Archivado en Noticias, Sin Canon

La SGAE gana un pleito a pesar de usar un vídeo 'robado' de una boda


La juez considera ilegal y una intromisión en la intimidad de los novios la grabación aportada en el juicio por la sociedad que gestiona los derechos




Diario de Sevilla - J. Muñoz - El Juzgado de lo Mercantil de Sevilla ha condenado a un salón de celebraciones a pagar 43.179,74 euros a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), por difundir música sin pagar los derechos de autor, en una sentencia que, no obstante, reconoce que esta entidad ha vulnerado el derecho a la intimidad de unos novios por aportar al juicio un vídeo ilegal de la celebración de su boda.

La juez María Teresa Vázquez recuerda que el vídeo grabado por un investigador de la SGAE se realizó "sin consentimiento ni autorización de los interesados" y reproduce un acontecimiento que socialmente se considera "privado, propio o reservado", como es una boda, y al que sólo asisten los invitados. La grabación de las imágenes, aun cuando se pudiera entrar en el local, "constituye una clara violación del derecho constitucional a la intimidad y a la propia imagen", según la juez, que recuerda además que el vídeo fue grabado "a escondidas, tratando que nadie se diera cuenta de que se estaba haciendo, como se desprende de la calidad y contenido de las imágenes".

La resolución añade además que no existía ningún interés general en la grabación de las imágenes de esta boda, sino que "se trataba de obtener una prueba para el presente proceso, en el que se defiende un interés privado que no justifica la intromisión practicada". Esta circunstancia lleva a la juez a declarar la "ilicitud" de la prueba aportada por la SGAE, si bien la sentencia condena a la empresa demandada, La Doma Catering, a abonar 43.179,74 euros a la sociedad que gestiona los derechos de autor, al estimar que se ha reproducido música protegida con motivo de las celebraciones llevadas a cabo en sus instalaciones desde 2001.

El abogado Joaquín Moeckel, que representa a La Doma, se mostró ayer satisfecho con esta sentencia porque, a su juicio, es pionera en España, dado que la SGAE está aportando en todos sus pleitos por derechos de autor pruebas similares a las que ahora han sido consideradas ilegales. "La lucha de este pleito no era por pagar derechos de autor, sino por que decíamos que colarse en una boda, grabando a unos novios es una atrocidad y un atropello". El letrado anunció que va a recurrir el fallo y que, además, informará a los novios por si desean emprender acciones legales contra el "supuesto detective y la SGAE, una vez que la juez ha declarado que se vulneró la intimidad de los novios".

pdfprintpmail