Archivado en Noticias, Sin Canon

La SGAE quiere cobrar a las tiendas de ropa por poner música ambiental


Esta misma mañana, la división gallega de la Sociedad General de Autores y Editores fuma la pipa de la paz con una de las agrupaciones de hosteleros más representativa de la provincia, la Federación de Empresarios de Hostelería de Pontevedra. La firma de un convenio, en Vigo, permite a los bares beneficiarse de una bonificación en cuanto a tarifas, al tiempo que la SGAE consigue que los locales asociados a la federación admitan el pago de sus cánones.




(Firma: Serxio González | Lugar: vilagarcía) La Voz de Galicia Sin embargo, esto no quiere decir que los conflictos relacionados con los derechos de autor se solventen. De hecho, un frente puede cerrarse, pero se abre otro no menos importante. La sociedad acaba de ampliar su campaña al sector comercial y, en concreto, a los establecimientos textiles, que suelen recurrir a la música para ambientar sus dependencias en horario de trabajo.

Por el momento, le ha sucedido a las dos tiendas que Mobu Deportes posee en Vilagarcía. Una representante de la SGAE visitó el pasado viernes ambos locales para plantear la necesidad de que abonen un canon por la utilización de música ambiental. Su propietario, visiblemente enojado, aseguró ayer que la pretensión de la entidad que gestiona los derechos de autor no tiene sentido y que, por tanto, tampoco lo tiene acceder al pago exigido.

«Vendo ropa, no música»

«Esto es un completo abuso -afirma el comerciante vilagarciano- algo inconcebible, porque nuestro negocio no tiene nada que ver con la música, no obtenemos ningún beneficio por tener puesta o no la radio». El empresario argumenta que acostumbra, efectivamente, a poner la radio como puro entretenimiento mientras trabaja, pero en ningún caso para extraer de ella un rendimiento: «Vamos a ver, esto no es un pub, lo que nosotros vendemos es ropa y artículos deportivos, no música, la música no me hace ganar nada, ni hace que venda más o menos género».

En una demostración por reducción al absurdo, el titular de Mobu, que entiende que el precio de un CD incluye los derechos de autor, «y bien caros que son», plantea a la SGAE una hipótesis: «Qué les parecería si les pagamos su canon, pero en lugar de comprar CDs legales nos vamos a la manta». Y, como miembro de Zona Aberta, quiere que la asociación vilagarciana intervenga.

pdfprintpmail