleida firmó un convenio con Localret y las operadoras Retevisión, BT, Al.Pi, Jazztel y Menta para construir una red compartida de fibra óptica. La primera fase, que ya está ejecutada, comprendía el cableado de la rambla Ferran, Francesc Macià y las avenidas de Príncep de Viana y Blondel.Esta ya está finalizada. La segunda, que concluye el próximo mes de diciembre, extiende la comunicación por cable a las avenidas Catalunya, Prat de la Riba, Balmes y Aragó. La tercera y cuarta fase, que son las que de momento quedan paralizadas, preveían la llegada de este servicio a los ocho barrios de Lleida y a la zona de Ronda.

El alcalde de Lleida, Antoni Siurana, informó ayer que este parón en las obras del cable obedece a la crisis que están atravesando todas las compañías del sector y no únicamente afecta a Lleida.«Es cierto que estas empresas están viviendo un momento de inflexión.Habrá que esperar que pase la crisis para que se recuperen las inversiones. Pero es una crisis generalizada, que no sólo afecta a Lleida».

Siurana precisó que aún así «Lleida está en ventaja respecto a otras muchas ciudades de Cataluña porque aquí fuimos pioneros en impulsar la construcción de redes de fibra óptica compartidas.Ahora, al menos, una parte de la ciudad está cableada, porque con la crisis que hay en el sector, no impulsaríamos esta iniciativa como tampoco lo harán otras ciudades y quedarán en desventaja».

Además recordó que gracias a las obras del cable «se ha mejorado urbanísticamente esta zona de la ciudad».

El comercio será el sector que saldrá más perjudicado por el retraso en el cableado. «El hecho que de momento se retrase la llegada de la red de fibra óptica a los barrios perjudica entre un 10 y un 20% de comercios de la ciudad», valoraba ayer Joan Simó, presidente de la Confederació d'Empresaris de Lleida.

El Mundo


pdfprintpmail