Ono-Auna controlará sector de cable, con 1,6 millones de clientes


La adquisición de Auna Telecomunicaciones por su competidor Ono dará lugar a una nueva compañía que tendrá el control mayoritario del mercado español del cable, con 1,6 millones de clientes y una facturación anual de casi 1.800 millones de euros.




EFE El nuevo operador contará con una infraestructura de unos 35.000 kilómetros que le servirá para prestar servicios de telefonía fija, televisión e internet en la mayor parte del territorio español.

La empresa adquiriente contaba al cierre del pasado año con más de 9.100 kilómetros de red troncal de fibra óptica y casi otros 10.000 de red local de acceso, mientras que Auna Telecomunicaciones dispone de más de 9.500 kilómetros de red troncal y otros 6.200 kilómetros de red regional y metropolitana.

Ono está implantada en la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Murcia y Cantabria, así como en la isla de Mallorca y en las ciudades andaluzas de Huelva y Cádiz, mientras que Auna presta sus servicios en las comunidades autónomas de Madrid, Cataluña, Andalucía, Aragón y Canarias.

Así, la empresa resultante de la integración de Ono y Auna controlará el mercado español del cable, a excepción del País Vasco, Asturias y Galicia, donde están presentes los operadores Euskaltel, Telecable y R, respectivamente, además de Extremadura, que carece de este tipo de servicios de telecomunicaciones.

Ono-Auna partirá con algo más de 1,6 millones de clientes residenciales, aportados por las dos empresas casi a partes iguales.

La empresa adquiriente contaba al cierre del primer semestre del año con 862.561 usuarios, de los que 838.347 clientes correspondían al mercado residencial y los 24.214 restantes, al segmento empresarial.

La filial de cable de Auna aportará al nuevo grupo de telecomunicaciones casi 792.164 clientes residenciales, además de unos 211.500 usuarios empresariales.

Desde el punto de vista financiero, la unión de ambos operadores dará lugar a una empresa con unos ingresos anuales de casi 1.800 millones de euros, puesto que en el primer semestre del ejercicio alcanzaron un total de 888 millones de euros, 291 millones correspondientes a Ono, y 597 millones, a Auna Telecomunicaciones.

El resultado bruto de explotación o EBITDA (antes de impuestos, amortizaciones y gastos financiero) semestral conjunto alcanzó 209,4 millones de euros.

El EBITDA de Ono ascendió en ese periodo a 115,8 millones, con un margen sobre ingresos del 39,8 por ciento, mientras que el de Auna Telecomunicaciones fue de 93,6 millones, con un margen del 15,7 por ciento.

El margen EBITDA sobre ingresos -ratio que sirve para medir la rentabilidad del negocio- de la nueva empresa se situará en torno al 24 por ciento.

Con estas cifras, la nueva Ono-Auna competirá en los negocios de internet, telefonía fija y televisión con el Grupo Telefónica, que cuenta con unos dos millones de clientes en ADSL, y con un nuevo servicio de televisión por internet, Imagenio, que ya llega a 140 ciudades de todas las provincias españolas, que representan el 30 por ciento de la población.

El siguiente competidor de Ono-Auna será France Télécom, que precisamente acaba de adquirir Amena, la otra rama del Grupo Auna, para fusionarla con Wanadoo, su filial de Internet.

Wanadoo, que presta servicios de telefonía fija e Internet, cuenta con 526.000 líneas ADSL, equivalentes a una cuota de mercado del 16 por ciento.

El pasado 23 de julio, Ono anunció la compra de Auna Telecomunicaciones por un total de 2.251 millones de euros, incluida una deuda de 237 millones.

Ono formuló está oferta en colaboración con las firmas estadounidenses Providence, JP Morgan, Thomas Lee y Quadrangle, que podrían tomar el control de la sociedad resultante tras suscribir una ampliación de capital de unos 1.000 millones para financiar parte de la operación.

pdfprintpmail