Archivado en Noticias, Software Libre

Patentes de Software: La lucha continúa......


En los 40 días desde el 21.12.2004 hasta hoy más de 40 000 ciudadanos (más de 28 000 firmas verificadas [1]) han agradecido al ministro de Informatizació de Polonia su intervención en el Consejo de la UE. Las firmas se pueden entregar a las autoridades esta semana que viene. Polonia ha aplazado dos veces la adopción formal de un texto para la directiva de patentes de programación[2] que, sin definir ninguno de los criterios restrictivos, deja la puerta abierta para patentar software en la UE. Durante los últimos años, Eurolinux ha recogido más de 380 000 firmas en contra de las patentes de programación [3].




El texto del Consejo[4] es el resultado de un acuerdo político del 18 de mayo de 2004 que ha recibido las críticas no sólo de la ciudadanía, sino de los parlamentos de Alemania [5], Polonia[6] y Holanda [7]. El
partido social-demócrata danés ha pedido un nuevo aplazamiento a su ministro, y el comité de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo podría discutir la semana que viene si pide a la Comisión que eche para atrás todo el proceso de codecisión y vuelva a empezar[9]. Letonia i Hungría también han presentado declaraciones unilaterales donde se preocupan por las consecuencias de la directiva. [10]

Teniendo en cuenta sólo la oposición de Holanda, o sólo la de Polonia o sólo la de Alemania, además de los gobiernos que no lo apoyaron en el Consejo (el español, el austríaco, el belga y el italiano), ya no hay
mayoría cualificada. La única manera de poder adoptar el texto actual en el Consejo es que se considere un punto "A" del orden del día, es decir una de los textos que se consideran ya pactados y se aprueban por asentimiento con todos los demás al principio de la reunión. Es decir, la única manera de tomar una decisión sin mayoría es no votarla explícitamente. [12]

Hay otra opción legal, según los expertos[13], que consiste en pedir que la directiva se considere un punto "B" del orden del día. Éstos son los que se debaten y se votan explícitamente.Es decir,se puede reabrir el debate. El Consejo no puede cambiar de opinión una vez ha adoptado una posición común, pero como que todavía no lo ha hecho, es perfectamente lícito renegociar el acuerdo político.

Es interesante, a las puertas de un referéndum sobre la constitución europea, plantearse cuáles son las reglas actuales del juego democrático/diplomático. El marco actual define un proceso de codecisión en el Consejo en dos fases. Primero se llega a un acuerdo político, quizás con una única reunión del Consejo, quizás con cambios de última hora, normalmente a partir de los borradores preparados por personal diplomático no electo. Y después, antes que se adopte como posición común hay que pasar por otra reunión del Consejo. La única razón para incluir una segunda decisión es permitir más de un resultado posible, de forma que aunque el resultado habitual sea adoptar el acuerdo político, tenemos reglas para rechazarlo si es necesario (si el acuerdo político se tuviera que adoptar siempre para qué se iba a llevar de nuevo al Consejo ? seria un paso redundante). La costumbre de no renegociar los textos después del acuerdo político permite acelerar el proceso legislativo y lo hace más eficiente. Las reglas que permiten renegociarlo permiten corregir precipitaciones porque dan tiempo a los parlamentos de los estados para intervenir y hacen el proceso legislativo algo más democrático.

En nuestro caso, algunos parlamentos y gobiernos han expresado su desacuerdo con el texto, que se presentó como lo que no era, se pactó sobre la marcha en una votación poco clara[14] en una única reunión de ministros. Ya se ve que la opinión de los parlamentos, expresada un tiempo después del acuerdo político de mayo, y con algo más de debate, es a la vez más democráticamente representativa de la posición de los estados miembros y menos improvisada que el resultado de la reunión del 18 de mayo. Teniendo en cuenta estos posicionamientos el texto de mayo no reúne la mayoría cualificada necesaria. Y tenemos reglas que nos permiten reabrir el texto y alinearlo mejor con lo que han dicho los parlamentos. Y aún así dudamos en si aplicar las normas actuales para reabrir el texto porque no osamos abandonar la costumbre que los acuerdos políticos siempre se adoptan. Esta costumbre no sirve siquiera para acelerar el proceso de codecisión de ésta directiva, pues han pasado ya muchos meses desde el acuerdo político sin que se adopte (y aunque se adoptase la semana siguiente, 8 meses entre acuerdo político y posición común no es precisamente agilidad). Además, que el Consejo adopte un texto contrario al Parlamento Europeo sólo acortaría esta primera lectura, pero haría más largas y difíciles las siguientes y por lo tanto enlentecería la legislación.

Por eso tener la valentía de corregir el texto en el Consejo, que es donde está el problema, seria lo más democrático y eficiente. Quizás sí, que no se ha hecho nunca o apenas nunca pero esperamos que las circunstancias de esta directiva tampoco se hayan dado nunca. En cualquier caso, no seria mala idea sentar el precedente de usar todas las posibilidades legales para renegociar textos en caso de oposición por el Parlamento Europeo y bastantes parlamentos o gobiernos de los estados miembros como para que en el momento de la adopción de la posición común no haya ya la mayoría necesaria.

