La UE consensúa la Directiva europea sobre privacidad en la Red


El Consejo de Ministros de Telecomunicaciones de la Unión Europea ha alcanzado un acuerdo político sobre la Directiva referente a la privacidad en las comunicaciones electrónicas, norma que compromete a organismos públicos y privados a destruir o hacer anónimos los datos personales que obtengan a través de sus comunicaciones en Internet, excepto si consideran que éstos afectan a la seguridad pública o del Estado.




Barcelona. (Agencias).- La Directiva establece el principio universal de la "destrucción inmediata" de los datos personales, pero permite almacenarlos si el usuario ha sido informado (y puede negarse, también) o "si fuera necesario para la protección de la seguridad pública, la Defensa, la seguridad del Estado, incluido el bienestar económico, o la aplicación del ordenamiento penal".

Por otro lado, la Directiva, que aún necesita la 'luz verde' del Parlamento Europeo, prohibe la práctica denominada con el anglicismo 'spam' -envío de comunicaciones comerciales no autorizadas por correo electrónico-, salvo cuando las empresas hayan obtenido la dirección electrónica del receptor "en una relación comercial legítima". Disponer de una 'tarjeta cliente' de cualquier establecimiento sería considerada una ''relación comercial legítima'', por ejemplo.

Reacciones

En este sentido, el presidente de la Asociación de Internautas (AI), Víctor Domingo, se ha mostrado, en declaraciones a Europa Press, ''satisfecho'' por la Directiva europea, ya que considera acertada la necesidad de contar con consentimiento previo por parte de los destinatarios de publicidad y ha confiado en que dicha medida se mantenga en el último borrador del anteproyecto español de la Ley de Servicios para la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico (LSSI), que se aprobará en breve. ''Estamos complacidos con la decisión de Bruselas y confiamos que en la LSSI se trabaje en la misma línea puesto que el Ministerio de Ciencia y Tecnología se comprometió a hacerlo'', ha añadido.

No obstante, el hecho de que se distinga entre los usuarios que tienen una relación contractual con una empresa es, en su opinión, una cláusula ''peligrosa'', porque esto podría hacer que una compañía pudiera enviar 'spam' ''por el simple hecho de haberle comprado algún producto. El consentimiento tiene que ser explícito, no tácito'', ha afirmado.

Por su parte, la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, ha calificado de "equilibrada" la Directiva aprobada. ''El Consejo se ha pronunciado en la dirección que pensamos más equilibrada, que defiende mejor a los consumidores, sin menoscabo de la actividad comercial, ya sea en servicios de la Sociedad de la Información o del comercio electrónico'', ha declarado Birulés.

'Cookies' y otras regulaciones

Asimismo, la norma regula el uso de los dispositivos de rastreo que contienen algunas páginas y sitios en Internet para identificar a quienes las visitan. Las denominadas 'cookies' (galletas, en inglés) sólo serán legales cuando ofrezcan al usuario la posibilidad de desactivarlos. A juicio de la ministra, los dispositivos legales serán aquellos "transparentes y con finalidades legítimas".

La Directiva prohíbe también el almacenamiento de datos personales obtenidos a través de comunicaciones electrónicas, salvo cuando afecten a la seguridad pública o del Estado.

La nueva norma, que según la UE tiene como objeto mantener el nivel de protección de la privacidad ante la irrupción de nuevas tecnologías de la comunicación, fue aprobada después de que los ministros resolviesen los últimos puntos de fricción de la propuesta original, en especial, el comentado anteriormente sobre el correo electrónico publicitario con fines de venta. Fuentes diplomáticas han asegurado que la 'luz verde' de la Eurocámara "no será más que un puro trámite".

Reproducido de La Vanguardia

pdfprintpmail