Nuevo fraude bancario en la Red


Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detectado un nuevo tipo de estafa en Internet que utiliza en la segunda fase de su desarrollo la práctica fraudulenta del phising, consistente en la obtención de claves bancarias de usuarios de la red a los que se engaña solicitándoles esos datos en correos que imitan la imagen de las entidades financieras, informó la Dirección General de la Policía.




EP / ELPAIS.es La técnica se denomina Scam y sus autores son delincuentes procedentes de diversos países, principalmente de la antigua Europa del Este, que dominan el mundo de la informática y los idiomas, además de poseer conocimientos jurídicos del área donde actúan. Esta estafa se desarrolla en tres fases, en las cuales se ven implicados ciudadanos que buscan empleo a través de la red y que se convierten, sin ser conscientes de ello, en coautores de un hecho delictivo.

En la primera fase de esta estafa, a través de chats, correos electrónicos o anuncios difundidos por Internet, diversas "empresas" ofertan trabajo fácil desde el domicilio con el que se pueden obtener grandes beneficios. Consiste en hacer de intermediario de transferencias internacionales de ciertas cantidades de dinero, ofreciéndose en concepto de remuneración un cierto porcentaje.

Para poder optar a este "trabajo" se exige una conexión a Internet de 24 horas, tener cuenta corriente propia y conocer los sistemas internacionales de envío de dinero. Precisamente este conocimiento de los medios de envío de dinero se busca para ofrecer una apariencia de legalidad, haciendo ver que no tiene nada que ver con el blanqueo de capitales, apoyándose además en conocidas empresas legales de pago por Internet como Paypal o Western Union.

En esta información, que suele tener defectos idiomáticos y faltas de ortografía, incluyen un formulario que debe ser rellenado con el número de cuenta y algunos datos personales.

’Phising’

Una vez captadas las personas que van a hacer de intermediarios, comienza la segunda fase del timo, la conocida como phishing. Mediante un envío masivo en nombre de entidades bancarias nacionales de prestigio, imitando sus páginas web, consiguen que los usuarios de la banca on line introduzcan sus datos personales, número de cuenta y claves de acceso financieras a través de Internet.

Una vez que la víctima facilita las claves de banca online, los delincuentes comienzan a efectuar transferencias de fondos de esas cuentas hacia las de los intermediarios. Efectuado el ingreso, contactan con ellos por correo electrónico indicándoles las directrices sobre cómo y dónde remitir el dinero, una vez obtenida la comisión prometida.

Este dinero es remitido por el intermediario a terceras personas mediante transferencias que efectúan en empresas de envío rápido de dinero. Así se cierra el círculo y el dinero finaliza en manos de los delincuentes, dificultando a los investigadores seguir el camino recorrido por el mismo.

Cuatro imputados

El beneficio de esta práctica delictiva es importante dada la masificación de los envíos. Pero como sospechosos únicamente quedan los intermediarios captados que buscaban empleo, convertidos en cómplices de una cadena delictiva. Éstos desconocen además casi todo de sus "empleadores", debido no sólo al anonimato de la red sino también a su ubicación en países con bajo grado de colaboración judicial y policial, siendo difícil llegar a los verdaderos cerebros de la trama delictiva.

Hasta la fecha se ha imputado a cuatro personas por estos hechos en Valladolid, al haber sido captados por la red delictiva y haber sido "intermediarios" en las transferencias relatadas. Uno de ellos decidió poner los hechos en conocimiento de la Policía, al sospechar que el origen del dinero pudiera ser delictivo y que el mecanismo de las transferencias ofrecía poca transparencia.

La Policía considera fundamental que los ciudadanos conozcan estos datos y que observen con desconfianza este tipo de ofertas de trabajo. Así avisa que es muy extraño que el mercado bancario ofrezca posibilidades de gran beneficio económico mediante la realización de transferencias, pues en este caso dichas operaciones mercantiles habrían sido efectuadas por las propias entidades.

Además, recuerda las precauciones que, desde las entidades financieras y la propia Dirección General de la Policía, se han facilitado a la hora de utilizar la banca >online: acceder a este servicio únicamente desde la página oficial del banco y no abrir ingún correo que solicite introducir claves o datos personales.

Más información en: SeguridadPymes.es

pdfprintpmail