Si el Consejo adopta el texto actual la semana que viene o tras más aplazamientos, hay varias posibilidades:

- El Parlamento Europeo puede decidir pedir a la Comisión que descarte las primeras lecturas en el Consejo y Parlamento y reinicie el proceso, Si decide eso y la Comisión accede quedarían anuladas las buenas y malas enmiendas y los 3 años de trámite de la directiva que han pasado hasta ahora, el Parlamento y el Consejo quedarían libres para presentar nuevas enmiendas y el Consejo no habría roto la costumbre de no renegociar acuerdos políticos. Ya ha habido dos iniciativas en este sentido, por vías distintas, y la semana que viene el comité de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo lo podría discutir.

- Si el Consejo no renegocia el texto y el Parlamento o la Comisión deciden no reiniciar todo el proceso, la directiva pasaría a segunda lectura en el Parlamento Europeo. Aquí el Parlamento Europeo podría reintroducir enmiendas que evitasen las patentes de software, pero necesitaría una mayoría más amplia (mayoría absoluta de escaños, no de votos) y el Consejo podría rechazarlas otra vez en segunda lectura y en la conciliación posterior. Seria mejor que el Parlamento decidiese (también por mayoría absoluta de escaños) rechazar la directiva, vista la nula colaboración del Consejo.

Por tanto si el Parlamento sigue firme en su posición el Consejo, al empecinarse en adoptar una posición común sin la mayoría necesaria de estados miembros a favor, sólo conseguiría una tramitación más larga y/o el abandono de la directiva.

Por ello:

- Nos sumamos a los 28 000 ciudadanos que agradecen el coraje de Polonia, su Ministro Jaroslaw Pietras (secretario del Comité para la integración Europea) y su secretario general de Informatización, Ministro Wlodzimierz Marcinski que se desplazó expresamente a Bruselas durante el Consejo de Agricultura y Pesca de diciembre para aplazar la directiva y mantuvo así la puerta abierta para salvar la legitimidad democrática del Consejo de la UE.

- Agradecemos también al gobierno español su voto negativo para el texto actual, que ha mantenido desde mayo, y a los gobiernos belga, austríaco e italiano su abstención e invitamos al resto de Europa a agradecérselo. Igualmente agradecemos a los parlamentos de Alemania, Polonia y Holanda sus esfuerzos en cumplimiento del control a sus ejecutivos cuando los parlamentos se mostraron contrarios al texto acordado en mayo en el Consejo.

- Pedimos al gobierno español, al polaco, y a todo el resto de estados miembros el coraje de dar un paso más, ahora que la falta de mayoría cualificada es evidente, para ayudar a superar el bloqueo de facto en el Consejo y evitar el precedente de adoptar un acuerdo sin la legitimidad democrática deseable,por la vía constructiva de tratar la directiva como un punto B en el orden del día de un Consejo de Competitividad, y reabrir las negociaciones, para acercar el texto al Parlamento Europeo y para simplificar su tramitación posterior. En esto coincidimos con los gobiernos y parlamentos mencionados, con la ministra de justicia alemana[15], el alcalde de Munich[16], el diputado conservador (CDU/CSU) alemán Günter Krings[17] y otras personalidades, asociaciones y empresas[18].

- Animamos a los gobiernos que votaron si al texto de mayo a reconsiderar su posición, vistas las implicaciones sobre la economía, la sociedad, las libertades y el progreso del conocimiento de no definir restricciones efectivas a la patentabilidad del software.

- Exigimos transparencia y control político sobre la renegociación en el Consejo, evitando que de nuevo los representantes de las distintas oficinas de patentes tengan rienda suelta para preservar sus intereses y defraudar la confianza del Consejo al preparar un texto contrario a los intereses de la UE, para evitar una nueva situación comprometida.


En particular, la renegociación en el Consejo tiene que buscar arreglar muchas de las deficiencias del texto de mayo, en la mayoría de casos tomando las enmiendas acertadas del Parlamento Europeo[19] para acercar posiciones[20]:


-Hace falta recuperar los artículos 2 y 3 del parlamento europeo, que definen conceptos esenciales para que la directiva tenga un contenido claro y no se pueda malinterpretar, como invención implementada en ordenador, contribución técnica, campo de la técnica o industria. Esto satisfacería la moción unánime del parlamento alemán.

-Hace falta eliminar las reivindicaciones de programa que introduce el texto de mayo (como también pide el parlamento alemán).

-Hace falta asegurar como en el artículo 5.1b del Parlamento Europeo, que las patentes no pueden interponerse a la libertad de publicación de obras escritas, como programas de ordenador.

-Hace falta asegurar el derecho a la interoperabilidad independientemente de lo que se pueda patentar o no, para hacer viables los estándares abiertos que potencian la comunicación y son imprescindibles para una sociedad de la información saludable, como en el artículo 6a del Parlamento Europeo. Esto ya lo propusieron todos los comités y el pleno del Parlamento Europeo, la moción del parlamentoalemán y Luxemburgo en el Consejo.

