El Parlamento Europeo sugiere restringir el uso de 'cookies'


En un esfuerzo por aummentar la confianza de los ciudadanos europeos en la seguridad en Internet, el Parlamento Europeo aprobó ayer martes una propuesta de restringir el uso de 'cookies' (en español, galletas), como se denomina a unos pequeños archivos digitales que contienen datos de identificación de los cibernautas.




REUTERS -ESTRASBURGO
La asamblea de la Unión Europea, al considerar un proyecto de ley sobre privacidad electrónica, pidió a los países miembros que prohíban el uso de las 'cookies' sin el consentimiento previo y explícito de los usuarios. Una práctica, la de colocar estos ficheros, ampliamente utilizada por muchas páginas web.

"El uso de tales dispositivos debería ser prohibido a menos que se obtenga el consentimiento explícito, bien informado y libre del usuario afectado", asegura el Parlamento en un informe.

El presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, quiere que el Parlamento apruebe la norma antes de una cumbre continental programada para el primer semestre del próximo año en Barcelona, durante la presidencia española de la UE. Sin embargo, diversos analistas consideran muy complicada esta posibilidad, dabido a la amplísima utilización de estos ficheros para poder personalizar los sitios.

Las 'cookies' son utilizadas por los sitios web para para rastrear la actividad de los usuarios. Contienen datos como nombres de usuario, contraseñas, idioma preferido y características de navegación, aunque nunca deben incluir datos personales del usuario.

El Parlamento, respaldado por la Comisón, llegó a la conclusión de que tal práctica supone una intromisión en la privacidad personal.

Representantes de la industria de Internet criticaron el paso dado por el Parlamento, advirtiendo que ocasionará un aumento de los costos de operación.

El requerimiento de obtener consentimiento explícito cada vez que un usuario visite un sitio amenaza con dificultar el acceso a Internet, volviéndola un medio menos amigable, según consideran algunos expertos.

"La legislación requerirá un consentimiento previo explícito de los usuarios cada vez que vayan a un sitio", dijo Angela Mills, directora ejecutiva del Consejo Europeo de Publicistas. "Esto volvera poco amigable a toda la experiencia de la Red" advirtió.

Reproducido de El Mundo

pdfprintpmail