Archivado en Noticias, SPAM

Crece en Internet el "correo chatarra"


Se duplicó en los últimos seis meses el volumen de mensajes no deseados, de acuerdo con la empresa Brightmail





El "correo chatarra" o correo no solicitado (Spam) presentará un importante crecimiento a nivel mundial, ya que se estima alcanzará un volumen de hasta 206 mil millones en el año 2006.

El "correo chatarra" es tan viejo como la misma Internet, pero su alarmante incremento significa un tremendo reto para las empresas, ya que gracias a éste se pierde mucho tiempo de trabajo en limpiar o revisar correos no deseados.

En los pasados seis meses el volumen de correo chatarra enviado por Internet casi se duplicó, de acuerdo con Brightmail, compañía dedicada a filtrar los buzones de correo electrónico.

La firma investigadora de Internet, Júpiter Media Metrix, estima que los consumidores recibirán unos 206 mil millones correos chatarra en 2006, es decir, un promedio de mil 400 por persona, comparado con los aproximadamente 700 por persona que se recibieron en 2001.

El aumento llevaría a las empresas a tomar medidas desesperadas, las cuales, en muchos casos, están creando controversias internacionales.

Algunos dueños de negocios en Europa, administradores de sistemas y proveedores de servicios de Internet empiezan a seguir los pasos dados por sus colegas estadunidenses y prohíben todo correo electrónico desconocido que procede de regiones enteras de Asia.

Tienen la certeza de que servidores no regulados están siendo utilizados para retransmitir mucho del tránsito de correo chatarra que se origina en sus países y que también termina en los mismos.

La cantidad de chatarra está en aumento, en parte porque el mercadeo de correo electrónico es visto como una de las formas más baratas y fáciles para alcanzar a clientes potenciales.

Por unos 150 dólares, cualquiera puede adquirir un CD-ROM en la red con instrucciones de cómo usar el "correo chatarra" como un paso de riquezas potenciales que no cuesta casi nada, si se le compara con los costos de impresión y de franqueo postal.

Chris Lewis, director de una empresa dedicada a erradicar correo no deseado, continúa bajo una intensa presión para mantener sus sistemas abiertos a la comunicación de socios y clientes potenciales.

Su empresa se rehusó a utilizar filtros, hasta que el virus Melissa le obligó. A pesar de ello, Lewis no ha bloqueado todo el correo procedente de China, debido a las relaciones comerciales.

Una buena parte del correo chatarra es ofensivo y éste es enviado a miles, algunas veces millones de personas al mismo tiempo, incluso monjas y niños reciben sitios pornográficos que muestran desnudos.

Frecuentemente, la profanidad y la obscenidad son utilizadas como tema central de los correos "chatarra". haciendo casi imposible el evitar ver el material.

Algunas firmas estiman que si los "chatarreros" siguen enviando publicidad a gente que no la quiere a ningún precio, el negocio de vender espacio publicitario en la red será destruido o, por lo menos, disminuido en gran parte y los editores sin mercado para la publicidad serán obligados a cerrar.

En el popular servicio gratuito de correo electrónico de Microsoft, los mensajes son eliminados y regresados a sus remitentes, al mismo tiempo que se les pide a los miembros que mejoren el servicio con una versión "premium", que tiene un costo de 19.95 dólares al año, según informaron a Notimex algunos suscriptores.

Annika, usuario de Hotmail en Estocolmo, dijo a Notimex que había ingresado en el sistema hace unas tres o cuatro semanas y que éste ha vaciado su buzón que contenía mensajes importantes, incluidos muchos sobre su futura boda; pero que le dejaron el buzón de "correo chatarra" lleno.

"Se siente definitivamente como si le torcieran a uno el brazo. Como si le advirtiesen a uno sobre lo que puede pasar si no se paga", dijo Annika, quien trabaja como instructora de gimnasia en un club al sur de la capital sueca.

Según Lewis, el último recurso en la defensa contra el correo terrorista es el cliente individual. "Hay que enseñar a los usuarios cómo implementar reglamentos o filtros en el correo electrónico que la organización utiliza", comentó.

Cualquiera puede bajar un programa anti correo chatarra sólo con buscar en portales como Altavista, All the Web, Mamma, u otras conocidas páginas buscadoras de información.

Pero, si usted no quiere que sus empleados reciban correo chatarra, hágales saber claramente que solamente pueden utilizar el correo electrónico de la empresa para asuntos de negocios de la misma.

Si tiene éxito en disminuir el volumen de chatarra que fluye en los buzones de la empresa, habrá eliminado un gran dolor de cabeza y habrá infringido una herida al terrorista más peligroso en el mundo de Internet: el proveedor del "correo chatarra".

Reproducido de El Universal

pdfprintpmail