-Hace falta eliminar del artículo 4 las expresiones confusas como referencias a patentar código fuente o código objeto (no se patenta código directamente sino conceptos generales que afectan a muchos programas) o a interacciones físicas entre programas y ordenadores (un programa describe lo que un ordenador tendría que hacer para resolver un problema, como una receta describe lo que cocinero debería hacer, pero no interactúa físicamente porque los programas son solamente información, no entidades físicas). Existe la oportunidad de introducir textos más claros que el Parlamento o el Consejo.

-Hace falta tapar los agujeros del Consejo que permiten aceptar "contribuciones técnicas" formadas por características no técnicas.

-Hace falta explicitar que los requisitos se aplican a la contribución al estado de la técnica, no a lo que se monopoliza (lo que se reivindica). Si no, se deja la posibilidad de patentar un ordenador conocido (técnico) que sólo aporta como novedad un programa (no técnico).

-Hace falta evitar evaluar el problema que se soluciona o los efectos conseguidos y fijarse en la solución y los medios. Se pueden solucionar problemas técnicos con medios técnicos conocidos y soluciones no técnicas nuevas, pero patentar eso no hace progresar el conocimiento y la economía.

-Hace falta adaptar las consideraciones para que sean coherentes con el articulado corregido.

Si queremos alcanzar los objetivos de Lisboa de liderar la economía del conocimiento, evitar que el sector informático público y privado quede dominado por monopolios y oligopolios extraeuropeos, garantizar una infraestructura informática eficiente e innovadora a nuestras empresas y ciudadanos, y preservar la libertad de expresión, el derecho a la información y los derechos de los programadores y otros autores a su obra, es necesario que los gobiernos de los estados miembros valoren más los principios democráticos y las posibilidades legales que la tradición diplomática del Consejo.

Para que los ciudadanos de la UE que en estos 40 días hemos agradecido a Marcinski su intervención podamos agradecer mañana a los que enviamos a Bruselas que velen lealmente por nuestros intereses y representen democráticamente nuestra voluntad, con constitución Europea, tratado de Niza o lo que decidamos, es necesario que el Consejo eche otro vistazo a esta directiva

30 de enero de 2005

Comisiones Obreras
Hispalinux
Asociación de Internautas
Proinnova
Libro Blanco Sobre el Software Libre en España
Caliu

Referencias

[1] Norbert Bollow empezó antes de Navidad desde Suiza esta campaña de
agradecimientos
al responsable polaco del aplazamiento de diciembre.

[2] Aplazamientos de la directiva (1) (2) (3) (4) (5) (6)

[3] Petición de Eurolinux por una Europa libre de patentes de software

[4]  versión del Consejo de 18 de mayo de 2004 de la directiva

[5] En Alemania una moción conjunta de los 4 grupos parlamentarios se ha aprobado por unanimidad en comisión y está pendiente de pleno. (7) (8)
moción unánime presentada en el Bundestag traducida al catalán (9) (10) (12)

[6]  Posición del Parlamento polaco
Posición del gobierno polaco

[7] El Parlamento holandés ha acusado su ministro de desinformarlo y le ha pedido abstenerse en el futuro en el Consejo, después de que el ministro votase si en mayo de 2004 (13) (14)

[8] El partido social-demócrata danés pide aplazamiento.

[9] Más información sobre el debate en el Parlamento Europeo sobre si reiniciar la directiva (15) (16)

[10] Declaraciones unilaterales presentadas al Consejo

[11] Sobre la votación en mayo (17) (18)

[12] Algo más de información sobre el funcionamiento del Consejo (19) (20) (21) (22)

[13] Informe legal sobre la posibilidad de cambiar un acuerdo político
antes de adoptar la posición común, coordinado por el Dr. Luis Fajardo López (23) (24) (25) (26)

Opiniones del Dr. Karl-Friedrich Lenz, profesor de derecho europeo, (27) (28) (29) (30) (31)

[14] En la votación del mayo Polonia se abstuvo y la contaron como "si", a Dinamarca le arrancaron un "si" en un diálogo ridículo con la presidencia, el comisario Bolkestein presentó cambios insignificantes como si tuviesen algún efecto sobre lo que se permitía patentar y bastantes estados votaron contra lo que habían declarado previamente a la opinión pública. En concreto el parlamento holandés acusó a su gobierno de haberlo informado mal y el gobierno alegó problemas en el procesador de textos, y el gobierno húngaro se excusó con una máquina de fax estropeada.

[15] La ministra de Justicia alemana Brigitte Zypries considera el texto de mayo mejorable

[16] El alcalde de Munich pide renegociar el texto de mayo en el Consejo

[17] Un diputado conservador alemán critica la ministra de justicia social-demócrata por no renegociar el texto como dijo

[18] Petición de renegociar el texto del Consejo

[19] directiva enmendada por el Parlamento Europeo

[20] Diferencias entre la versión de directiva del Consejo y la del Parlamento. Explicación de los cambios (32) (33) (34) (35)

pdfprintpmail