Localret pide a las administraciones 480 millones de euros para el cable


Los municipios catalanes están convencidos de que sin inversión pública no podrá evitarse la fractura digital.





Localret, un consorcio que agrupa a 781 ayuntamientos catalanes, pedirá hoy durante la celebración de su quinta asamblea una inversión de 480 millones de euros (80.000 millones de pesetas) para desplegar la banda ancha por todo el territorio catalán. La agrupación pretende que parte de este dinero sea aportada por las administraciones, tanto por el Ministerio de Ciencia y Tecnología como por la Generalitat.

Esta reclamación se produce después de que Localret haya completado un estudio sobre el mercado del cable en Cataluña. El informe, que ha costado 1,2 millones de euros (200 millones de pesetas), detalla la situación de la demanda de tecnología en cada comarca y municipio catalanes y cuantifica el coste que supondría desplegar la red a cada uno de estos rincones.

Además, Localret pretende que la Unión Europea también se involucre en este objetivo. Tanto con la aportación de fondos europeos como convirtiendo a Cataluña en la primera región europea que, de forma experimental, desarrolle el nuevo servicio universal de telecomunicaciones. El presiente de Localret y alcalde de Manresa, Jordi Valls, aseguró ayer que el consorcio ya ha trasladado esta propuesta al Gobierno central para que trate de materializarla durante el semestre en que presidirá la UE.

Volumen de negocio

Según el estudio, la banda ancha llega actualmente el 80% de la población catalana, pero sólo a cuatro comarcas Barcelonés, Vallès Occidental, Baix Llobregat y Garraf, que suman el 61,38 por ciento del volumen de negocio en Cataluña. En otras comarcas, como el Pallars Sobirà la demanda de nuevas tecnologías se reduce a un 0,08% y, según Localret, es improbable que los operadores privados quieran invertir, por lo que considera que es necesaria la aportación de fondos públicos. En conjunto, el estudio concluye que son 26 las comarcas catalanas, un 20% de la población, cuyo cableado no resultará rentable.

Valls explicó que tras la crisis vivida por las empresas tecnológicas el año pasado, la estrategia de negocio de los operadores catalanes se ha modificado «se ha producido una reducción de las inversiones en redes troncales y un alza en las de accesibilidad». «Las inversiones tienen un bajo índice de retorno, de facturación efectiva, por eso las compañías han concentrado su potencial inversor en los accesos, beneficiando a las zonas más pobladas», indicó Valls.

El presidente de Localret aseguró que este problema podría solucionarse, además de con la inversión pública, con mayor control por parte de la Comisión del Mercado Tecnológico

El Mundo


pdfprintpmail