Dimite el director general de la operadora de cable Madritel


Está previsto que José Carlos Serrano Rodríguez, su homólogo en Supercable, tome las riendas de la operadora madrileña de Auna





La convulsión interna que vive Madritel, operadora de cable del grupo de telecomunicaciones Auna, se ha cobrado una nueva víctima. Luis Javier Rodrigo Salmerón, director general de la compañía madrileña y su máximo responsable desde que Victoriano Reinoso asumiera la presidencia de Auna Cable, presentó el pasado miércoles su dimisión.

Según ha podido saber LA GACETA, su puesto será asumido por José Carlos Serrano Rodríguez, director general de Supercable desde 1998, la operadora del hólding participada por Endesa, el SCH y Unión Fenosa, que presta servicio en Andalucía. Nacido en Pinos Puente (Granada, 1949), es ingeniero superior de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid (1968-72), y comenzó su andadura profesional en la Compañía Sevillana de Electricidad, filial de la presidida por Rodolfo Martín Villa.

Muchos más cambios

La salida del director general es la más llamativa pero no la única que se ha producido durante el último mes en la operadora madrileña. Y se enmarca en el proceso de reorganización interna provocado primero por el nacimiento de Auna Cable - que agrupa a Madritel, Supercable, Menta (Cataluña), Able (Aragón) y Canarias Telecom- , aprobado a principios del pasado mes de julio, y segundo por su nuevo plan de negocios, que incluía recortes de plantilla que provocaron un conato de movilización sindical que no llegó a cuajar - ver LA GACETA del 17 de octubre.

De todos modos, la mayoría de los directivos ha encontrado un hueco en Auna Cable. Es el caso del director de Servicios Corporativos, Ángel Pérez; del director de Red, Feliciano Espósito, o de la directora de Comunicación y Relaciones Institucionales, Isabel Saracho. Y muy probablemente de los dos asistentes que tenía Luis Javier Rodrigo Salmerón: Edume Echave, de Dirección General, y Gema Otero, de Departamento.

El futuro inmediato de otros cuadros de la compañía es más incierto. Así, el director de Planificación Estratégica y Control, Vincenzo Putignano, volvería a Telecom Italia; su compatriota Guido Marino, director de Desarrollo Corporativo, optaría por la jubilación, y no se sabe muy bien qué será del director de Empresas, Jesús Herrarte.

Permanecen en la casa

Otros responsables que continuarán desempeñando su labor en Madritel serán el secretario general y director de Asesoría Jurídica, Javier Garbolés; el director Económico-Financiero, de Servicios Generales y de Recursos Humanos, Carlos Alcoz; el de Planificación, Tecnología e Ingeniería, Félix Martín; el de Construcción, Jesús Pelegrín, y el Comercial, Enrique Hernández. La profunda reestructuración que vive la compañía, que proseguirá en los próximos meses, también está afectando a un segundo nivel ejecutivo. Al menos seis gerentes de la operadora madrileña de cable ya tendrían asegurado un puesto de trabajo en Auna Cable: Carmen Martín, de Calidad; Víctor San Román, de Jurídico; Juan José Ruiz de la Torre, de Facturación; Carmen Abreu, de Servicios Interactivos y Márketing; Ana García, de Atención al Cliente, y Ana García Vilariño, de Desarrollo de Productos.

SCH, enlace hacia un solo operador de cable

El negocio del cable ha sido el más cuestionado dentro de Auna, tanto por el socio tecnológico saliente, Telecom Italia, como por los posibles nuevos entrantes, entre los que podría estar France Telecom. Las inversiones acometidas no han alcanzado los niveles de rentabilidad esperados y esto ha llevado a una drástica revisión a la baja de dichas inversiones para los próximos años, cuyas cifras definitivas quedarán reflejadas en los nuevos planes de negocio. En este escenario el SCH, que ha ido situándose como accionista de referencia de Auna en una meteórica ascensión desde el 1,1% que controlaba en marzo del presente año hasta un posible 25% tras la salida de Telecom antes de que acabe el ejercicio, se convierte en el principal socio de los negocios de cable en España. El banco que preside Emilio Botín controla además el 19,9% del operador de cable Ono (Cableuropa), presente en la mayoría de demarcaciones donde no está Auna, y los rumores del sector apuntan a que la compañía de Cableuropa podría acabar haciéndose con las operadoras integradas en Auna Cable y las que, sin haber sido integradas en el hólding, están participadas por Auna, lo que daría lugar a un operador de cable nacional.Mientras Ono alcanza niveles de penetración superiores al 25%, en Auna se afanan desde hace meses en reestructurar el negocio del cable con estrategias como la paralización temporal de la extensión de red para tratar de aumentar la base de clientes allí donde ya está tendida. Esta fórmula, que ya fue utilizada por Menta (Cataluña) en el mes de mayo, se repite ahora en Madritel.

La Gaceta de los Negocios


pdfprintpmail